martes, 14 de octubre de 2014

SEÑOR IRIBAS, ¿EN QUÉ LOTE VA EL EUSKERA?

Me lo acaba de comunicar la directora de mi ikastola: “El libro de euskera Ostadar de 1º de ESO lo han prohibido”. Llevábamos más de diez años trabajando con este material didáctico. Hasta ahora sin ningún tipo de problema. Lo miro y remiro para contar las ikurriñas y mapas de Euskal Herria. No hay ninguna ikurriña y solamente, en la parte donde se habla de los dialectos del euskera (pag. 44 de la 1ª unidad), se reproduce en pequeño tamaño el mapa que hizo en el siglo XIX el lingüista Louis Lucien Bonaparte. Ridículo al cuadrado. ¿Por qué? ¿Por ignorancia? ¿Por zafiedad? No, por obscenidad política.

El otro día te oía, Iribas (permíteme que te tutee por ser vecinos y conocidos del mismo pueblo), que el euskera no va en el lote de esa entelequia que es Euskal Herria (término que, por cierto, ya utilizó en el siglo XVII el gran escritor navarro Axular en su libro Gero). ¿En qué lote va para ti y tu Gobierno el euskera? ¿En el del sacavotos? Metemos cizaña y seguro que algún voto caerá, que para eso tenemos la tierra bien sembrada y regada de antivasquismo. ¿En el del apartheid? Con ese muro de Berlín que es la zonificación lingüística y que obliga a cientos de navarros a crear sus propias escuelas para que sus hijos aprendan en euskera; a muchísimas familias a desplazarse diariamente en sus coches, sin recibir subvención, para ir a estos centros; y, lo que es peor, que impide, por falta de recursos y tiempo, que otros lo hagan. ¿En el lote del silencio? Silencio en las rotulaciones, y si nos obligan a poner el vascuence, lo hacemos en letra pequeña e inapreciable; silencio de la ETB, aunque lo pida el Parlamento y, desde luego, si llegamos a algún acuerdo, que no se puedan ver los dibujos animados, que a los niños les gustan mucho, hasta a los que no los entienden. ¿Quizás en el del desprestigio? ¿Recuerdas el famoso informe policial sobre los profesores del modelo D? ¿El vivero de ETA que era el instituto Iturrama? En más de 20 años no he oído unas palabras sinceras de elogio por parte de nuestros gobernantes hacia los que aprenden la vieja lengua de Navarra, hacia los que la enseñan, hacia los que la conservan… Presiento en qué lote va para ti y tu Gobierno el euskera: en el lote de las latas de conserva con el epitafio Requiescat in pace.

Llevo 33 años enseñando euskera y en euskera. Quiero que mis alumnos aprendan esa preciosa lengua de Navarra y Euskal Herria. Que se emocionen al oír y entender los nombres de ríos, montes, fuentes, términos… de nuestra tierra; al poder entender apellidos como el tuyo y el mío; al hablar, quizás, con esos últimos abuelos vascoparlantes originarios de Salazar, Aezkoa o Arakil…

Me duele ver a esos padres de Carcastillo impotentes por no poder dar a sus hijos una enseñanza en euskera; o cómo esos otros padres de Caparroso no pueden seguir ofertando a su hija una educación bilingüe por haberse quedado en el paro. Me exaspera contemplar con qué facilidad el PAI rompe los muros de Berlín y se implanta a las buenas o, sobre todo, a las malas. Me entristece y a la vez me encoleriza comprobar cómo se trata la historia de esa Navarra que tú y yo tanto amamos, aunque de forma muy diferente, en muchos libros de texto, y tu departamento no dice nada…

Pero me consuelo viendo cómo ha crecido nuestra ikastola y el modelo D. Viendo los resultados de nuestros alumnos (el año pasado de 30 que acabaron la ESO, 12 consiguieron el nivel B1 en inglés, y todos el B2 en euskera). Viendo a niños y jóvenes reír, jugar y cantar en euskera.

Recuerdo cuando, siendo concejal en Tafalla, te saliste del Pleno porque una compañera utilizó la lingua navarrorum. Recuerdo tus ataques al euskera estándar, ese que hace posible que todos los vascoparlantes entendamos la televisión, leamos libros y periódicos o estudiemos en la universidad (claro, eras muy consciente de lo importante que es para la modernidad y supervivencia de una lengua minoritaria). Recuerdo tu ausencia cuando te invitamos al Nafarroa Oinez que se celebró en nuestra ciudad, o a la colocación de la primera piedra del edificio de ESO...

Voy acabando. Una última cosica (como decimos en el pueblo): estoy seguro que la ikastola de Tafalla volverá a invitarte, por el alto e importante cargo que ostentas, a la pronta inauguración del mencionado edificio de ESO. Sinceramente, espero que nos veamos.

Nada más; tengo que llamar a mi hija; está en Edimburgo buscándose la vida una vez acabada la carrera. Es traductora de inglés. No estudió con el PAI, estudió en la ikastola de Tafalla y en el instituto Iturrama.

Agur bero bat.

Angel Iriso, profesor de la Ikastola de Tafalla (en Diario de Noticias)