sábado, 27 de diciembre de 2014

LA COOPERATIVA GANADERA SAN ANTÓN DE PERALTA, CON 22 SOCIOS, A PUNTO DE CERRAR

La cooperativa ganadera San Antón de Peralta, con 22 socios, tiene sus días contados ya que Senoble Ibérica, que surte de postres a Mercadona, le comunicó hace unas semanas que a partir del jueves 1 de enero romperá la relación comercial.

La filial del grupo lácteo francés pactó a finales del año pasado con San Antón la compra de su producción entre abril y diciembre de 2014, “nueve meses, cuando la ley estipula un año, y sin cláusula de renovación”, explicaron fuentes conocedoras del proceso. La cooperativa, con más de tres décadas en el sector, produce 52.000 litros de leche diarios procedentes de estas 22 explotaciones distribuidas en varias localidades, desde Valtierra hasta Tierra Estella. Desde que Senoble anunció su decisión por “motivos económicos”, la cooperativa ha intentado buscar nuevos clientes, pero no lo ha conseguido. Más de un centenar de personas, entre cooperativistas y sus familias, dependen de esta sociedad.

La cooperativa San Antón cree que está sufriendo un posible boicot, después de que colaborara en 2012 en la investigación abierta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para comprobar si varias industrias pactaban los precios que pagaban a los ganaderos y se repartían el mercado. En marzo de este año, la CNMC extendió la investigación a todo el sector, entre otros a Senoble y a la Central Lechera Gallega (Celega), antiguo comprador también de la cooperativa de Peralta. En estos momentos, el expediente todavía no se ha resuelto.

San Antón presentó una denuncia a la CNMC y al Ministerio de Agricultura contra Senoble Ibérica por un posible bloqueo, fundamentada en que no se cumplen cuatro normas: la Ley de la Cadena Alimentaria, el Real Decreto 1363/2012 del sector lácteo, la Ley de Competencia Desleal y la Ley de Defensa de la Competencia. Esta denuncia fue aceptada por la CNMC y la Agencia de Información y Control Alimentarios del Ministerio de Agricultura.

La cooperativa San Antón ha recurrido a la web change.org para iniciar una campaña de recogida de firmas y evitar su desaparición. En su escrito, San Antón personaliza en uno de sus cooperativistas la complicada situación que están atravesando: “Juan lleva décadas dedicadas a la leche y las vacas como forma de vida. Pero a partir de 2015, la falta de ética de la industria láctea podría terminar con generaciones de ganaderos. Senoble va a dejar de trabajar con nosotros por participar con nuestro testimonio en la denuncia de los productores sobre las prácticas abusivas que la industria láctea tiene con los ganaderos”, relatan en el comunicado. Como Senoble trabaja para Mercadona, estos ganaderos piden, a través de esta web, a la cadena de supermercados que “evite la asfixia de los pequeños productores”.

Senoble, por su parte, dice que “existe una situación de excedente de leche y no tiene sentido renovar un contrato temporal con San Antón, que se ha cumplido escrupulosamente”.

Sagrario Zabaleta, en Diario de Noticias