domingo, 20 de octubre de 2019

NO LES SOPORTAN

Los españoles a los catalanes. En genérico y en general. España a Catalunya, en colectivo y universal. No les pueden ni ver y no es cosa de hoy, que viene de muy lejos. Entre las fobias celtibéricas, los catalanes están aún mucho peor vistos que los vascos, que ya es decir. Un dato: según los sondeos, el 90% de las/los catalanes rechazan por injusta y abusiva la sentencia de los procesados por el procés, mientras que el 90% de las/los españoles la aplaude por justa y merecida.

Esta inquina se ha recrudecido en los últimos años evidenciando que Catalunya y España viven en mundos totalmente diferentes y distantes. La animadversión contra los vascos, a decir verdad, se hace notar a ramalazos, azuzada por los episodios de violencia protagonizados por ETA, o en acontecimientos políticos puntuales como el Pacto de Lizarra o el Plan Ibarretxe. La animosidad contra los catalanes, por el contrario, es permanente, atávica, crónica, quizá porque no han podido soportar la enorme competencia económica, cultural y hasta deportiva de un país periférico mucho más dinámico y más europeo.

La antipatía que esos celos han provocado históricamente contra Catalunya se ha enconado hasta convertirse en odio indisimulado desde que la sociedad catalana se ha revuelto contra lo que consideran como atropello de sus derechos como pueblo, agravio concretado en el Estatut que la justicia española rechazó incluso tras haber sido cepillado. El abuso de poder provocó el fortalecimiento del soberanismo y el resultado fue que Catalunya ya no sólo era una incómoda competencia, sino que pretendía irse de España. Y ese desafío desató el odio hasta las cotas enloquecidas que a día de hoy se constatan. El soberanismo catalán es el enemigo propiamente dicho, y los catalanes/as antinacionalistas no son ni siquiera catalanes sino heroicos españoles que resisten la opresión a la que les someten los que quieren romper España.

Esta hoguera de aversión no parece que vaya a cambiar, puesto que los principales agentes políticos y medios de comunicación españoles están empeñados en azuzarla. Más aún, desde hace unos años la política española gira en torno al rechazo al nacionalismo catalán como captación de votos en el Estado. Y mientras se recogen los réditos electorales, en los dirigentes políticos españoles y sus medos prevalece la determinación de emplear la máxima dureza, en la convicción de que la mayoría de la opinión pública lo apoya porque han sabido imponer su discurso en la mayoría de la sociedad española. Sólo una muy reducida minoría políticamente insignificante se ha interesado por el desastre que esta política de rencor y brocha gorda ha desencadenado en Catalunya.

Esta estrategia anticatalanista, pan para hoy y hambre para mañana, es suicida porque a fuerza de machacar al independentismo catalán bordeando los límites democráticos puede resultar desestabilizada su España eterna. Al nacionalismo español no le incomoda que una docena de dirigentes políticos pasen años en la cárcel. Total, no son más que catalanes independentistas.

Pablo Muñoz, en Noticias de Gipuzkoa

sábado, 19 de octubre de 2019

PROGRAMA DE LAS FERIAS DE OCTUBRE 2019 EN TAFALLA

VIERNES, 25 DE OCTUBRE
18:00h Apertura de los puestos de venta en el Paseo Padre Calatayud.
20:00h Cata de cerveza artesana en los bajos del Mercado Municipal. Precio 7€. Apuntarse en el 012. Hasta el 23. Plazas limitadas.


SABADO, 26 DE OCTUBRE 
10:00h Dianas con Tafallako Txistulari Taldea.
11:00h Apertura de la Feria de Alimentación y Artesanía. En la Plaza Navarra.
11:30h Trabajos con lana: Cardado, hilado, tinte, elaboración de fieltro. Demostraciones y talleres participativos.
12:00h Salida de Gigantes. Tafalla Kantuz. Salida desde la sociedad Baigorri.
12:15h Herri Kirolak Inter barrios: Panueva-Baratas-Peña. En la Plaza Navarra.
12:30h Demostración de extracción de miel en la Plaza Navarra.
13:00h Exhibición de la preparación del Grupo de Zanpantzar en la Placeta de la Pulgas y posterior ronda.
13:30h Bailes de Gigantes en la Plaza Navarra.
17:00h Ginkana, Herri Kirolak y talleres para público infantil en la Era de la Abadía con el Grupo Scout Ibaialde.
17:30h Jotas con la Escuela “Hermanas Flamarique” y “Rondalla Tafallesa”. En la Plaza Navarra.
18:00h Demostración de extracción de miel en la Plaza Navarra.
19:00h Si el agua suena, ¡Música lleva! Concierto de la Banda “La Tafallesa” y la Banda de Olite- Erriberri en el Centro Cultural Tafalla Kulturgunea. Entrada 10 €.
19:30h Torico de Fuego.
21:00h Superacid. Concierto en la Placeta de las pulgas.


DOMINGO, 27 DE OCTUBRE
06:30h Entrada del Ganado Caballar.
09:00h Feria Caballar. Dianas con Tafallako Txistulari Taldea.
11:00h Entrega del Cuto Divino al Santo Hospital. Organiza: Orden del Cuto Divino.
11:00h Apertura de la Feria de Alimentación y Artesanía.
11:30h Descubre Tafalla. Visita guiada tradicional. Inicio en la puerta del Ayuntamiento. *Precio 3 €.
De 11:30h a 14:00h Juegos y Talleres participativos: Manualidades: escenario de gigantes. En los bajos del mercado. Juego libre. De 0 a 12 años. En los bajos del mercado. Taller de cerámica con torno. En la Plaza Navarra.
12:00h Demostración de oficios. En la Plaza Navarra. Herrado de caballo a fuego y forja de herraduras. Esquileo a tijera y a máquina.
12:30h Carrera de layas. En la Avda. Severino Fernández.
De 12:30h a 14:00h Vino el Otoño. Degustación de vinos de las bodegas de Zona Media de Ruta del Vino de Navarra en la Plaza Navarra.
De 17:00h a 19:00h Juegos y Talleres participativos: Manualidades: escenario de gigantes. En los bajos del mercado. Juego libre. De 0 a 12 años. En los bajos del mercado o en la Plaza Navarra. Taller de cerámica con torno. En la Plaza Navarra.
18:00h Concierto en la Plaza Navarra con la Txaranga Malatxo.

EL ÚLTIMO CLAVO DE LA INVOLUCIÓN PERMANENTE

La sentencia del TS contra los presos políticos catalanes –bien llamados así por ser rehenes de una estrategia de Estado- es grave e inicua.
Grave por la descripción falsa de los hechos, por la calificación inapropiada (sedición y malversación), las duras penas impuestas y las consecuencias de todo tipo; desde el barrido de toda una generación de dirigentes políticos, que solo siguieron el mandato popular de representación, pasando por el aviso de ilegalización punible de cualquier acto de desobediencia o desafío al Estado, incluso cuando se produzcan por métodos democráticos y con procedimientos institucionalizados.
También inicua por injusta e intencional al quererse dilucidar en sede judicial y mediante castigo un problema político que corresponde a otra esfera, la del diálogo político.
La absolución o, a lo más, la desobediencia de unos y la resistencia pasiva y pacífica a la autoridad de otros, eran lo justo. Y a partir de la sentencia, la amnistía sería lo balsámico.
En el dilema entre Gobierno de los Hombres (interesados y arbitrarios pero adaptables) y el Gobierno de las Leyes (fijadas y previsibles y al servicio del conjunto pero poco adaptables) el politólogo Norberto Bobbio resaltaba la seguridad y largo aliento que ofrecía esta última. Pero no contaba con la variante española del Gobierno de Jueces que tiene lo peor de las dos vertientes: justicia de conveniencia política y uso discrecional de las leyes por quienes deberían ser los más escrupulosos con ellas. Han hurgado en los tipos penales para convertir a unos agentes políticos electos y líderes sociales no violentos en delincuentes, con la ayuda del sistema propagandista de medios de comunicación. La justicia española funciona… mal y reprime injustamente.

La judicatura
Ad intra de la sentencia hay algunos factores a mencionar.
Por un lado, es hegemónica en la cúpula de la judicatura una extracción social de elites que se perpetúan, régimen tras régimen, y se cooptan, con predominio conservador cuando no reaccionario y, dado el sistema de promoción, con lealtades o funcionalidades a los partidos del bipartidismo. Por ello están a años luz de las versiones progresistas del “uso alternativo del Derecho” o la “justicia transicional”.
Por otro lado, en la judicatura es predominante el componente étnico de la nación mayoritaria (española) y, por supuesto, unánime la lealtad a la nación española con rechazo activo a que se construya otro demos (catalán o vasco), diferente al español. No se parece al esfuerzo de neutralidad de la judicatura canadiense o británica. Y ¡Hop! Se resuelve el dilema diciendo que España “es la casa de todos”, la casa común (te guste o no, y porque lo digo yo) sin ser ello cierto para unos cuantos millones de españoles (catalanes, vascos, y no pocos gallegos, canarios, andaluces, valencianos, mallorquines…) que nunca lo fueron, o dejaron subjetivamente de serlo, y sienten excluida su propia soberanía popular.
Nunca mejor dicho, la judicatura es juez y parte en este tema político. No está cualificada y es un obstáculo para el progreso de la historia porque lo suyo es solo la ley fijada. Los cambios nunca se originan en las leyes; las superan.
En esta ocasión la sede judicial se transformó en el palenque en el que chocaron juzgadores y juzgados en torno a dos identidades nacionales (la española que cuenta con Estado y entiende como un desafío que alguien no la acepte, buscando imponerla; y la catalana emergente, desde el sentimiento colectivo mayoritario en Catalunya y que se sabe subalterna y maltratada) y dos legitimidades (los jueces al Estado español y a la nación catalana los encausados, pensando de buena fe que dentro de la legalidad y de forma pacífica cualquier proyecto era posible).
Son dos imaginarios: el uno autoritario y etnicista y el otro proyectivo y de futuro que incluye el mestizaje catalán como un dato y un valor republicano. Están situados en órbitas opuestas e inmiscibles. Un choque de legitimidades, legalidades y lealtades que no pueden reconocerse mutuamente, y sin puentes, hoy por hoy. Esta herida infligida a la casa catalana será traumática y de consecuencias duraderas.

La involución permanente
El tema viene de lejos. El régimen del 78, nacido de un pacto espúreo y en falso, no ha hecho sino degenerar desde su origen. Si Trotsky teorizó sobre la “revolución permanente” para alcanzar y asentar el socialismo, cabría caracterizar el proceso español desde la Transición como de “involución permanente”, de esclerosis degenerativa del sistema político. Solo recuerdo una etapa de parcial alivio: el primer Gobierno Zapatero.
La transición ya se basó en la negativa a los derechos nacionales, el disciplinamiento de las reivindicaciones sociales, la monarquía impuesta, la amnistía a los franquistas y el olvido. Sin embargo se legitimó en las consultas de la Constitución Española y de los Estatutos de Autonomía, entendidos como pactos de mínimos que, a la postre, resultaron tan incumplidos como de máximos.
Pero ya desde su inicio sufrió un proceso involutivo con diferentes hitos y giros de tuerca, como clavos que remachan la degeneración de un régimen cada vez menos democrático y más cerca de un modelo autoritario no populista (sin líderes carismáticos).
El primer clavo fue la Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico LOAPA en 1982 que recibió el impulso definitivo con el tejerazo de 1981 entendido, a la postre, como un aviso militar a navegantes. Se reinstauró la recentralización. Le acompañaron el recorte sistemático de derechos sociales.
Le siguió – segundo clavo- el terrorismo de Estado de los 80 del que su responsable sigue impune y sus correligionarios siguen silbando hacia el cielo sin decir que matar desde el Estado estuvo mal .
El tercer clavo fueron las legislaciones antiterroristas cada vez más duras y menos garantistas que se aplicaron, por oportunidad política, bastante más allá de aquella ETA que, con su crueldad inútil, traumatizó Euskal Herria durante décadas. En la versión teorizada por Garzón, se convirtió en legislación ad hoc contra un sector -ilegalización de la izquierda abertzale, cárcel para su dirección…- y de aplicación ampliada –EGIN, Egunkaria…- incluyendo amagos contra las instituciones vascas en la etapa de Mayor Oreja. El PP nunca pidió perdón por ello, y aún menos se demarcó de sus raíces franquistas ni asumió su responsabilidad en la represión y miseria colectiva entre 1936 y 1976.
Le siguió -cuarto clavo- la negativa en 2005 al diálogo sobre un Estatuto Político (Plan Ibarretxe) que no era de independencia, nacido de una mayoría parlamentaria. El TC amartilló el quinto clavo con la prohibición de la consulta popular propuesta en 2008 por el Gobierno Vasco sobre el futuro del país.
El sexto clavo ya desbordó Euskal Herria –fuimos un campo de experimentación autoritaria- y abarcó a toda la ciudadanía española, ante el empuje de los movimientos del 15M y anti-desahucios. Se adoptó una visión expansiva del desorden público para cualquier opinión alternativa mediante la Ley de Seguridad Ciudadana o Ley Mordaza de 2015 igualmente aplicadas a piquetes sindicales.
A partir de ahí las involuciones llevan el sello de la represión política contra las reivindicaciones catalanas con cuatro clavos más: la sentencia del TC en 2010, la represión del 1-O de 2017, la aplicación del artículo 155 y esta última sentencia del 14-10-2019 como remache de tanta infamia.
Una casa “común” tan inhóspita -casi en ruinas- como ajena y en la que no cabe la esperanza tras esta sentencia.

Ramon Zallo. Profesor Emérito y miembro de Demokrazia Bai.

viernes, 18 de octubre de 2019

"LO QUE HEMOS HECHO ES REFUNDAR BOLIVIA, ACABAR CON EL ESTADO COLONIAL Y CREAR UN ESTADO PLURINACIONAL"

Días antes de las presidenciales del 20-O, el presidente Evo Morales concedió una entrevista exclusiva a Correo del Alba, donde hace un balance del Proceso de Cambio y ahonda en el futuro mediato de Bolivia, de cara al bicentenario.

¿Cómo definiría la Bolivia de antes del Proceso de Cambio?
Como un país sin desarrollo, sin esperanza y sin futuro por causa del saqueo al que fue sometido.Cómo podría haberse desarrollado en los tiempos neoliberales si tenía una deuda externa de casi 5 mil millones de dólares y el Producto Interno Bruto (PIB) era tan solo de 5 mil millones de dólares. El 2006 nos entregaron un PIB de 9 mil millones de dólares.
Entonces, qué futuro y qué esperanza podía haber si todo era saqueo; saqueo de la clase dominante que lo único que hacía era ver cómo aprovechar la corta gestión que les tocaba en la presidencia. “Vas a ser presidente, vas a ser terrateniente en el oriente boliviano y que todos los de tu clase tengan tierras”, así actuaban.

Ud. ha dicho que no quiere ser el mejor presidente de Bolivia, pero sí que Bolivia sea el mejor país. ¿Cómo se consigue ese anhelo?
Yo diferencio porque he visto pancartas con mensajes: “Evo es el mejor presidente de Bolivia”. No me gusta eso, por eso dije que no quiero ser el mejor presidente de la historia del país, sino más bien que queremos, junto al pueblo, la mejor Bolivia de nuestra historia, ese es el plan que tenemos. Yo digo que no estamos lejos, porque si para fines de 2005 el PIB era de 9 mil millones de dólares, el pasado año llegamos a 40 mil 800 millones de dólares, es decir, si en 180 años nos dejaron 9 mil millones de dólares, en 13 años llegamos a 38 mil o 39 mil millones de dólares.

¿Cómo ha sido posible lo que menciona?
Con la nueva política económica de recuperar nuestros recursos naturales, rescatar las empresas estratégicas y sobre todo las inversiones pequeñas, medianas y grandes. Después de esto vino un tema de planificación, acompañado de inversión a la cabeza del Estado, apuntalado también por el sector privado y sectores asociativos. Entonces, estamos haciendo inversión bajo una política de economía plural. Nos han sorprendido los resultados, yo quiero ser muy sincero, no pensábamos que con la nacionalización de los recursos naturales rápidamente iba a cambiar la situación de todo el país, pero ha empezado a cambiar y eso nos compromete como autoridades y como pueblo, porque se ven los resultados gracias al Proceso de Cambio, y la nacionalización se acompaña de políticas sociales.
En lo político lo que hemos hecho es refundar Bolivia, acabar con el Estado colonial y crear un Estado Plurinacional. Con esta refundación, constitucionalmente reafirmamos el gran pedido clamoroso del pueblo boliviano, de que todos tenemos los mismos derechos y beneficios. El sector más abandonado por la historia era el movimiento indígena y las mujeres, ahora ambos tienen los mismos derechos que el resto.
En materia social el mayor logro ha sido la redistribución de las riquezas. Antes no habían programas sociales, menos productivos; aunque para el sector privado hasta habían leyes, y los mal llamados “hospitales de empresas”. Yo entendía que las empresas privadas estaban enfermas y que había que hacerlas curar y veía que se sacaban créditos para donar a los grandes empresarios. Que el Estado neoliberal curaba la enfermedad de las empresas privadas, claro, mientras los pobres no tenían nada y vivían a su suerte.
Hoy hay una redistribución de riqueza con bonos, rentas para los hermanos y hermanas más humildes, pero también programas productivos donde el Estado garantiza un 70%, 80% de inversión y el responsable o beneficiario aporta solo un 20% o 30%. Por eso hemos reducido de 78.2% a menos del 15% la extrema pobreza, aunque nuestra meta es llegar a menos del 5%.

¿Cómo visualiza a esa nueva y mejor Bolivia?
La hemos proyectado alrededor de cuatro rubros: agropecuario, hidrocarburífero, minero y energético. Yo veo ahí la esperanza de Bolivia. Así como la mesa o la silla tiene cuatro patas, nosotros cuatro rubros.
Hay otros rubros como el turismo, la ciencia y tecnología, pero son complementarios. Mediante los hidrocarburos estamos entrando a la industrialización; nos falta la petroquímica y el tema de energía –nos estamos preparando para generar más energía–. En el tema agropecuario quiero ponderar que hemos abierto mercado para que los grandes ganaderos, junto con los pequeños, exporten carne a China, y nos estamos abriendo a Rusia. Otros productos, como la almendra y la quinua, ya se exportan, y como dije, este año está previsto exportar carne; después vendrá el café, la soya, entonces imagínense la esperanza de Bolivia.
En el sector minería e hidrocarburos hemos comenzado por industrializar para sustituir la importación, por ejemplo, hicimos eso con el gas licuado del petróleo (GLP). Al llegar al gobierno se exportaba gas natural y se importaba GLP, actualmente seguimos exportando gas –casi un 90% al mercado paraguayo, una parte Argentina y otra a Paraguay y Perú–. Asimismo, antes se importaba urea, y hoy exportamos mayoritariamente al Brasil, aunque estamos empezando a exportar a Paraguay, Perú y la Argentina.
El modelo descrito podremos aplicarlo pronto con otros rubros, cuando tengamos la industria de hierro dejaremos de importar hierro para la construcción, y después exportaremos. Queremos compartir lo poco que tenemos con los países vecinos.

Una de los eslóganes del Gobierno es “Bolivia como corazón energético de Sudamérica”, ¿cómo y para qué se busca eso?
Efectivamente en materia energética nos proponemos exportar energía, así para el año 2025 mínimamente estaremos generando cerca 6 mil megavatios (MW), pese a que yo quisiera que fueran 9 mil MW. ¿Cómo explico esto? Porque cuando llegamos al gobierno la demanda interna era de 700 MW y hoy asciende a 1.500 MW, aun cuando estamos generando más de 2 mil MW y cerraremos el año, con la incorporación de ciclos combinados, con alrededor de 3 mil MW. Solamente con ejecutarse lo del Bala, en Río Grande, con las ocho plantas hidroeléctricas generaríamos otros 3 mil MW, lo que sumado a lo anterior daría un total de 9 mil MW. La pregunta obvia es ¿para qué tanta generación sin mercado? Resulta que Brasil cada año tiene que incorporar 5 mil MW para su demanda interna, Argentina otros mil, aunque por su crisis económica tiene algunos problemas. Y, como está subiendo el precio de la energía, nosotros venderíamos más barato a estos países vecinos y compartiríamos lo poco que tenemos con ellos, eso es la integración energética.

¿Cuál es el objetivo final de todo este desarrollo?
Consolidar totalmente una liberación política, económica, cultural y social; pero además caminar hacia la liberación en ciencia y tecnología.
Cuando llegamos al gobierno el PIB per cápita era de apenas 900 dólares; después de 13 años tenemos más de 4 mil dólares per cápita. En el momento en que lleguemos a 10 mil dólares per cápita podríamos hablar de una potencia económica, ese es nuestro deseo.

En el ámbito internacional, ¿cómo se proyecta Bolivia hacia otros centros políticos mundiales?
Si bien tenemos problemas con EE.UU., mantenemos buenas relaciones con otras potencias, como China, India, buena parte de Europa y Rusia. Lo que hay que informar al pueblo es que EE.UU., bajo una política de dominación, decidió desde el 2007 al 2017 evitar la presencia de China y Rusia en América Latina, entonces si esa es la política norteamericana nos vemos en la obligación de que Latinoamérica tenga su propia política, bajo la mirada de integración del mundo, con la presencia de esos países que son tan trascendentales para la humanidad.
EE.UU. lo que quiere es saquear nuestros recursos naturales y si esa es su política la nuestra debe ser abrirse a países como China, Rusia y otros de Europa. Algunos países importantes que hemos visitado recientemente, además de Rusia, fueron Turquía, Catar, Emiratos Árabes Unidos. Todos quienes quieran ser socios; mientras respeten las normas en las políticas económicas, serán bienvenidos.
En el trabajo hacia la región nos sentimos orgullosos, porque ahora Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) por primera vez prestará servicios a algunos países vecinos. Igual pasa con la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), ya estamos instalando el tendido eléctrico a la Argentina, en su territorio, cosa que no había ocurrido antes. Así nos damos cuenta que Bolivia tiene un futuro seguro para las próximas generaciones.
En unos días enfrentará una nueva elección presidencial, en la que los ataques opositores se concentran en su imagen, ¿cómo ve estos comicios?
Siento que el pueblo boliviano está vacunado ante las mentiras de la derecha. Nosotros, como siempre, vamos a trabajar con la verdad y no con la falsedad, seguir informando la verdad como país y Gobierno.

¿Cómo aborda la amplitud de los derechos a las mujeres y las personas LGTBIQ+?
Es nuestra obligación como Estado defender el derecho de las mujeres, no se puede entender la violencia hacia la compañera, hermana, madre o abuela. Ellas se han sacrificado en el hogar y son integradoras de este, pero también de sectores sociales, son más inteligentes y menos corruptas, no sé cómo pueden ser agredidas, no lo logro entender. Pero, al margen de crear conciencia, del trabajo de educación y formación para la prevención, pedí que el feminicidio sea un delito de lesa humanidad, lo que de ser viable sería aprobado por las Naciones Unidas como una norma mundial.
Respecto a los otros grupos que nombra, entiendo que somos seres humanos y cada uno tiene su forma de vivencia, sea lesbiana, gay, transexual, bisexual.

¿Qué debería saber el mundo de Bolivia?
Que nuestra forma de vivencia proviene del movimiento indígena originario, del Vivir Bien y no del vivir mejor.

¿Qué quiere decir con eso?
Por ejemplo, que debemos vivir no solamente en solidaridad y en complementariedad entre los seres humanos, sino además con la madre tierra.

Ud. fue un gran amigo de Hugo Chávez y nuestra revista, le comento, tiene una edición que se publica en Venezuela. Para las y los lectores, ¿cuál estima es el mayor legado de Chávez?
En estos tiempos ni se imagina cómo nos hace falta el hermano Hugo Chávez, claro, eso no significa que no reconocemos el gran esfuerzo de lucha del hermano Maduro.
Yo conocí a Chávez, era muy humano y solidario, sobre todo con la política del Libertador y de liberación. Ese legado no lo deberían abandonar las nuevas generaciones y nuestra obligación es informar acerca de tanta lucha, desde que estuvo en el Ejército venezolano, y cómo recuperó el gran pensamiento y sentimiento de Simón Bolívar y la Patria Grande.
En estos momentos tenemos algunos problemas, hay países vencidos en Sudamérica, pero tengo mucha esperanza en que pronto nos vamos a recuperar. Hay gobiernos sumisos a algunos organismos internacionales que no quieren la igualdad, que no respetan la dignidad y que desconocen la identidad, sin embargo, los pueblos estamos ahí, aunque a veces nos equivocamos y los movimientos sociales exageramos en nuestras reivindicaciones, lo que trae consecuencias.
En Venezuela la lucha de Hugo es seguida por Maduro y continúa vigente. El pueblo venezolano, bolivariano y chavista, derrotó la intervención, los golpes de Estado, está derrotando el sabotaje, y lo que le falta derrotar es la agresión económica, pero el pueblo está firme.
Repito, tengo esperanza y confianza que nos vamos a recuperar para nuevamente estar como en tiempos de Chávez, de Fidel, de Lula, de Néstor. No estamos lejos, solo se requiere fuerza y energía para reconquistar las grandes gestas libertarias democráticas en América Latina.

¿Qué significa Tiwanaku para Ud.? ¿Por qué hace 13 años tomó posesión de su cargo en esta ciudad-templo?
Es un lugar milenario, de nuestros antepasados, que después de tantos siglos sigue presente. Tomar posesión en Tiwanaku es algo simbólico, no solo histórico, es algo inédito y originario. Pertenecemos a esa familia.

¿Volvería a tomar posesión allí?
Estamos a la orden del pueblo, ¿por qué no?

Cris González, en El Correo del Alba

jueves, 17 de octubre de 2019

LAS FOSAS DE IRUZKUN Y SU ENTORNO

Como es sabido, la semana pasada fue descubierto un complejo de fosas comunes que albergaba a una veintena de asesinados existente en el paraje de las bordas de Iruzkun en el pueblo de Ollacarizqueta del valle de Juslapeña. En este complejo ya fueron exhumadas en 1979 los restos de dieciséis vecinos de Sartaguda ejecutados allí a mediados de noviembre de 1936. El descubrimiento ha sido posible gracias a un informe que los tres firmantes de este artículo elevamos en junio de 2018 a la atención de la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos del Departamento de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno de Navarra y a la labor de prospección y exhumación del equipo de la sociedad de ciencias Aranzadi.

El punto de partida fue una mención que localizamos en un artículo publicado por la etnógrafa y arqueóloga de la Universidad de Navarra María Amor Beguiristain Gúrpide en el año 2009 en el Anuario de Eusko-Folklore de la Fundación José Miguel de Barandiaran, bajo el títuloLa vida en la cuenca de Pamplona durante el siglo XX. En él se recogían varias entrevistas registradas en el año 2007 a un ciudadano de Ollacarizqueta llamado Félix Echalecu Lecumberri, que en aquel entonces contaba con 89 años. En la página 167 de ese trabajo etnográfico se comentaba, entre las vivencias del entrevistado en los años de la Guerra Civil, que, junto con otras dos personas, había excavado una fosa en Iruzkun entre dos bordas que hay allí, a petición del alcalde, por una orden del gobernador militar. La fosa era de unos 100 metros de larga por 0,60 de ancha y un metro de profundidad. En el testimonio se añadía que había sido testigo del asesinato a cañón tocante de diecisiete personas en tiempo de la siega a manos de “los requetés de Pamplona”.

Posteriormente enriquecimos nuestro informe con entrevistas con vecinos de Sartaguda que participaron en la exhumación de 1979 y que nos comunicaron, tal y como presumíamos, que allí habían quedado entonces más restos en otras fosas colindantes a la que ellos habían cavado y que los restos aparecían sin ninguna dificultad, estaban casi en la superficie. Pero como ellos ya habían recuperado a los suyos y desconocían de qué pueblo pudieran ser, decidieron no intervenir a pesar de los indicios. También consultamos documentación del Fondo de José María Jimeno Jurío y del Fondo Documental de la UPNA que apuntaba en la misma dirección de que allí pudieran haber restos procedentes de otras sacas en el mismo lugar. A tenor de esas fuentes y de otras, así como de lo que ha aparecido de momento, se puede sospechar que allí fueron ejecutados simpatizantes del bando republicano en 1936 y 1937, así como participantes en la fuga de San Cristóbal de mayo de 1938. No obstante, hay que decir que aquella larga fosa de cien metros no ha sido hallada. Las fosas localizadas serían, a nuestro juicio, otras diferentes.

No hay que olvidar que el lugar de Iruzkun es idóneo para esconder lo que debía ser ocultado. En este valle, al igual que en los demás de la cuenca, los carlistas recibían un apoyo político masivo y, antes del alzamiento militar, durante todo el periodo de la República, los requetés estuvieron realizando allí maniobras militares. Esos valles y cendeas de la cuenca también lideraron los niveles comarcales de movilización tras julio de 1936. Por ello, las unidades requetés de asesinato de los desafectos (el Tercio Móvil), conocedoras del terreno que pisaban, pudieron contar con la colaboración de los vecinos. Además, era un lugar relativamente cercano a la capital y está en un sitio aislado y resguardado de los núcleos de población habitados del valle. Por otra parte, también tenemos que decir que a finales de los setenta, según han apuntado numerosas personas, se podía percibir con total claridad la existencia de fosas a través de las visibles ondulaciones del terreno. Para mayor escarnio, el paraje acogía en los últimos años usos poco compatibles con un lugar de memoria: una borda está arrendada a una sociedad de cazadores y acoge a los perros de estos, recibiendo con ladridos a cualquiera que se pasee por allí, y también se han hecho fosas sépticas.

Iruzkun es un ejemplo de cómo el muro y el código de silencio pamploneses, la omertá en una palabra, se trasladaron a los valles circundantes en los que se materializaron los asesinatos a cañón tocante a pie de fosa y que albergarían una miríada de fosas comunes.

Los testimonios que se han podido recabar a lo largo de los años sobre las características de la limpieza política acaecida en Pamplona, sobre los centros de detención que había en ella, y sobre las sacas que de los mismos conducían a la muerte a vecinos de ella y de otros puntos de Navarra, son demasiado escasos. De los sectores relacionados con el golpe de estado no haya dimanado, no ya algún discurso articulado que exprese autocrítica consistente sobre lo sucedido, sino incluso alguna información relevante que hubiese podido auxiliar en alguna medida a los familiares de las víctimas para la localización de los restos de las mismas. Desde nuestra óptica, resulta preocupante que, más de ochenta años después de los acontecimientos, haya habido gente que contemple como normal que los restos de los asesinados puedan seguir enterrados en el monte y en las cunetas, privándoles a sus familiares de otorgarles una sepultura digna en la que honrar su memoria. Este fenómeno es enormemente significativo, toda vez que uno de los nervios centrales de la memoria de los vencedores fue la de subrayar la importancia de los caídos propios, manifestada con la mayor elocuencia en el monumento erigido en su memoria en el corazón de Pamplona, en cuya cripta se siguen realizando misas en honor de aquellos, y cuya eliminación o resignificación no ha sido debatida seriamente por las instituciones navarras.

Por otra parte, ese muro de silencio se trasladó también hacia el hinterland inmediato a la capital. Si examinamos en Internet el mapa de fosas de Navarra podremos ver que los valles y cendeas de la cuenca de Pamplona están salpicadas de fosas comunes con restos de asesinados en las sacas que tuvieron lugar desde los centros de detención pamploneses en 1936-1937, y también de los asesinados por su participación en la fuga del fuerte de San Cristóbal en 1938. Algunas de ellas han sido intervenidas con éxito;otras, en cambio, no, por la imposibilidad de operar en ellas o por la inexistencia de información fidedigna. De cualquier forma, para la localización de fosas en la cuenca de Pamplona los familiares y los investigadores han tenido que llevar la iniciativa por sí solos. Solamente en algunos casos han conseguido el refrendo a posteriori de sus averiguaciones por parte de vecinos de los pueblos.

Los valles y las cendeas de la cuenca de Pamplona se conformaban, por lo tanto, como un patio trasero de la limpieza política decidida en los despachos de la capital y desarrollada desde las diferentes cárceles existentes en ella y desde el penal de San Cristóbal por parte de los escuadrones de la muerte de las milicias paramilitares carlistas y falangistas.

Carlos Martínez, Fernando Mikelarena y Orreaga Oskotz, en Diario de Noticias

martes, 15 de octubre de 2019

HABLA, MEMORIA

El día 18 de septiembre, la parte en euskera de un cartel colocado a la entrada de Villafranca en el que se leía “Villafranca no tolera las agresiones sexistas. Alesbesek ez du eraso sexistarik onartzen”, fue sustituido por esta leyenda “Villafranca no olvida (a) los asesinatos de ETA”. 
Semejante hazaña fue elogiada por Daniel Cuesta, edil en Berriozar por Navarra Suma, añadiendo en su twiter que agradecía “el detalle” a la alcaldesa de Villafranca, de UPN,lo que colocaba a esta en un mal lugar, dando a entender que aquella era la autora intelectual del hecho. De hecho, la gesta sentó tan bien en las huestes de Esparza que tal bravuconería sería recibida por un aluvión de “me gusta” en las redes oficiales de Navarra Suma.Por cierto, y esto lo digo solo de pasada,existe cierto sector villafranqués que, extrañado de que alcaldía no reaccionara al momento contra esta agresión, está esperando sentado la condena del atentado por parte de la presidente de la corporación municipal. 
 Cuando leí la noticia, me  extrañó mucho que quien eliminó la frase en euskera no se hubiese llevado por delante el letrero entero y, a continuación, arrojarlo a las aguas del río Aragón. 
Lo digo por una razón.Navarra Suma, UPN mucho antes, comulgan del mismo planteamiento que el del cardenal Cañizares, aquel que, en tiempos no lejanos, pedía a los católicos que desobedecieran aquellas leyes que considerasen injustas “basadas en la ideología más insidiosa y destructora de la humanidad de toda la historia, que es la ideología de género". Amén.
En cuanto al texto usurpador, “Villafranca no olvida a los asesinatos de ETA”, ¿qué decir? Nada que no sepa el lector.Todo el mundo comprende su significado, pero no lo interpreta del mismo modo. ¿Villafranca no olvida los asesinatos de ETA? No lo afirmaría de forma tan contundente, porque ¿acaso es así?Ni una estadística del CIS sería capaz de aclarar este entuerto.
En fin. Daré por buena la generalización que se oculta en toda Villafranca y aceptemos dicha hipérbole, a saber, que toda la población en bloque hace ejercicios de memoria para recordar las víctimas de ETA. Opino, sin embargo, que, dada la proximidad de estos asesinatos en el tiempo y en el espacio -ninguno de ellos  perpetrado en Villafranca-, han caído en el saco roto del olvido. Pero nadie, excepto las derechas, utilizan esas víctimas para ordeñar sus réditos políticos, como es el caso de ese valiente destrozaletreros anónimo y de quienes le aplauden, caso deNavarra Suma, en general, y de Esparza, en particular.
Claro que, si  el objetivo de semejante heroicidad fue la de ejercitar la memoria contra la barbarie y la crueldad, algo digno de alabanza, estaría bien que quien realizó esta valiente chapuza ideológica, volviera sobre sus pasos y escribiera en otro letrero en castellano estas palabras “Villafranca no olvida los asesinatos de 1936”.
Pues siempre me ha parecido higiénico que Villafranca no olvide nunca los capítulos de barbarie y de crueldad sufridos por su población a lo largo de la historia y que solo han traído tristeza a las familias.Y si es cuestión de ejercitar la memoria,bien estaría estampar un letrero que dijera: “Villafranca no olvida los 40 asesinados por falangistas y carlistas en 1936”.
¿Que cómo reaccionaría la falange militante de UPN ante semejante proclama? Si alguna asignatura pendiente tiene este partido, lo es con la memoria de ese trágico 1936. No quieren oír hablar de ese capítulo ni en pintura. De ahí que, cuando se trata de recordar la responsabilidad criminal de sus antepasados, ya conocemos en qué excusa se refugiarán: “hay que pasar página y no revolver en el pasado, pues no conduce a nada”.
Demos por bueno que revolver la mierda del pasado no conduce a nada. Un fascista escritor, como Céline, estaría de acuerdo con ese dictamen. Pero, ¿por qué, entonces, esa maniquea comprensión y uso torticero de la memoria? ¿Por qué no olvidar los asesinatos de ETA es un deber ético y recuperar la memoria de los asesinados en 1936 no lo es?

Víctor Moreno Bayona

domingo, 13 de octubre de 2019

CUANDO UN PAPA MOLESTA MUCHO

"Los ataques estadounidenses contra mí son un honor”, debió de declarar el Papa Francisco, en el avión que lo llevaba a Mozambique el pasado 4 de septiembre. Y añadió con una sonrisa, según la agencia AFP, “esto es una bomba”, cuando el periodista de La Croix, Nicolas Senèze, le entregó el libro titulado, en traducción al castellano,Cómo Estados Unidos quiere cambiar de papa (Bayard, París, 2019, 276 p.) La tesis central del libro puede resumirse así, en palabras del propio autor: “al darse cuenta de que no van a poder cambiar los mensajes del Papa (ni lograr que dimita), deciden cambiar... de papa” (p. 208). Los que así deciden son los nuevos amos de la Iglesia de EEUU, los laicos conservadores multimillonarios americanos, primera fuente financiera del Vaticano de siempre y, que ahora, arruinadas las diócesis americanas por los costes de los abusos sexuales del clero, estos laicos multimillonarios tienen más poder en esas diócesis que los propios obispos. Reprochan al papa Francisco, básicamente, su rechazo a la mera ética de la prosperidad y su condena al dios dinero. Primero intentaron cambiar a Francisco con mil tretas, siendo la mayor, la del Informe Viganò, que el autor etiqueta como “el putsch”. Viganò, que fue nuncio en EEUU, pidió, entre otras cosas, la dimisión de Francisco quien respondió a este ataque, apelando a los periodistas (en el vuelo de vuelta de un viaje a Irlanda cuando se divulgó el Informe Viganò) que valoraran el informe según su propio criterio de periodistas. No dijo más y no dimitió.

Fracasado el putsch, los multimillonarios americanos deciden intervenir, mafiosamente, en el desarrollo del nuevo cónclave. A tal fin, van a conformar, desde septiembre de 2019 hasta 2020 un dossier de cada uno de los cardenales electores de un eventual próximo cónclave, indicando, entre otros aspectos, su nivel de implicación en los abusos sexuales (la misma excusa que utilizó Viganò para pedir la dimisión de Francisco, aunque a ellos lo que les preocupa es la crítica de Francisco a la divinización del dinero). Así los comportamientos de cada cardenal, según un baremo creado ad hoc, serían calificados como de “grave culpabilidad”, “acusaciones creíbles de culpabilidad...”, “sin reproche”.

Todo este montaje lleva la etiqueta de “Red Hat Report” (Informe Sombrero Rojo), en el que ya trabajan 40 investigadores (periodistas, observadores eméritos del Vaticano, antiguos agentes del FBI, etcétera). Para el primer año ya dispondrían de más de un millón de dólares. Uno de sus objetivos consistiría en modificar los contenidos de los cardenales en Wikipedia, pues, a lo que parece, en anteriores cónclaves los consultaron los cardenales para saber algo más unos de otros. El autor del libro, Nicolás Senèze, transcribe, de la carta enviada a los multimillonarios por el coordinador de “Red Hat Report”, este significativo párrafo, referido al cardenal Parolin, para algunos un posible sucesor de Francisco: “la página Wikipedia del muy corrompido (sic) secretario de Estado del Vaticano, actualmente es muy clemente, no incluyendo relación alguna con un escándalo, pese al hecho de que ha sido asociado, en varias ocasiones (resic), con escándalos bancarios, y ha sido citado en la carta de Viganò”. Y añade, “nosotros podemos cambiar esto” de tal suerte que el cardenal Parolin, “sea reconocido en el mundo entero como una vergüenza para la Iglesia”. Poco importa, añade Senèze, que “Parolin nunca haya sido relacionado con escándalo financiero alguno;lo importante aquí será la acusación, por muy gratuita que sea” concluye. (Ver las páginas 252-258).

Obviamente en la iglesia, hay personas y colectivos que tratan de contrarrestar esta situación. Por ejemplo, el director del portal de información religiosa más seguido en castellano, Religión Digital, titula el domingo 6 de octubre de 2019, su crónica tras el consistorio en el que se les impuso el birrete a los nuevos cardenales, de este modo: “Bergoglio ata su sucesión con nuevos cardenales de frontera”, al que añade este subtitular: “A expensas de lo que decida el Espíritu Santo, la primavera francisquista seguirá floreciendo tras la marcha o la eventual renuncia de su hacedor”. Añade que “con los nuevos cardenales, Francisco asegura su sucesión, porque el pueblo santo de Dios no aceptaría un Papa a contrario”. Además, la mayoría del colegio cardenalicio es ya bergogliana. En números concretos: 67 de 120, aunque apela a continuación al Espíritu Santo. Y tiene razón en hacerlo, pues, al menos a mí, se me antoja que el Espíritu Santo es del todo punto imprevisible a la hora de elegir un papa, pues la historia nos ha mostrado que han sido escogidos papas en los que resulta particularmente difícil ver, en su elección, su divina mano. Acérquense, por ejemplo, a la figura del valenciano de los Borgia, el papa Alejandro VI, simplemente mirando en Wikipedia. ¿En qué estaría pensando el Espíritu Santo en su elección en 1492? Quizá, mirando ya a América, se despistó.

Pues esta proporción de bergoglianos en el cónclave no asegura, en absoluto, que el próximo papa vaya a ser un continuador de sus planteamientos. En la elección de los papas que he conocido en mi vida ha habido de todo. Nada hacía pensar que a un hierático Pio XII iba a suceder el bonachón Juan XXIII, aunque era previsible que a él le sucediera Pablo VI. Pero tras Pablo VI sucede lo más llamativo. Eligen a otro bonachón sonriente, Juan Pablo I, pero tras su fallecimiento 33 días después, los mismos cardenales que le eligieron, un mes después se decantan, tras varios días de discusión, por Juan Pablo II, cuyo perfil en nada se parecía a su predecesor, Juan Pablo I. Insisto en este hecho: los mismos cardenales, con un mes de diferencia eligen dos papas, antitéticos, con tesis vitales bien diferentes. Yo no me atrevo a apelar al Espíritu Santo para explicarlo, pero no puedo no constatar que un centenar de cardenales, la inmensa mayoría de edad muy avanzada, y su vida ya hecha, deciden, en su alma y conciencia, mediante voto secreto, hacer papa a dos figuras tan distintas. Esta forma de elegir papa se aparece muy anacrónica y, claramente perfectible, cierto, pero, dejados a ellos solos, encerrados sin móviles, unos ancianos, tienen una libertad de elección tal, que todos los intentos de Red Hat Report, así como el hecho de haber sido nombrado cardenal por el papa difunto o dimitido (como en el caso de Benedicto XVI), pueden quedar en agua de borrajas. Aunque las consecuencias de la elección son enormes. No solamente para los católicos sino también para el común de los mortales, incluso en nuestra era secular. Recuérdese que a Juan Pablo II quisieron asesinarlo a balazos, Benedicto, en parte con fuego amigo, dimitió y ahora los multimillonarios americanos, y algunos más (Salvini, Bonosaro, Trump y compañía) persiguen que Francisco no sea más que un accidente momentáneo. Y no quiero acordarme de algunos que se dicen seguidores del papa Benedicto y lo tachan de hereje. La Iglesia, es divina, según la fe, y humana según la razón, lo que la mera observación avala. Esta razón y observación me llevan diciendo desde hace más de dos décadas que el ejercicio del poder de los papas (y el de los obispos), debiera tener un límite en el tiempo: ocho o diez años, sin reenganche posible. Pero, aunque hombre, yo no soy más que un simple laico.

Javier Elzo, en Diario de Noticias