miércoles, 8 de octubre de 2014

RADA TENDRÁ AGUA POTABLE EN ONCE MESES

Comienza la cuenta atrás para que los 550 vecinos de Rada puedan beber agua potable de sus grifos. Y es que si todo marcha según lo previsto, las redes de abastecimiento del municipio estarán totalmente renovadas en 11 meses. En 2015, por tanto, los radejos podrán abandonar definitivamente las garrafas y botellas de agua de las que llevan dependiendo décadas para lavarse los dientes o cocinar, por ejemplo. De ahí que no sea de extrañar que los vecinos se muestren entusiasmados con el inicio de unas obras que consideran “más que necesarias”.

El principal problema que existe en la localidad es que las redes de abastecimiento son de uralita, un material que a pesar de tener una vida útil de 20 años en Rada supera los 50, motivo por el cual las filtraciones son una constante. Tanto es así, que el exalcalde de Murillo el Cuende, Jesús María Mar (que incluye los concejos de Rada, Murillo el Cuende y Traibuenas), en mayo de 2013 dio un toque de atención al Gobierno de Navarra, llegando a advertir que los vecinos habían dejado de beber agua del grifo porque en algunos casos daba “índice de fecabilidad” ya que, al parecer, las aguas fecales se filtran con el agua que viene directamente del pantano de Yesa, convirtiéndola en no apta para el consumo humano.

Su sucesor en el cargo, Miguel Ángel Enciso, no oculta su satisfacción porque tras años de lucha el Ayuntamiento ha logrado, por fin, ver cumplida su “reivindicación”.

Volviendo a las obras, que los operarios de IC Construcción, Ingeniería y Gestión de obras SA comenzaron a ejecutar el pasado 24 de septiembre, cabe destacar que se dividen en tres grupos. Por un lado, se renovará la tubería maestra de abastecimiento desde el depósito de regulación a la red de distribución de Rada. Se cambiará su trazado, transcurriendo por parcelas particulares y un camino agrícola, donde se cavará una zanja para alojar la nueva tubería. También se renovarán las redes de abastecimiento, saneamiento y pluviales y se pavimentarán las calles del pueblo. Esta segunda actuación persigue, entre otros objetivos, eliminar las fugas en la red de abastecimiento y los atascos, fugas y filtraciones en la red de saneamiento o colocar contadores en los domicilios. Por último, se renovará el alumbrado público (esta última obra depende del Concejo de Rada, no del Ayuntamiento). Las únicas calles que no se verán afectadas por esta obra de envergadura serán la calle Ronda, que solo tiene red de saneamiento, y la calle El Chopo, que tiene las tuberías de polietileno.

Las tres actuaciones se han adjudicado por 1.875.638,58 euros, un 24,6% por debajo del precio establecido ( de 2,5 millones de euros).

Ainara Izko, en Diario de Noticias