lunes, 15 de diciembre de 2014

CIENTOS DE EUSKALTZALES RECLAMAN EN TAFALLA LA OFICIALIDAD DEL EUSKERA

En vísperas del 28º aniversario de la Ley del Vascuence, centenares de euskaltzales reivindicaron ayer en Tafalla el derecho a estudiar y vivir en euskera. Lo hicieron, aprovechando que este año se cumplen 25 años de la Caída del Muro de Berlín, derribando de forma simbólica el muro que supone en la práctica esta ley para muchos navarros. La lluvia no impidió que multitud de familias, llegadas en su mayoría de localidades de la Zona Media y la Ribera, se echasen a la calle bajo el lema Muros más altos han caído. Por el derecho a estudiar en euskera, para exigir el fin de la zonificación. Geroa Bai, Bildu, Sortzen Elkartea, Euskal Herrian Euskaraz y el sindicato STEE-EILAS se sumaron también a la jornada de protesta promovida por la plataforma Euskaraz Bizi eta Ikasi.

“La Historia nos enseña que de la misma manera que se levantan, los muros, más tarde o más temprano, terminan cayendo. Las madres y padres que formamos la Plataforma Euskaraz Bizi eta Ikasi así lo prevemos: de la misma manera que cayó el Muro de Berlín, así ha de caer el muro de la Ley del Vascuence, o mejor dicho, así lo tiraremos”, subrayaron Jorge Arias (en castellano) y Javier Martínez (en euskera), de Noáin y Mendavia, respectivamente, tras la kalejira festivo-reivindicativa que recorrió el centro de la ciudad.

Previamente, vecinos de Amátriain, Alesves, Valtierra, Cáseda, Castejón, Lodosa, Noáin, Mendigorría, Artajona y Villatuerta se reunieron en la sociedad Baigorri para sentar las bases de una futura red que integrará a los de municipios afectados por la Ley del Vascuence.

Tras valorar positivamente la propuesta de modificación de dicha ley, al considerar que “se ha abierto una grieta en ese muro que le pusieron al euskera, una pequeña grieta por donde entra un haz de luz”, el colectivo adelantó que seguirá trabajando con “firmeza” para “darle al euskera el lugar que se merece tras estos 28 años de desierto”. Y es que opina que si la “grieta” se ha abierto ha sido gracias al trabajo y la reivindicación de los diferentes agentes y asociaciones que relaman el derecho a estudiar en euskera.

“La clase política va por detrás de la ciudadanía, y solo se han atrevido a promover una modificación en la Ley del Vascuence, así que el muro sigue en pie”, criticó la plataforma. En la misma línea se expuso que “después de 28 años tampoco queremos correr y que el modelo D se implante sin ajustarse a los criterios de calidad que exigimos los padres y madres”, advirtieron.

Desde el colectivo anunciaron, además, que a partir de enero se reunirán con diferentes agentes sociales para “consensuar un mensaje común” y que tratarán de impulsar, de cara a la campaña de prematriculación que comenzará en febrero, algún mecanismo “que tenga seguridad jurídica”, como la presentación masiva de instancias solicitando el modelo D en los colegios públicos situados en la zona no vascófona.

La tertulia sirvió también para poner sobre la mesa diferentes realidades a las que se enfrentan a diario los vecinos residentes en la “zona discriminada”, ya que ”cada pueblo es un mundo”, reconocieron. Mientras que los representantes de la Ribera denunciaron no contar con el apoyo ni de los propios centros educativos ni de los consistorios de cara a la posible implantación del modelo D, los vecinos de la Zona Media se quejaron de la falta de subvenciones que les permitan cubrir los gastos derivados del transporte y del comedor.

Este es el caso de Patricia Jiménez Beortegui que realiza varios viajes al día desde Mendigorría hasta Gares para llevar a sus hijos (de 8 y 4 años) al colegio público comarcal. “Nos sentimos ciudadanos de tercera porque aunque pagamos nuestros impuestos somos nosotros los que tenemos que asumir todos los gastos” criticó, no sin antes exigir la implantación del modelo D en Mendigorría.

Por otro lado, cabe destacar que mientras los mayores debatían, los txikis disfrutaron de las diversas actividades infantiles organizadas en los porches de la plaza. También participaron los dantzaris de Gares, Valdorba, Artazu y Tafalla; la Comparsa de Gigantes de la Ikastola Garcés de los Fayos de Tafalla; o los muñecos articulados de Gares, Tartalo y Basajaun, de la Fundación Tortotxiki.

Diario de Noticias