sábado, 24 de enero de 2015

SEGÚN IKERFEL, PNV GANARÍA EN BIZKAIA, EH BILDU EN GIPUZKOA Y PODEMOS EN ÁLAVA

Podemos irrumpe con fuerza en Euskadi y se situaría como primera fuerza en Álava, donde gobierna el PP, mientras que el PNV repetiría victoria en Bizkaia y EH Bildu en Gipuzkoa si se celebrasen ahora las elecciones forales del 24 de mayo, según una encuesta de Ikerfel que publica el grupo Correo. La encuesta ha sido realizada entre los pasados 7 y 13 de enero mediante 3.000 entrevistas telefónicas, con un nivel de confianza cercano al 95,5 %.

El PNV es el partido vasco que mejor aguanta una posible irrupción de Podemos, del que no se conocen ni candidatos ni programas para las próximas elecciones a las Juntas Generales de los territorios vascos. El PSE-EE y EH Bildu sufrirían retrocesos apreciables, mientras que el PP es el que tendría un mayor desgaste, sobre todo en Álava, cuya Diputación Foral gobierna. Del retroceso que sufrirían los partidos mayores, también se beneficiarían en las elecciones forales Ezker Anitza-IU y UPyD, que recogerían parte de los votos.

Por territorios, en Bizkaia el PNV bajaría ligeramente la representación en las Juntas Generales, de 22 a 20 escaños. Detrás de esta formación se situaría Podemos con 12 asientos; seguido de EH Bildu, que bajaría de los 12 junteros actuales a 8; el PSE-EE, que pasaría de 9 a 6 apoderados; el PP que perdería la mitad de sus escaños y se quedaría con 4; y Ezker Anitza-IU, que entraría en la Cámara vizcaína con un representante.

En el caso de que no se presente Podemos a las elecciones forales, el PNV aumentaría en las Juntas Generales de Bizkaia su representación a 23-24 escaños, EH Bildu la rebajaría a 10, el PSE-EE la mantendría en 8-9 asientos, el PP la reduciría a 4 representantes y Ezker Anitza (IU) irrumpiría con 5 junteros.

En Álava, Podemos irrumpiría con fuerza en la cámara territorial con 12 escaños y el 20,7% de los votos. Le seguiría de cerca el PNV con otros 12 representantes (uno menos que ahora) y el 19,9% de los votos. EH Bildu mantendría sus 11 escaños actuales; el PP, ahora con 16 escaños, se quedaría con 7; mientras que el PSE-EE reduciría su representación a 6 escaños (3 menos); UPyD entraría en las Juntas Generales alavesas con 2 representantes y Ezker Anitza-IU se quedaría con uno (ahora Ezker Batua tiene 2).

Si Podemos no se presentase, el PNV ganaría en Álava (con 13-14 escaños), seguido de cerca por EH Bildu (con 13 asientos), PSE-EE (con 9), PP (con 7-8 representantes), Ezker Anitza-IU (con 5) y UPyD (con 3). En Gipuzkoa, en cuyas Juntas Generales tiene EH Bildu mayoría, la formación abertzale reduciría notablemente su representación al bajar de los 22 escaños actuales a 16 (27,2 % de los votos).

Muy de cerca le seguiría el PNV, que obtendría también 16 representantes (2 más y el 25,9% de los votos). Como tercera fuerza se situaría Podemos, que irrumpiría con 10 escaños (19,4% de los votos) en la Cámara guipuzcoana. Por detrás se situaría el PSE-EE con 7 representantes (3 menos que ahora) y el PP con 2 (2 menos que ahora).

Si Podemos no se presentase a los comicios, EH Bildu también reduciría su representación, aunque en menor medida al pasar de 22 a 18 escaños en la Cámara guipuzcoana. En este supuesto, el PNV obtendría 17 escaños (3 más), el PSE-EE se quedaría con 8 representantes (2 menos), Ezker Anitza-IU irrumpiría con 6 asientos y el PP se quedaría con 2 (2 menos).

Por otra parte, la encuesta revela una importante bolsa de indecisos, que se sitúa en el 28,4 % en Bizkaia, en el 32,1 % en Álava y en el 32,9 % en Gipuzkoa. Asimismo, desvela que el 52 % de los vascos que apoya a Podemos lo hace decepcionado por otros partidos y sólo el 15 % porque comulga con su ideario.