miércoles, 8 de julio de 2020

AUSENCIA PEDAGÓGICA

La ausencia del presidente del Gobierno del funeral oficiado el pasado lunes en la catedral de La Almudena por las víctimas de la COVID-19 debe ser subrayada por su función pedagógica. A lo largo de casi toda la historia constitucional de España la Iglesia Católica ha operado no como una confesión religiosa, sino como una suerte de estado dentro del Estado. Es decir, como un ente con una legitimidad propia que permitía que las autoridades religiosas pudieran entablar una suerte de competición con las autoridades civiles. Ha conseguido, además, tener éxito en esta pretensión, ya que los poderes públicos le han reconocido esa condición. El hecho de que hubiera que esperar hasta la Revolución de 1868 para que se reconociera el "matrimonio civil" en nuestro país lo dice todo. 

En un Estado Constitucional digno de tal nombre, una confesión religiosa, sea la que sea, no puede tener ese estatus. Un funeral organizado por una confesión religiosa no puede convertirse nunca en un funeral de Estado. Debe ser un funeral dirigido a los ciudadanos que compartan dicha confesión o que, circunstancialmente, decidan incorporarse al mismo. Pero no puede ser un funeral al que que se dé por supuesto que tienen que acudir las más altas magistraturas del Estado, porque es un acto de Estado. Si alguna o algunas de las personas que ocupan dichas magistraturas quieren acudir al acto, están en su derecho a hacerlo, pero nada más. Y deberían acudir como ciudadanos que se consideran miembros de la comunidad religiosa al margen de la posición política que ocupen. 

No debe ser tampoco un funeral que sea retransmitido por la televisión pública. Si alguna cadena privada quiere hacerlo, está en su derecho. Pero la retransmisión por la televisión pública debería estar expresamente prohibido. 

Las autoridades públicas del Estado español en todos los niveles de su fórmula de gobierno no han sentido nunca que formaba parte de las obligaciones propias de su cargo educar a autoridades de la Iglesia Católica, a fin de que su conducta sea la que corresponde a una confesión religiosa en un Estado no confesional. Las autoridades civiles se siguen comportando respecto de las autoridades de la Iglesia Católica como si España fuera un Estado confesional. 

Ocurre algo similar con el Rey. Ninguno de los presidentes de la democracia española ha considerado que su primera y más importante obligación era "educar al Rey Juan Carlos I a comportarse como un monarca parlamentario" y no permitir que se siguiera considerando el Rey de la “Monarquía Española” del siglo XIX y primer tercio del siglo XX. Ningún presidente del Gobierno se ha atrevido a poner límites a las actividades del Rey, de las que no podían no tener conocimiento. Y así nos ha ido. El Rey emérito es responsable, por supuesto, de su conducta. Pero los presidentes de Gobierno también. El primero, por acción. Y los segundos, por omisión.

Tiene mucho que ver la tolerancia cómplice de comportamientos constitucionalmente inadmisibles tanto respecto de la Iglesia Católica como respecto de la Corona. Son dos piezas esenciales de la "Constitución tradicional", que han retrasado de manera exasperante el avance hacia la democracia en nuestro país. Siguen siendo elementos que obstaculizan el pleno funcionamiento de la democracia en España. 

La sociedad española no ha sabido encontrar todavía el lugar que tienen que ocupar la Corona y la Iglesia Católica en la democracia. Ambas siguen operando con tics pre-democráticos, que condicionan negativamente el funcionamiento de nuestro sistema institucional.

Ya vamos con retraso. Con mucho retraso. Pero hay que revisar las decisiones iniciales que se adoptaron al comienzo de la Transición y no consentir que instituciones no democráticas pongan en cuestión la dignidad democrática del Estado. 

La ausencia de Pedro Sánchez del funeral del pasado lunes puede parecer poca cosa. Pero basta ver los editoriales de ABC, La Razón o El Mundo, para comprender lo que está en juego. Hay que seguir por esa vía y avanzar de manera inequívoca por la senda de la laicidad. A la Monarquía y a la Iglesia Católica hay que situarlas en el sitio que les corresponde.

Javier Pérez Royo, en eldiario.es

lunes, 6 de julio de 2020

IPARRALDE, CADA VEZ MÁS ABERTZALE

Tras las elecciones municipales del pasado domingo, Iparralde se prepara ahora para elegir al presidente de la Mancomunidad Vasca, la primera institución política que agrupa los territorios de Lapurdi, Baja Navarra y Zuberoa. Creada hace tres años y medio, la Mancomunidad no se asemeja a lo que sería un departamento vasco. La entidad reúne a las diez mancomunidades de Iparralde y surgió a raíz del proceso de descentralización impulsado por el anterior gobierno galo socialista. Sus competencias tienen que ver con el desarrollo económico, los transportes, el medio ambiente, la cultura o la promoción del euskara. Un 73% de sus representantes eligieron como primer presidente de la nueva entidad al alcalde de Baiona, Jean René Etchegaray.

Etchegaray volvió a ganar las elecciones y se mantiene como primer edil en la capital labortana pero no ha aclarado todavía si será candidato a la presidencia de la Mancomunidad. Alain Iriart, alcalde abertzale de Hiriburu desde 2001, ha mostrado su interés en presidir la institución, aunque parece poco probable que lo consiga. En este contexto esta semana una veintena de cargos electos y militantes abertzales han publicado una carta en la que plantean la necesidad de evitar que dos miembros de la plataforma Batera como Etchegaray e Iriart se enfrenten por la presidencia. Consideran que no se puede tirar por la borda el trabajo realizado por Etchegaray en favor de temas importantes para los vasquistas –fue uno de los protagonistas del desarme de ETA– y temen que la existencia de dos candidaturas divida a los cargos euskaltzales y suponga la elección de un presidente conservador, como los primeros ediles de Anglet o Biarritz, Claude Olive y Maider Arosteguy, que en su día votaron en contra de la creación de la Mancomunidad.

Iparralde vive estos días momentos de tensión. Además de la carta firmada por históricos militantes como Jakes Abeberry, Mertxe Colina, el sindicalista Michel Berhocoirigoin, la periodista Béatrice Molle o el alcalde de Izura Daniel Oltzomendi, el semanal Enbata ha denunciado la actitud del cabeza de lista de los abertzales en Baiona, Jean Claude Iriart, que se mostró partidario de una alianza con el candidato socialista Henri Etcheto para derrocar a Etchegaray. El semanario señala con dureza que el único propósito de Jean Claude Iriart era facilitar la llegada de su hermano, Alain Iriart, a la presidencia de la Mancomunidad. En los últimos días, los teléfonos y las redes sociales están que arden al norte del Bidasoa.

AUGE DEL VOTO ABERTZALE
 La tercera vuelta de las municipales parece haber hecho olvidar los resultados obtenidos por los abertzales. EAJ-PNB ha conseguido mantener una decena de cargos electos, entre ellos, dos alcaldes: Alain Dubois en Makea y Beñat Arrabit en Arrosa. Diez concejales jeltzales formarán parte de las corporaciones en Baiona, San Juan de Luz, Urruña, Hendaia, Kanbo, Uharte-Garazi, Ezpeize Undurein y Berrogaine. Gracias a estos resultados EAJ-PNB enviará a cuatro representantes a la Mancomunidad Vasca. No obstante, es evidente que el auge del abertzalismo ha venido sobre todo de la mano de las listas que la izquierda abertzale de EH Bai ha presentado y que incluían a candidatos ecologistas, socialistas e independientes.

"Además de mantener las alcaldías de Uztaritze y Baigorri que ganaron en 2014, los abertzales también han ganado las elecciones en Urruña, Ziburu, Biriatu, e Itsasu. Por primera vez gobernarán en Urruña, localidad de más de 10.000 habitantes. También formarán parte de gobiernos municipales, por segunda vez en Hendaia y por primera vez en Senpere y Donapaleu", destaca el profesor de sociología de la UPV Eguzki Urteaga. "El auge del voto abertzale es progresivo, regular, paulatino y se debe al trabajo realizado las últimas décadas en la sociedad, sindicatos, cooperativas, empresas y colectivos culturales".

En medio siglo, los abertzales han promovido la creación de treinta ikastolas, de cinco emisoras de radio que emiten en euskara, del diario Le Journal du Pays Basque, que se ha convertido en el semanal Mediabask, y de decenas de eventos culturales entre los que destacan el festival de música Euskal Herria Zuzenean o el campeonato de bertsolaris Xilaba. La cooperativa Enargia, que comercializa energías renovables, y la creación de la moneda local Eusko, que se ha convertido en la moneda local más importante de Europa, se cuentan también entre los éxitos cosechados.

En el ámbito socio económico cabe destacar también la expansión del sindicato LAB, la creación de los sindicato agrario Euskal Laborarien Batasuna, mayoritario en algunas comarcas, la puesta en marcha de la cámara agrícola alternativa Euskal Herriko Laborantza Ganbara y la multitudinaria feria Lurrama. En medio siglo, los abertzales han pasado de ser una minoría a convertirse en una alternativa, capaz de marcar la agenda local. En Iparralde, ya no son simples árbitros entre la derecha y la izquierda, sino que han demostrado ser capaces de gobernar y de agrupar votos más allá de su entorno natural.

CAMBIOS 
Itsasu es un lugar emblemático dado que en 1963 el movimiento Enbata eligió esta localidad para presentar una declaración que explica que Euskal Herria es una nación y que su lengua es el euskara. Como en la mayoría de los pueblos, esta idea ha sido omnipresente, pero para una minoría. El pasado domingo, en cambio, la lista Herriari fue la más votada, por lo que Mikel Hiribarren se ha convertido en su primer alcalde aber-tzale. "Los vecinos no notarán cambios de un día a otro, pero poco a poco iremos aplicando nuestro programa. Nuestra victoria es el resultado de años de lucha y trabajo. Siempre hemos tenido una gran implicación, sobre todo en los colectivos del pueblo en ámbitos como la economía, el medio ambiente, la cultura y últimamente en la creación de redes cortas para suministrar productos locales de calidad", asegura . Hoy en día, los chavales de Itsasu pueden estudiar en euskara en las tres escuelas del pueblo. El mítico cantante itsasuarra Peio Ospital recuerda que de niño le prohibieron hablar en su lengua materna en la escuela pública.

En Urruña, los abertzales llevan 40 años denunciando casos relacionados con la especulación y las irregularidades. El pasado domingo, la lista que encabeza el abogado Filipe Aramendi fue la que más papeletas obtuvo. Nada más conocer su victoria, explicó que el trabajo siempre da resultados y tendió la mano a los dos grupos de la oposición para hacer frente a los retos a los que se enfrenta el pueblo. El cambio también ha llegado a Ziburu de la mano de Eneko Aldana, de 31 años, hijo de un refugiado y miembro de Sortu. Con un 57% de los votos, se ha convertido en el alcalde más joven y con mayor porcentaje de votos. "Hace seis años entré en el ayuntamiento en el que hemos hecho un trabajo serio de oposición y proposición", señala. Tras tomar posesión del cargo, explicó que trabajará para todos los ziburutarras por conseguir una ciudad más solidaria, más ecológica, más euskaldun y en la que se combate todo tipo de discriminación. La antigua diputada socialista por Lapurdi Sylviane Alaux se congratulaba por la victoria de Aldana y de su compañera de partido y consejera regional de Aquitania Emilie Dutoya.

CAMBIO HISTÓRICO 
En Iparralde muchas voces hablan de cambio histórico en pueblos como Itsasu, Urruña o Ziburu, tres feudos conservadores ligados a la ex ministra gala Michèle Alliot Marie. Los alcaldes salientes decidieron no presentarse de nuevo y sus seguidores estaban divididos. Pese a que pocos se atreven a reconocerlo o comentarlo en público, varios observadores señalan que el final de la lucha armada y el papel que han desempeñado en el desarme de ETA también ha permitido a los abertzales conseguir mejores resultados electorales. Ahora tienen que hacer frente a retos como la creación de empleo, la vivienda, la movilidad y la crisis económica derivada de la crisis sanitaria provocada por la covid-19. Y a la espera de lo que pueda pasar en la presidencia de la Mancomunidad y en las elecciones autonómicas del 12 de julio, como cantaba la bertsolari Maialen Lujanbio "euskaratik eta euskaraz", continúan construyendo un país de los vascos más euskaldun.

Franck Dolosor, en Grupo Noticias

ANTÓN LOSADA: "FEIJOO NO VA A COMPLETAR LOS CUATRO AÑOS, SE VAYA O NO A MADRID"

Antón Losada es una voz conocida para los oyentes de Radio Euskadi y de la Cadena SER, entre las distintas colaboraciones que realiza en medios de comunicación. Profesor y analista, fue secretario general de Vicepresidencia, en el gobierno bipartito gallego que se conformó hace tres lustros, afín al BNG, aunque dimitió en 2007.

Si Núñez Feijóo revalida su mayoría absoluta, ¿cuánto mérito será suyo y cuánto demérito de sus adversarios?
Las dos cosas, él tiene mucho mérito, primero porque ha sabido marcar perfil propio y construir un personaje político con dos claves. La primera, la de la gestión. Esa es la imagen que proyecta, otra cosa es la realidad. Yo creo que es un gran propagandista de su gestión, pero no es tan buen gestor y su gestión tiene muchas cosas discutibles. Y segundo, ha sabido crearse la figura de la derecha moderada, con sentido común, que ha conseguido que Vox ni siquiera entrara en su territorio, a base de centrar su discurso y su mensaje. Creo que eso es lo que le da la ventaja competitiva que tiene en este momento. Es decir, ofrece dos cosas que cualquier votante gallego valora, que es seguridad en la gestión y moderación. Y enfrente tiene una oposición, donde con la excepción del BNG, que ha vivido esta última legislatura en paz y que bajo el liderazgo de Ana Pontón todo han sido buenas noticias, tanto en el Partido Socialista como en las Mareas todo han sido convulsiones. De hecho, las Mareas se han disgregado en dos candidaturas. Lo asombroso sería que Feijóo no ganara estas elecciones por mayoría absoluta. Eso sí que sería un milagro.

Para proyectar esa imagen de gestor también tiene que acompañar el partido, con capacidad de penetración social.
Es que el PPdeG no es el PP. Es un partido diferente, aunque no orgánicamente. Estamos hablando de una marca potentísima y de un partido que no está ni mucho menos en crisis. Le ha rozado la corrupción, no le ha tocado de lleno, muy levemente, desde luego en casos más imputables a etapas anteriores a las de Feijóo. Y el partido sigue siendo una máquina que no tiene rival. El Partido Popular dobla en afiliados activos a la suma de los afiliados que tienen todos los demás, dando por buenos los datos que dan el BNG y el PSdeG, que es mucho dar.

¿Augura que el posible éxito de Núñez Feijóo haga explotar una colisión con Casado?
En la noche electoral un gran triunfo de Feijóo, no una mayoría absoluta por la mínima, sino un triunfo brillante en todos los sentidos, unido a la más que previsible decepción en Euskadi del pacto entre PP y Ciudadanos, van a activar un contador para el liderazgo de Feijóo, una cuenta atrás que termina en las elecciones catalanas. Si en estas se da un pésimo resultado como auguran hoy las encuestas, creo que en el PP mucha gente se preguntará si se puede ir a unas Generales dentro de dos años con un líder que encadena 7 derrotas electorales seguidas, o con un líder que encadena 4 victorias electorales seguidas, todas por mayoría absoluta. Mucha gente seguramente se decante por la segunda opción.

La paradoja, si se da esta circunstancia, es que el domingo no se elegirá a un presidente de la Xunta para 4 años.
No, pero es que todo el mundo sabe que Feijóo no va a completar los 4 años se vaya o no se vaya a Madrid. El que no tenga esto claro es que ni conoce a Feijóo ni conoce cómo está en este momento la situación.

Pero no es lo mismo estar tres años y medio que estar un año.
Pero es que no estamos hablando de un año, estamos hablando de casi dos. Pase lo que pase Feijóo no va a completar esta legislatura. La opción a es irse a Madrid, la opción B es dejar paso al que sea su relevo, que lo hará antes de que termine la legislatura.

¿Por qué el BNG no termina de despegar?
En el espacio nacionalista hay mucha gente que se mueve prioritariamente en el eje derecha izquierda, y después es el de centro-periferia. Ese es uno de los dilemas clásicos de la base electoral nacionalista. En estos últimos años mucho votante potencial del nacionalismo ha dado prioridad a la idea de desalojar al PP, y eso significa votar opciones diferentes al BNG, sea al PSdeG, o, fundamentalmente a las Mareas, que no son una fuerza nacionalista.

¿Y ahora?
Como el eje izquierda derecha ya no es tan relevante porque ya hay un gobierno de izquierdas, en el Estado o eso dice, mucho votante nacionalista que está volviendo al BNG, sobre todos de las Mareas.

Grupo Noticias

sábado, 4 de julio de 2020

NAVARRA SUMA ATÓ CONTRATOS DE FIESTAS DE ESTELLA-LIZARRA ANTES DE SALIR DEL GOBIERNO

El ya destituido equipo de Gobierno de Navarra Suma Estella-Lizarra prosiguió con la contratación de varios de los festejos hasta el día 18 de marzo. Entre ellos, las cuatro actuaciones infantiles para las fiestas de agosto, el mismo día en el que el entonces alcalde, Gonzalo Fuentes anunció el cierre total de las oficinas como medida preventiva y mandó a casa al personal municipal salvo Policía Municipal y el Servicio Social de Base que continuaron en el edificio.

Una jornada muy activa en la que a pesar del conocimiento de la inminente moción de censura prevista para seis días después (el 24 de marzo Fuentes fue apartado de la alcaldía en la que le sustituyó Koldo Leoz de EH Bildu) y del estado de alerta nacional. En esa fecha desde el área de Cultura y festejos se firmaron varios acuerdos con diferentes grupos para su más que dudosa actuación en unas fiestas que podrían realizarse o no del 31 de julio hasta el 7 de agosto de 2020.

CONTRATOS Los contratos de las cinco orquestas elegidas para la verbena de la plaza de los Fueros (una más que en 2019) tenían una cláusula por la cual el Ayuntamiento tendría que abonar el 100% del caché en caso de suspensión. Cláusulas por las que el Ayuntamiento estellés tendría que pagar 46.343 euros (en 2019 el total fue de 31.339 euros) a los grupos Nueva Era, Nueva Etapa, La Pasarela, London y como novedad, el grupo Vulcano Show, éste con un coste de 13.310 euros. Consultadas algunas fuentes jurídicas, afortunadamente para el Ayuntamiento, posteriormente se promulgó el Real Decreto de Ley 17/2020, de 5 de mayo, por el que se aprobaron medidas para hacer frente al impacto económico y social del covid-2019. Este decreto señalaba que cuando, como consecuencia del covid-19, "tenga lugar la resolución de contratos de interpretación artística y de espectáculos de cuantía no superior a 50.000 euros", el órgano de contratación podrá acordar una indemnización a favor del contratista que no podrá ser inferior al 3, ni superior al 6 por ciento del precio del contrato". Esta medida, que es sobre la que está trabajando actualmente el Consistorio, haría posible que lo que Estella-Lizarra tuviera que pagar finalmente por la contratación de las orquestas, grupos infantiles y matinales fueran entre los 1.606 o hasta los 3.212 euros, en lugar de los 53.535 euros de las contrataciones firmadas por Navarra Suma.

CANCELACIÓN Consultado el actual responsable de Cultura y Festejos del Ayuntamiento de Estella, Regino Etxabe, confirmó a este periódico que efectivamente la cancelación de estos contratos es la línea de trabajo del actual equipo de Gobierno. Etxabe respondió sobre la programación, "desde luego esas no hubieran sido las actuaciones que el nuevo equipo de gobierno hubiera contratado", ya que con esa elección se "rompía con la línea abierta en los últimos años de traer grupos de pop-rock, en muchos casos destinados al público más joven". A este respecto, dentro de las gestiones de contratación y a pesar del incremento del gasto en 15.000 euros, presentaban varias lagunas ya que "no existían contratos firmados para las actuaciones nocturnas del martes 4 ni del jueves 6 de agosto".

Javier Arizaleta, en Diario de Noticias

LA DÍSCOLA POLONIA ES LA GRAN BENEFICIADA DEL PLAN DE RECUPERACIÓN

En el reparto de las ayudas europeas para hacer frente al coronavirus, un alumno poco cumplidor se va a llevar muchos premios. Es el caso de Polonia. Un país menos afectado por la pandemia que otros, con un gobierno acusado repetidamente de violaciones del Estado de derecho, incluidas varias sentencias del Tribunal de Justicia de la UE, y con su presidente Andrzej Duda cargando contra la comunidad LGTBI en la campaña para su reelección. A pesar de ello, Polonia será uno de los grandes beneficiarios de las ayudas planteadas por la Comisión Europa y actualmente a debate entre los jefes de gobierno.

Además, una de las amenazas que pesaba sobre Polonia y también Hungría, como es condicionar los fondos al respeto del Estado de derecho, está en cuestión. Alemania parece dispuesta a eliminar esta cláusula. “El Estado de derecho no es solo una cuestión de dinero, es un tema más amplio…para poder relacionar los fondos con el Estado de derecho, primero necesitamos tener los fondos”, dijo Angela Merkel al asumir la presidencia de la UE, fijando de forma muy clara el orden de sus prioridades para la cumbre del 17 de julio.

Fuentes del Consejo Europeo insisten en que, para aprobar los presupuestos, es necesaria la unanimidad, con lo que recuerdan la capacidad de veto que tiene Polonia y Hungría, para impedir este condicionante. “En este punto no hay consenso. Actualmente, no hay ninguna relación del Estado de derecho con el presupuesto y necesitamos unanimidad para introducirla”, indican estas fuentes.

Desde el momento en que la Comisión Europea presentó sus planes, la reacción de Varsovia fue muy positiva. “La parte atribuida a Polonia en el reparto de la propuesta de la Comisión Europea sorprendió a todo el mundo desde el principio, y todo el mundo ha remarcado que Polonia ha dejado claro en seguida que el paquete le gusta”, indican fuentes diplomáticas.

Tienen razones para que les guste. Los números cantan. En la propuesta inicial de la Comisión, del total de 750.000 millones en transferencias y créditos, Polonia se llevaría 63.000 según los cálculos de la Comisión Europea, el tercer país más beneficiado, solo por detrás de Italia y España.

Los criterios utilizados para la distribución de este reparto se basan en la población, el PIB per cápita y el desempleo. Ahora, la presidencia del Consejo ha planteado una modificación de estas claves. Se mantienen para el 70% del fondo, pero para el 30% restante se utilizaría la caída del PIB en 2020-2021.

El debate coincide con las elecciones a la presidencia de Polonia, después de una primera vuelta en que se impuso el actual presidente, Andrzej Duda, que cuenta con el apoyo del ultraconservador partido de Libertad y Justicia, de Jaroslaw Kaczynski. En su campaña, Duda ha lanzado propuestas rechazando la igualdad de derechos de la comunidad LGTBI y sin escatimar palabras gruesas. Considera por ejemplo que este colectivo es “una peste peor que la bolchevique” y que amenaza con destruir a la familia.

Por otro lado, Polonia también sale como gran beneficiado del Fondo de Transición Justa, el instrumento destinado a facilitar la transición energética, llevándose 8.000 millones de euros, un 20 por ciento del total, mientras que España solo un 4,5%. “Un fondo muy verde pero no muy justo”, fue la queja que formuló en su momento la ministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya.

Jaume Masdeu, en La Vanguardia

jueves, 2 de julio de 2020

CARTA ABIERTA A MI PARTIDO, EL PSOE

Siempre he tenido vocación republicana. Es lógico porque mi forma de entender el mundo reivindica un espacio de libertades al que se accede mediante unas condiciones necesarias de igualdad. Se construye sobre la idea básica de que el apellido no debe determinar tu condición social. No acepta la reproducción social de la pobreza, pero tampoco su contrapunto, que es la reproducción de los privilegios. Por eso siempre he entendido la idea republicana como algo más que la agrupación de diversas formas de Estado. Es la idea de la propia condición de ciudadanía. El republicanismo ejemplifica también una idea de virtud cívica, la idea de no dominación.

El republicanismo y la democracia son dos caras de la misma moneda, aunque esto no ha obstado, ni obsta para que existan democracias con monarquías o que existan repúblicas con menores estándares democráticos que monarquías parlamentarias. Tampoco para que gobiernos socialdemócratas hayan convivido con monarquías, incluso formado parte de la constitución de sistemas políticos que contemplaban esta institución.

Es cierto que no es una condición necesaria, tampoco suficiente. No invalida la democracia, tampoco es esencial para ésta. Pero hasta el más monárquico admitirá que se trata de una excepción al principio de igualdad entre ciudadanos y ciudadanas. La diferencia no residirá en considerarlo una excepción, sino en su justificación. Y, es cierto, puede estar justificada también como un ejercicio de oportunidad democrática. Un republicano podría defender la existencia accidental de una monarquía como herramienta útil para la constitución de un régimen de libertades y derechos. Probablemente este haya sido el caso durante varias décadas, incluso que haya jugado su papel como elemento para conectar a la Transición a sectores conservadores que veían en esta institución una cura de temores. Desde este prisma puede incluso justificarse, contra la esencia de su condición hereditaria, como un elemento democratizador o que puede alejar una sociedad de la ruptura. No tiene que ser una contradicción ver a un demócrata, a un republicano, asumir la monarquía como un elemento pragmático. Pero, bajo esa misma lógica ¿ese sí por las circunstancias, podría ser un no con circunstancias diferentes? No pretendo por tanto una enmienda al pasado, ni al consenso de la Transición, ni a mi propio partido. Pero sí pido una resolución de futuro.

Porque si la monarquía no es un elemento esencial, se puede juzgar desde la conveniencia democrática. Está sujeta a que la ciudadanía la considere útil. A que sume más que reste. Y aunque no es fácil saber qué opinamos los españoles y españolas sobre esta cuestión, no deja de ser paradigmático que desde hace cinco años el CIS no pregunte sobre esta cuestión. Antes de este apagón, observábamos cómo desde 2006 su valoración había sufrido un retroceso más que palpable y hoy vemos en otros estudios más recientes cómo se alimenta la idea de que su utilidad podría haber quedado atrás.

Sumémosle a esta inercia los últimos acontecimientos, las dudas más que razonables sobre el origen de parte de su fortuna familiar. La falta de ejemplaridad. O especialmente la separación abismal entre su condición y la del resto, ya no en la cuenta corriente, sino en la inviolabilidad de su figura. Si la crisis de 2008 abrió una etapa de erosión institucional que afectó como nunca había ocurrido a la corona, las consecuencias económicas y sociales de la pandemia reproducirán más condiciones para que crezca esa distancia. Y, por tanto, llegado a este punto, ¿se justifica hoy la excepcionalidad democrática que supone la monarquía? O como mínimo ¿se justifica hoy que no tengamos la opción de opinarla?

De hecho, lo mismo que justificó en su momento su necesidad hoy suma argumentos en su contra. Hoy los riesgos de nuestra democracia son otros a los de finales de los setenta, hay más peligro en la desafección o en la irritación que en los cuarteles. Es por eso por lo que pido abrir el debate. No quiero que el debate verse sobre el quién, sino sobre si ha llegado el momento de que las reglas del juego no tengan excepciones hereditarias. El riesgo de tener un Jefe de Estado que no me gusta es como el de tener un Gobierno al que no he votado, un riesgo que vale la pena defender contra cualquiera.

Sí, soy consciente de las dificultades de objetar la Corona, la necesidad de hacerlo con un apoyo transversal, pero probablemente esa transversalidad esté abriéndose camino más rápido fuera de la política representativa que dentro. Y el punto de inflexión puede estar en que desde el Partido Socialista realineemos las ideas con las circunstancias, porque las circunstancias han cambiado. Porque ni es necesaria, ni es esencial y cuarenta años después probablemente ya no sea útil.

Que el partido que más se parece a este país, más lo ha gobernado y firma la mayor parte de la arquitectura de su democracia abra esta opción no tiene porqué ser un elemento de polarización, sino de normalización de este debate. Un diálogo en el que se reconocerán muchas voces progresistas, pero al que hay que invitar con normalidad a la derecha liberal. Y aunque no será una decisión que tomar mañana, ni en lo inmediato cuando estamos pasando un episodio tan complicado, el Partido Socialista debe defender que ya ha llegado el momento de que podamos opinar en un escenario próximo. Lo hago desde la convicción personal de que es lo más coherente, pero también lo mejor para nuestra democracia. 

Sandra Gómez, Secretaria General del PSPV-PSOE València ciudad y Vicealcaldesa de València (publicado por eldiario.es)

martes, 30 de junio de 2020

EL TSJN LEVANTA EL VETO A LAS MACROGRANJAS EN NAFARROA

EL Tribunal Superior de Justicia de Nafarroa (TSJN) ha dejado sin efecto el decreto foral aprobado por el Gobierno en la pasada legislatura (Isabel Elizalde era la titular de la Consejería de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local) que establecía en 1.250 cabezas el número máximo para las explotaciones de vacuno de leche. El objetivo claro de aquella medida, tomada en marzo de 2019, era impedir la instalación de macrogranjas en Nafarroa, apostando, de paso, por las explotaciones de tamaño menor con un modelo sostenible y que contribuya a fijar habitantes en zonas amenazadas por el despoblamiento. No en vano, la ganadería es de las pocas actividades económicas que existen en muchas zonas del herrialde.

No deja de ser llamativo que quien presentara el recurso al decreto del departamento de Elizalde fuera precisamente la sociedad cooperativa Valle de Odieta, que, pese a su nombre, tiene actividad fuera de esta zona. Se trata en concreto de la promotora de la macrogranja que se quiere instalar en Noviercas, en la provincia castellana de Soria y a apenas una cuarentena de kilómetros de la muga con Nafarroa, en el Mojón de los Tres Reyes.

Noviercas y Caparroso
La de Noviercas se trata de una apuesta por un modelo diferente al que defienden las instituciones y la mayoría del sector ganadero en Nafarroa, basada en la industrialización mediante macrogranjas. La que se quiere instalar en la provincia de Soria albergaría unas 18.500 vacas. Actualmente, se estima que en Nafarroa la cabaña de vacas lecheras es de unas 20.000. Por tanto, si salen adelante esos planes, solo en Noviercas se instalaría el mismo número de vacas que en toda Nafarroa, lo que en el sector se considera que podría ser la puntilla para una actividad caracterizada actualmente por la falta de renovación generacional y la atomización.

De hecho, Valle de Odieta tiene ya una gran explotación en Caparroso, con unas 3.500 vacas. El declarado objetivo de la cooperativa era ampliar el tamaño de esta granja hasta las 7.000 cabezas, casi seis veces más del límite que establecía el decreto foral anulado por el TSJN.

Tras esta sentencia judicial, Valle de Odieta no tendrá problemas, al menos legales, para ampliar la explotación de Caparroso, ya que no solo se anula el límite para las nuevas granjas, sino que también se permite ampliar las actualmente existentes.

Algunas voces del sector destacaban, desde hace ya tiempo, que detrás del proyecto de Noviercas lo que existía realmente era un intento de la cooperativa Valle de Odieta de presionar al Gobierno navarro para permitir la ampliación de la explotación de Caparroso. Noviercas no sería más que la versión ganadera de la amenaza ante las instituciones de la deslocalización en la industria: como no puedo hacer lo que quiero, me llevo el negocio a otro lado. Con lo que supone de pérdida de recaudación fiscal y el mantenimiento de la amenaza al resto del sector.

El recurso judicial parece haber cumplido las expectativas de Valle de Odieta, aunque la sentencia no es firme y puede ser recurrida en casación ante el mismo Tribunal Superior de Justicia. El Gobierno navarro –la ganadería actualmente está a cargo de la Consejería de Desarrollo Rural y Medio Ambiente que dirige Itziar Gómez– parece dispuesto a defender la línea marcada en la anterior legislatura. También las fuerzas parlamentarias se han mostrado favorables a defender un modelo ganadero sostenible en Nafarroa y desde EH Bildu e I-E no descartan, incluso, una reforma legislativa para proteger a la ganadería.

Uno de los argumentos recogidos en la sentencia del TSJN considera que el decreto foral recurrido no mejora el bienestar animal, al tiempo de que actúa contra la libertad de empresa. Desde el Gobierno navarro se defendía la necesidad de legislar específicamente para el herrialde ante lo que consideraban un vacío en la legislación estatal.

Los jueces también han rechazado la tesis de que las explotaciones de un tamaño tan grande puedan contribuir a la expansión de ciertas enfermedades, al considerar que no se han aportado informes que sostengan ese planteamiento.

Martxelo Díaz, en GARA