viernes, 28 de abril de 2017

COMPTOS SEÑALA AL EXALCALDE DE ULTZAMA (UPN) POR NO CUMPLIR EL PRINCIPIO DE LEGALIDAD

La Cámara de Comptos ha hecho público un informe sobre la planta de biometanización de Ultzama, situada en la localidad de Iraizotz, en el que critica duramente la actuación del Ayuntamiento por “no cumplir el principio de legalidad”. El informe pone en entredicho la gestión del anterior alcalde de Ultzama, Patxi Pérez; alguien que fue, además, director general de Administración Local en la época en la que Javier Esparza ocupaba el cargo de Consejero. Por si fuera poco, el informe valora que pudo haber”sobrefinanciación” de aquel proyecto por parte de la Administración Foral y del Gobierno entonces presidido por Miguel Sanz.
Francisco Pérez Arregui, nombre completo de Patxi Pérez, fue alcalde de la Ultzama entre 2003 y 2012, año en el que el hoy presidente de UPN, Javier Esparza, lo fichó para ser director general de Administración Local; es decir, su número 2 en la materia dentro de la Consejería “multifaceta” que Esparza dirigía.
Fue en su mandato como alcalde, en el año 2007, cuando el Ayuntamiento de Ultzama impulsó una planta de biometanización en la que en total se han invertido alrededor de 4,5 millones de euros, buena parte de ellos provenientes de dinero público. Un dinero perdido, puesto que la planta se encuentra actualmente abandonada.
La Cámara de Comptos asegura en su informe que las contrataciones del anteproyecto, del proyecto y de la dirección de obra solamente se realizaron después de que dichos trabajos ya se hubieran realizado. Es decir: se quiso dar cobertura formal a una actuación “irregular” que no respetó los principios básicos de la contratación pública.
Es decir: no solamente se hicieron las contrataciones en total ausencia de publicidad, transparencia, igualdad de trato y no discriminación, sino que, según Comptos, se trató de tapar una contratación “irregular” formalizando a posteriori los contratos. Por ello, en opinión de Comptos, el consistorio dirigido por Patxi Pérez no cumplió el principio de legalidad.
El Ayuntamiento de Ultzama comenzó el proyecto hace diez años, con el objetivo de resolver la gestión de los purines de las explotaciones ganaderas. Con la biometanización se pretendía valorizar esos residuos orgánicos. Su proyecto consiguió ayudas del Gobierno de Navarra para la inversión industrial y la mejora de las infraestructuras locales ganaderas. Las ayudas alcanzaron los dos millones y medio de euros, y la empresa pública Nafinco (hoy Sodena) avaló 900.000 euros.
En octubre de 2008, como relata Comptos en su informe, el Ayuntamiento adjudicó el contrato para la concesión y gestión de la planta a la empresa Levenger, SL por un plazo de 30 años. A los dos meses, una sociedad cooperativa ganadera constituyó con la empresa adjudicataria, empresas de la zona, la empresa redactora de los proyectos y varios particulares la mercantil Bioenergía Ultzama. La adjudicataria y esta última pidieron al Ayuntamiento que le cediera la concesión a dicha mercantil, contrato firmado en febrero de 2009. La inauguración de la planta se celebró el 14 de diciembre de 2010.
En abril de 2014 la empresa solicitó la declaración de concurso de acreedores y el Ayuntamiento acordó intervenir la planta para asegurar la prestación del servicio. En enero de 2016 cesó la actividad de la planta.
Comptos asegura que no se cumplió el principio de legalidad ni en la contratación y posterior cesión del contrato, ni en las subcontrataciones realizadas. En este sentido, se destaca que dos miembros de la mesa de contratación representaban a la empresa de ingeniería redactora del proyecto, que había introducido en el mismo esquemas de la planta elaborados por la mercantil que resultó adjudicataria. Además, esa empresa pasó a formar parte de la nueva mercantil a la que se cedió la concesión. Por si fueran pocas las sombras de la operación, la Cámara de Comptos ha detectado pagos duplicados por parte de Bioenergía Ultzama, que abonó cerca de un millón de euros a dos proveedores diferentes por el mismo concepto: los depósitos de digestato.
Por otro lado, Comptos ha analizado el papel del Gobierno foral en la concesión de financiación, avales y autorizaciones. Considera que es posible que existiera una sobrefinanciación pública del proyecto, puesto que parte de la inversión recibió ayudas tanto del Departamento de Industria como del de Desarrollo Rural y Medio Ambiente. Los responsables de ambos departamentos en aquel momento eran Begoña Sanzberro y José María Roig, respectivamente.
El informe concluye señalando que tras invertir más de tres millones de dinero público en la planta, la infraestructura funcionó tres años y siete meses de forma autónoma y 14 meses bajo secuestro del Ayuntamiento. Actualmente existe una planta industrial abandonada y una sociedad en concurso de acreedores. El problema no se ha resuelto, puesto que 24 explotaciones ganaderas de la zona, con 3.659 cabezas de ganado, siguen demandando un sistema de gestión de residuos.

http://navarra.orain.eus/

jueves, 27 de abril de 2017

LA CASA DE CULTURA DE LARRAGA

En los últimos años, el Ayuntamiento de Larraga ha llevado a cabo varios proyectos que han renovado o puesto en uso numerosos servicios. En el ámbito de ocio y tiempo libre, tras una larga lista de inversiones en deporte, le ha llegado el turno a la cultura. Hasta el momento, todas las construcciones han sido de nueva planta y desde la pasada legislatura se han puesto los ojos en las preexistentes. Ya que no tiene ningún sentido levantar edificios nuevos mientras se nos caen aquellos que aportan cultura, identidad y una trayectoria histórica. En la pasada legislatura, el Ayuntamiento de Larraga comenzó la casa de cultura y lo hizo estudiando dos inmuebles: casa Larraya y el antiguo hospital. Al final optó por el segundo y acometió la primera fase de restauración.
Pasando de legislatura, recientemente hemos conocido que la Iglesia ha donado el cine parroquial al Ayuntamiento y que éste lo va a rehabilitar como centro cultural. En un principio se podría pensar que con ello se van a rehabilitar dos centros diferentes para un mismo uso. Sin embargo, en la práctica, el cine se compone de un salón de actos y apenas cuenta con espacios para el resto de actividades. Mientras que al antiguo hospital le ocurre lo contrario: cuenta con numerosos espacios pero con dificultades técnicas para habilitar un salón de actos de grandes dimensiones. Por ello, a la larga, ambos centros se complementarán. No obstante la historia no se termina aquí, ya que la biblioteca tiene que entrar en el nuevo centro cultural y en los espacios que se dispone hoy en día se antoja muy complicado (accesibilidad a ras de calle, iluminación, etcétera).
Al margen del cine parroquial, recientemente hemos conocido otra noticia que de manera indirecta también afectará a los espacios culturales. Y me refiero a la apertura del centro de día de la tercera edad. Una vez que esto suceda se trasladará el club de jubilados de su ubicación actual, en las antiguas escuelas, al centro de día. Las antiguas escuelas se construyeron a mediados del siglo pasado y se encuentran junto al centro de salud. Para facilitar el estacionamiento de vehículos, una vez que el club de jubilados desaloje las antiguas escuelas, el Ayuntamiento tiene previsto derribarlas. Desde estas líneas quiero llamar la atención sobre ello. Primero porque con ello se perderá uno de los mejores ejemplos arquitectónicos del siglo XX del ámbito local, tras el derribo del matadero, el Silo o la bodega San Isidro. Si esto sucede, a largo plazo únicamente contaremos con el cine parroquial, y eso siempre y cuando se respete la decoración original. Ya que uno de los valores más importantes del edificio radica en la ambientación que nos retrotrae a los teatros del siglo XIX, entre el telón, las lámparas, el mobiliario y la envoltura en tela roja de las paredes. Espero que el Ayuntamiento sepa apreciarlo y que en la rehabilitación se renueven aquellos materiales que lo requieran desde la imitación a los originales. Al margen del cine, en el ámbito privado quedará la bodega San Francisco Javier.
Esta afición a la piqueta no es nueva y siguiendo una trayectoria histórica se suma al derribo del castillo, las ermitas, y por poco casi del antiguo hospital. Todos ellos son el reflejo de un momento, y con la pérdida hemos borrado una parte de la riqueza cultural de la localidad. Las antiguas escuelas de Larraga no son una excepción y por ello se deben conservar. Nadie duda de que el matadero o el Silo se debían derribar porque eran muy difíciles de reutilizar. Y si me apuran, el horno cooperativo. Pero el caso de las escuelas es diferente ya que se pueden reutilizar perfectamente como biblioteca, tal y como hizo Mendigorría. En este caso, al interés arquitectónico se suma la perfecta conservación, ubicación, distribución y la escasa inversión que se debe hacer para volverlo a poner en uso. Y si el Ayuntamiento quiere hacer un aparcamiento, siempre puede hacerlo en el solar de las antiguas casas de maestros.
Igor Cacho Ugalde, licenciado en Historia (en Diario de Noticias)

martes, 25 de abril de 2017

AYUNTAMIENTOS ANTE LA NUEVA LEY DE POLICÍAS

El departamento de Interior del Gobierno de Navarra está, prácticamente desde el inicio de la legislatura, elaborando una nueva Ley Foral de las Policías Navarra.
Más allá de polémicas suscitadas respecto del nuevo régimen de retribuciones y jornadas que se establece para la Policía Foral que no entramos a valorar por estar fuera del ámbito de nuestra competencia y función, los abajo firmantes, como representantes municipales de los principales municipios de Navarra que cuentan con cuerpos de Policía Municipal, nos sentimos ante la necesidad de valorar la incidencia de la futura ley en las Policías Locales de Navarra, tanto desde el proceso abierto y participativo que se ha seguido, como desde la mejora para el servicio público de seguridad y la modernización que supone.
Respecto a la primera cuestión, debemos agradecer y valorar positivamente la dinámica participativa y abierta que se ha seguido desde el departamento de Interior. El propio pistoletazo de salida al proceso de elaboración de la futura ley se dio en una asamblea, en Tafalla, en la que pudimos participar los responsables municipales de los ayuntamientos navarros que cuentan con Policía Municipal, Policía Local, agentes de policía local o servicios de alguaciles. Tras el mandato de dicho encuentro, que se concretó en una segunda cita en Estella, el proceso de elaboración de la Ley ha estado permanentemente abierto a la aportación de todos los sectores interesados. Toda persona directamente implicada que tuviera algo que decir respecto de la Ley Foral de Policías de Navarra, ha podido hacerlo.
Los ayuntamientos hemos tenido ocasión de participar en el proceso de elaboración a través del grupo de trabajo específico que se creó en la FNMC, y a través de órganos como la Comisión Foral de Régimen Local, la Comisión de Coordinación de las Policías Locales de Navarra o el Consejo de las Policías de Navarra.
Queremos resaltar la buena acogida que la gran parte de las aportaciones de los diferentes ayuntamientos y de la FNMC han tenido por parte del departamento.
Y queremos reconocer la actitud proactiva de la consejera Beumont y de todo el equipo de trabajo del departamento, que se han reunido personalmente con los representantes municipales del grupo de trabajo de la FNMC tantas veces como ha sido necesario, atendiendo a cuantas observaciones realizamos y asumiendo la mayoría de ellas.
En segundo lugar, y respecto al contenido material del articulado, consideramos que en lo que respecta a las Policías Locales es un buen Proyecto de Ley, que mejora ostensiblemente la indefinición actual. Esperamos que a través del trámite parlamentario, con la participación de otros agentes sociales y un buen desarrollo normativo posterior, se llegue a obtener una buena ley como resultado final. Y es una buena Ley porque concibe la seguridad pública como un servicio público que deben prestar las administraciones de la Comunidad Foral de Navarra. En ese sentido, es una Ley que está pensada desde la perspectiva de poder contar en Navarra y en sus municipios con un servicio de policía pública, moderna, eficaz, cercana y garantista. Por tanto, es una Ley Foral que está dirigida a mejorar los servicios públicos desde el punto de vista de la ciudadanía.
La futura Ley Foral de Policía de Navarra moderniza el servicio público de policía e introduce a las Policías de Navarra, incluidas las locales, en la compleja realidad social de la Navarra del siglo XXI. Y lo hace desde una perspectiva garantista.
La mejor muestra de ello es la creación, por primera vez en Navarra, de un Comité de Ética Policial, compuesto por personalidad del mundo académico universitario, que se encargará de analizar los casos más graves, o el cambio de definición de las policías de Navarra, que pasan de considerarse institutos armados a considerarse servicios públicos de seguridad.
Por otro lado, la Ley, por primera vez apunta hacia un modelo policial cada vez más definido para Navarra, en el cual la Policía Foral es el cuerpo que tiende a la integralidad, asumiendo la totalidad de las funciones policiales, mientras que las Policías Municipales y Locales, sin perder competencias, adquieren un rol más radicado a los problemas propios de la vecindad del municipio, desarrollándose como policías de proximidad, con competencias para mediar en los conflictos vecinales.
Debemos reconocer el esfuerzo que se ha realizado para que la Ley Foral comprenda e integre las realidades existentes en las distintas tipologías de municipios de Navarra, desde los más grandes hasta aquellos que cuentan con un menor número de habitantes. Todos ellos ven reflejada su problemática y encuentran una regulación desde el principio de realidad, que permite la creación y consolidación de sus diferentes servicios de Policía Local.
Finalmente, no podemos dejar de valorar cómo la nueva Ley resuelve dos de los grandes problemas que el marco legal vigente ha creado en los municipios navarros que cuentan con Policías Municipales o Locales:
En primer lugar, desbloquea la imposibilidad práctica de convocar promociones para los empleos de subinspector, inspector y comisario, que la sustitución de la titulación académica por tiempo en el empleo anterior y el recurso del Gobierno del Estado generaron. Con la nueva Ley Foral podrán convocarse plazas para poder promocionar y renovar las estructuras de las Policías Locales.
En segundo lugar, pone fin a la situación de inseguridad jurídica actualmente existente con el régimen retributivo, sobre el cual existen interpretaciones jurídicas contradictorias entre los servicios jurídicos del Gobierno de Navarra, de la FNMC y de algunos ayuntamientos.
Con todo, consideramos que la nueva Ley Foral de Policías de Navarra integra la mayoría de demandas de los ayuntamientos navarros, tiene en cuenta las distintas realidades de nuestros municipios, y dibuja un nuevo modelo de seguridad pública orientado a la mejora del servicio público y a la atención a la ciudadanía, modernizando las Policías de Navarra desde una perspectiva garantista y de proximidad.

Firman este escrito: Joseba Asiron (alcalde de Iruñea-Pamplona), Oihaneder Indakoetxea (alcaldesa de Barañáin), Alfonso Etxeberria (alcalde de Eguesibar-Valle de Egüés) y Helena Arruabarrena (concejal de Seguridad Ciudadana de Eguesibar-Valle de Egüés), Txema Noval (alcalde de Burlada), Jon Gondan (alcalde de Zizur Nagusia), Koldo Leoz (alcalde de Estella-Lizarra), Arturo Goldaracena (alcalde de Tafalla), Ander Oroz (alcalde de Antsoain), Mikel Oteiza (alcalde de Atarrabia-Villava), Raul Maiza (alcalde de Berriozar), Alberto Ilundáin (alcalde de Noain), Javier Ollo (alcalde de Alsasua), Ángel Navallas (alcalde de Sangüesa), Andoni Lacarra (alcalde de Olite), Pablo Azcona (alcalde de Lodosa)

lunes, 24 de abril de 2017

LA MISERIA DE LOS BECARIOS DE LOS TRES ESTRELLAS MICHELÍN DE ESPAÑA

Que en un restaurante se pague una cuenta de 500 euros por una comida para dos no significa que los cocineros o los camareros estén bien pagados. Más bien pasa lo contrario: cuánto más caro, más laureado y más famoso es el restaurante, peores son las condiciones. Así lo denuncia un artículo publicado por El Confidencial en el que se descubren cuáles son las pésimas condiciones laborales de los becarios de los tres estrellas Michelin en nuestro país.
Según se revela en la pieza, El Bulli, el restaurante de Martín Berasategui, el de Arzak, DiverXO, el Celler de Can Roca… los mejores restaurantes de nuestro país tienen algo más en común que su fama: ninguno de ellos trata muy bien a sus aprendices.
Un hombre llamado Toni (nombre ficticio), que ha pasado por algunas de las cocinas más reputadas de España, explica que “En las cocinas de los estrellas Michelin se sufre mucho y hay mucha explotación. Sabes que te tratarán mal, que quizá sufrirás ansiedad, depresión…”. Para él, la situación se resume en una demoledora frase: “Te tratan como a una rata”. 
La misma fuente asegura que en El Bulli, el mítico local en el que Ferrán Adrià reinventó la cocina y en el que la lista de espera duraba meses, solo tuvo una nómina de 600 euros al mes. Y eso que trabajaba 16 horas al día. En 2011, último año que estuvo abierto El Bulli, el menú degustación costaba 250 euros sin bebidas.
Tras despedirse de esta mala experiencia -él asegura que perdió 12 kilos de peso por el estrés- decidió dar el salto a Madrid y ser becario de David Muñoz, el creador de DiverXO y famoso por el programa El Xef, que ha emitido Cuatro durante este último mes.
En la capital de España no le fue mucho mejor. Toni asegura que Muñoz le ofreció un contrato de 200 euros por cinco horas a la semana de colaboración. Pero la realidad es que trabajaba de 9 de la mañana a 2 de la madrugada. El becario apenas tenía contacto con el chef, ya que este solo se dirigía a los cargos intermedios y estos eran especialmente groseros y explotadores con los empleados más precarios. “Para hacer méritos y demostrar que pueden ascender, te putean al máximo”, explica.
Pero no solo Toni ha vivido esta experiencia. Otros como Pedro refrendan la mismas historias, pero en otros establecimientos. Según denuncia, en la cocina del Bravo 24 (situado en el hotel W de Barcelona), los turnos eran monstruosos: de 6 de la mañana a 21, por un sueldo de 900 euros. Esas eran las condiciones de los 16 cocineros. Pedro lo pasó tan mal -adelgazó 11 kilos en meses- que decidió dejar la alta cocina y trabajar en un restaurante tradicional.
Si los clientes pagan un dineral por la comida, ¿por qué las condiciones son tan malas para los trabajadores? Iván Torrent, que trabajó en el Celler de Can Roca, asegura que en los restaurantes de tres estrellas trabajan 60 cocineros, y para que 40 de ellos cobren bien, sería necesario empezar a cobrar el doble los menús. Es decir, en vez de 250 euros, que fuera una experiencia de 500 euros.  
Pero todo este infierno al final tiene recompensa. Otros ex-becarios entrevistados en el artículo reconocen que pasar por un restaurante de renombre les ha servido para conseguir buenos trabajos en el futuro. Y eso que algunos reconocen haber recibido gran cantidad de insultos, haber comido en tan solo 15 minutos y de pie, o haber tenido que vivir hacinados en pisos con otros compañeros. Una realidad muy alejada del glamour que aparece en El Xef o en Masterchef.
Para muchos de ellos, la edad clave para aguantar son los 30 años: “La edad límite para estar en una cocina Michelin es 30 años. Allí nunca vas a ganar dinero. Hay que aprender y luego llevar tu cocina a tu manera”, asegura uno de los entrevistados.
es.noticias.yahoo.com

domingo, 23 de abril de 2017

AL SEÑOR ENRIQUE MAYA SOBRE EL EUSKARA

Recientemente, señor Maya, ha escrito usted un artículo titulado Los padres y el euskara, donde viene a decir sobre esta lengua -patrimonio de todas/os en Navarra según usted mismo reconoce- que se está usando políticamente por el Gobierno de Navarra para separarnos y privilegiar al 13% de su población y marginar nada más y nada menos que al 87%.
La última encuesta sociolingüística (2016) revela que 124.000 personas (31.000 más que el partido más votado de Navarra, UPN, su partido) de las 640.000 que tiene Navarra son euskaldunes activas y pasivas, es decir, un 23% de la población de Navarra. Según los últimos datos de prematriculación en infantil (3 años de edad), en Navarra la elección de modelos que incluyen aprendizaje de euskara (A, B y D) supone en torno al 50% del alumnado, llegando en centros públicos a más del 60%. Además, son muchas las familias y personas que, a pesar de no ser euskaldunes, eligen modelos con euskara para sus hijas/os, y parece poco lógico que con esta elección se sientan discriminadas como usted dice. ¿No le parece que exagera al hablar de (supuesta) marginación del 87% de la población de Navarra?
Señor Maya, también dice: “Aprende inglés hijo mío, que con eso puedes ir al fin del mundo. Ahora parece que es un error. Que mejor haber aprendido euskara, porque unos meses en un barnetegui es más rentable que la enseñanza bilingüe, años de academia pagados con el esfuerzo de la familia, viajes a Inglaterra...”.
Señor Maya, el aprendizaje del euskara no es incompatible, en absoluto, con el aprendizaje del inglés, es más, en los modelos con euskara se imparte también el inglés desde siempre y un aprendizaje no entorpece el otro; al contrario, lo facilita. También me gustaría decirle que aprender un idioma, y en este caso, el euskara, no es una cuestión tan fácil como apuntarse a un barnetegi unos meses. En mi caso, por poner un ejemplo, como no estudié en modelo D me costó varios barnetegis y varios años su aprendizaje. Ser euskaldun (tener o saber euskara) no es un don, una herencia genética, y mucho menos un privilegio adquirido por ciencia infusa. Ser euskaldun, como ser castellanoparlante o hablar cualquier lengua, es una condición que se puede adquirir o no y que depende exclusivamente de nosotras/os mismos, de nuestra voluntad. Por lo tanto, quien libremente no lo quiere aprender en todo caso se autoexcluye o autodiscrimina por voluntad propia, porque su aprendizaje ahora en Navarra, por suerte, ya está al alcance de todo el mundo.
En otro párrafo, señor Maya, dice: “Hijo, haz una carrera y si puedes dos. O elige una buena formación profesional… un buen currículum…, con el que también podrás ir al fin del mundo. Sin embargo,… con los planes puestos en marcha con este Gobierno de Navarra, todos los máster, el alemán y el chino juntos, van a valer menos que saber euskara”.
Sorprende que un profesor universitario, que ha sido alcalde durante una legislatura de una ciudad de 200.000 habitantes como Pamplona, como es su caso, haga afirmaciones con tan poco rigor. Estudiar una carrera, dos, elegir una buena formación profesional, un buen currículum no es incompatible ni excluyente con el aprendizaje del euskara, porque ese aprendizaje lo que va a hacer es dotar de una mejor formación y currículum a ese estudiante. Además, afirmar demagógicamente, como usted dice, que saber euskara va a valer más que todos los másters, el alemán y el chino juntos es toda una falacia. Cada trabajo, sea en la Administración o en empresas privadas, requerirá la formación que sea necesaria y que todas las personas deberán acreditar, sean euskaldunes o no. El euskara tendrá un valor preceptivo en los trabajos que así lo requieren (profesor/a de euskara y de materias en euskara, atención al público euskaldun, trabajo con documentación en euskara, etcétera) y en muchos otros se contará como un mérito más junto a otros, pero en este caso no será preceptivo o “excluyente”, como usted pretende insinuar.
En otra parte de su artículo dice: “Me resisto a aceptar que nuestros padres, nuestros abuelos y nosotros mismos nos hayamos equivocado tanto y tantas veces. Quiero reivindicar que lo que nos enseñaron y lo que les enseñamos es lo correcto”.
Permítame que le diga que usted, efectivamente, se ha equivocado al no elegir aprendizaje de euskara para sus hijas/os, como les ocurrió a mi madre y mi padre, y como les está ocurriendo a otras muchas personas, probablemente sin mala intención, porque todas/os queremos lo mejor para nuestras/os hijas/os. Pero nunca es tarde para rectificar. Yo así lo he hecho, apuntado a mis hijas en el modelo D. Como puede intuir por mi firma, no tengo ni un solo apellido vasco, de hecho soy hijo de inmigrantes extremeños de los años 60. Estudié toda mi primera etapa de educación, hasta acabar primaria, en modelo G. Con 14 años era monolingüe castellano sin ningún conocimiento de euskara. En secundaria pasé a estudiar en modelo A (cuatro horas semanales de euskara) y fue cuando empecé a tener contacto con el euskara. Después seguí mis estudios aprendiendo euskara como extraescolar y luego compaginé trabajo con aprendizaje de euskara. Con 33 años saqué el EGA (Certificado de Aptitud de Euskara). Casi 20 años para obtener un título que me definía ya como bilingüe. Cuando era monolingüe no me sentí marginado en ningún momento, sentía que tenía un déficit que si quería podía superar, y así ha sido. Ahora que soy bilingüe tras un largo esfuerzo, duele que usted me califique o califique a la comunidad vascoparlante de privilegiada.
Las lenguas no son malas ni buenas ni mejores ni peores, son lenguas. Su aprendizaje, además de aportarnos un enriquecimiento cultural, como usted bien dice, si se realiza en un contexto o territorio propio, nos aportará conocimiento y satisfacción personal, además de abrirnos un amplio abanico de oportunidades laborales.
Para finalizar, otro dato interesante y revelador. ¿Sabía usted que el alumnado de 1º de Bachillerato de modelo D (16 y 17 años de edad) tiene nivel suficiente para obtener el EGA (título de euskara-C1), presentándose a un examen por supuesto? Yo, que estudié en modelo G y A, no pude hacerlo hasta superados los 30 años de edad. Creo que la diferencia en años y esfuerzos en los dos casos es más que suficiente para confirmar que usted está equivocado. Estaría bien que el tema del euskara, y las lenguas en general, lo analicemos poniéndonos en el lugar del alumnado y mirando hacia el futuro, porque esto es lo importante, y nos olvidemos de esquemas y clichés del pasado que nos impiden avanzar. Evitemos cuanto antes que el mayor número posible de alumnas/os de Navarra en un futuro sea analfabeta/o en una de las lenguas propias de Navarra. Hagámoslo por su futuro.

Aniceto Morales Horrillo, en Diario de Noticias


GEROA BAI Y EL POST-DESARME DE ETA

El día 8 de abril nuestra sociedad, esa que ha padecido especialmente años de violencia ilegítima e injusta, ha vivido una etapa histórica: el desarme de ETA. Una exigencia que toda la sociedad llevaba años haciendo a esta organización. Un paso necesario que desde Geroa Bai considerábamos urgente. Una fecha que desde determinadas trincheras políticas y mediáticas han querido vivirla como un “suceso o acontecimiento” pero que en GBai la contemplamos como una etapa dentro de un ”proceso” iniciado hace mucho tiempo y que tardará mucho aún en acabar. Un largo proceso que nosotros denominamos de “integración social”. Porque sin ésta no habrá paz ni convivencia. Porque el final de este proceso debe ser -y será- la paz y la convivencia.
El desarme ha sido un desarme singular. No ha sido el desarme con el que ETA soñaba. ETA siempre había hablado de “interrumpir la lucha armada” o de “cesar su actividad armada” siempre que el gobierno español estuviera abierto a cumplir sus exigencias. También afirmaba estar a favor de una “desmilitarización” que obligara a “todas las partes del conflicto”. Es decir, que ETA apostó hasta muy recientemente por una “desmilitarización bilateral”, fruto de una negociación política con los Estados. Y lo vivido el día 8 de abril, está claro, poco o nada ha tenido que ver con ese deseo o sueño. El desarme ha sido singular también porque no ha sido fruto de la derrota policial de dicha organización, de la detención de todos sus militantes, como soñaban muchas personas y algunos grupos políticos estatales que defendían cualquier tipo de medidas, legales, ilegales, legítimas o ilegítimas, para acabar con ETA. Lo vivido el día 8 nada ha tenido que ver con ese deseo o sueño.
El desarme de ETA ha sido fruto de un trabajo discreto, perseverante y prudente, con participación de las instituciones políticas de las tres comunidades, Comunidad Autónoma Vasca, Navarra e Iparralde, acorde con la exigencia social y ciudadana de poner fin al terrorismo, con la de la Comisión Internacional de Verificación, y también, con el visto bueno de los Gobiernos francés y español. Porque ¿hay alguien que crea que los presidentes de los gobiernos de España y Francia no estaban informados y dejando hacer para que esto llegara a buen puerto? Que piensen un poco en esto y en el papel que han jugado UPN, y sobre todo el PSN en comparación con sus compañeros del PSE y conjunto del PSOE. ¿Hubieran preferido estos partidos que el desarme no se hiciera? Y ha sido un desarme unilateral, sin condiciones políticas, verificado, legal, completo, tal y como venía exigiendo la sociedad directamente y también a través de todas las declaraciones institucionales y políticas aprobadas últimamente. Entre ellas la que el Parlamento Foral de Navarra aprobó en su reunión en Arguedas.
Este singular desarme va a permitir que se sigan dando pasos en ese proceso de integración social, logro que nos va a costar alguna generación conseguir, si queremos aplicar con rigor los tres ejes de la Memoria (Verdad, Justicia y Reparación). Porque tenemos a miles de personas que legitima(ba)n el uso de la violencia en algún momento de nuestra historia reciente. Tenemos también a las víctimas, su familiares y la propia sociedad que necesitan conocer la verdad sobre los crímenes sin resolver. Víctimas de las violencias ilegítimas de ETA (más de 300 atentados), del Estado con sentencias ridículas o sin juzgar, y de nuestra Memoria lejana del 36 y del franquismo sin ningún tipo de juicio. Miles de personas que sangran por estas heridas aún abiertas.
Por todo ello, hoy al igual que siempre, hacemos público nuevamente nuestro compromiso por el reconocimiento y reparación a todas las víctimas a las que se les debe la parte de verdad que muchas aún no conocen. Llamamos a las personas que militando, o habiendo militado en ETA o cualquier otra organización armada, para que analicen el pasado de manera crítica y concluyan que siempre estuvo mal, que reconozcan el daño causado, y que pidan perdón si es de manera sincera. Y que colaboren con la Verdad. Mostramos nuestro reconocimiento a las personas presas que tras haber dado esos pasos sinceramente, eligieron la denominada Vía Nanclares, y se jugaron la vida como pioneros en este camino. Finalmente, siendo conscientes de que va a haber tentaciones e iniciativas políticas para querer capitalizar el relato en un sentido distinto al del horizonte de la integración, en Geroa Bai consideramos que esto sería éticamente reprobable y políticamente un error.
La paz y la convivencia nos exige a todos y a todas. No dificultemos su consecución.

Koldo Martínez, Juana García y Andoni Serrano, en representación del grupo de trabajo Paz y Convivencia de Geroa Bai

I-E, APUESTA DE BATZARRE

Batzarre, cuyo origen se halla en el EMK, pequeño partido comunista vasco que acabó pidiendo el voto para Herri Batasuna en los años en que el GAL actuaba, se autodefine como la izquierda vasquista navarra. No obstante, durante gran parte de su periplo, se ha esforzado por distanciarse de la izquierda abertzale tanto en el asunto de la violencia terrorista, como en las reivindicaciones independentistas, lo que no le impidió integrarse en la coalición Euskal Herritarok, posteriormente ilegalizada por la aplicación de la Ley de Partidos. Gracias a ese pacto, Milagros Rubio, entonces dirigente de esta organización, además de concejala en Tudela, ocupó un escaño en el Parlamento foral, contiguo al de un etarra que salía custodiado de la cárcel para asistir a los plenos. Con todo, unos meses después de que en 1999 ETA rompiese la denominada por la propia banda terrorista como tregua trampa, que tanta ilusión había generado, Batzarre se salió de la coalición. Unos años más tarde, participó en Nafarroa Bai, de la que luego también se autoexcluyó, esta vez por divergencias con la línea nacionalista vasca adoptada por los demás partidos integrantes, a saber, EA, Aralar, PNV e independientes. En la actualidad, forma parte de la coalición Izquierda-Ezkerra, junto a IU de Navarra.
Por sí solo, este partido podría aspirar a un número considerable de concejalías en toda Navarra, pero le resultaría muy difícil, si no imposible, obtener una concejalía en Pamplona, y ningún parlamentario foral. Por consiguiente, necesita de las coaliciones para institucionalizarse. Así ha conseguido en época reciente que Joseba Eceolaza haya sido parlamentario foral con Nafarroa Bai y Txema Mauleón con I-E, además de ocupar este último un cargo ejecutivo en la consejería de Políticas Sociales. Pero en la actualidad IU también se beneficia de la coalición, y mucho. Aunque obtiene un apoyo bastante mayor por parte de los votantes navarros, en la coyuntura presente podría quedar excluida del Parlamento foral, por la exigencia de obtener el 3% de los votos para entrar en esta institución, y que I-E, aun conjuntamente, en las elecciones forales de 2015 alcanzó casi de forma sorpresiva.
Lógicamente, los dirigentes actuales de Batzarre se sienten insatisfechos con las posibilidades representativas de su fuerza política; de ahí que reflexionen con frecuencia sobre cuál sería el pacto electoral más conveniente. La coalición con Podemos la perciben como muy deseable, pero la formación morada se resiste a concederles una notoriedad que no le reconocen. Además, padecen de cierta incapacidad para reeditar antiguos pactos, pues si lograron en su día coaligarse con la izquierda abertzale radical y luego con el nacionalismo democrático, en la actualidad muestran un antinacionalismo extrañamente visceral, pese a autodefinirse como vasquistas en lo cultural. Por otra parte, aunque la coalición con IU les ha proporcionado presencia institucional, su evolución ideológica entra en confrontación con el PCE, cuando son los seguidores de este partido sus votantes más numerosos e incondicionales. Verbigracia, Alberto Garzón argumenta convincentemente que nunca se iría a Podemos porque él ante todo es comunista.
A algunos dirigentes actuales de Batzarre les tentaría integrarse en el PSN, como Euskadiko Ezkerra pasó a formar parte del PSE en el País Vasco; existen paralelismos evidentes con la trayectoria de los euskadikos. Sin embargo, dudo mucho de que los socialistas navarros estuviesen dispuestos a pactar con este partido, ya que todo indica que desearían hacerlo con UPN otra vez en cuanto se alterasen las mayorías parlamentarias. Así, pues, Batzarre deberá acomodarse a su actual situación en I-E y trabajar duro, con mucha humildad y paciencia, para incrementar su influencia y ampliar su base electoral.

Alberto Ibarrola Oyón, en Diario de Noticias