martes, 21 de abril de 2015

LA DERECHA AFÍN A UPN NO PRESENTA LISTA EN EL PUEBLO DE JOSÉ JAVIER ESPARZA

La derecha afín a UPN no ha conseguido presentar candidatura en Agoitz, localidad natal de su candidato a la Presidencia del Gobierno navarro, José Javier Esparza, algo de lo que hacía gala en uno de los carteles de su precampaña. Esparza fue alcalde de Agoitz entre 1999 y 2007 y fue un firme defensor de la construcción del pantano de Itoitz, cuestionado por buena parte de sus vecinos.

Formalmente, UPN no ha presentado tradicionalmente lista en Agoitz, sino que ha optado por la fórmula de la «candidatura independiente». Tanto Esparza como su sucesor, Francisco Enguita, encabezaron la candidatura de Agrupación Independiente de Aoiz. En las pasadas elecciones, EH Bildu se impuso con el 60% de los votos y AIA se quedó en la oposición.

La carrera política de Esparza nace en Agoitz y a la sombra del pantano de Itoitz. Desde esta localidad dio el salto a UPN, formación que actualmente preside. La gestión de Esparza en Agoitz estuvo marcada por los millones que en concepto de «compensación» por el pantano llegaron en sus legislaturas. Con este dinero, se levantaron construcciones faraónicas para una localidad de poco más de 2.000 habitantes, como un spa, una gran casa de cultura o un nuevo campo de fútbol.

Sin embargo, eran un regalo envenenado, puesto que el Ayuntamiento tenía que hacer frente a unos cuantiosos gastos de mantenimiento que se convirtieron en imposibles de asumir cuando la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) cerró el grifo.

Esparza se marchó de Agoitz a seguir con su carrera política, dejando atrás un cuestionado pantano y un Ayuntamiento endeudado.

Unai Lako, de EH Bildu, ha sido el encargado durante esta legislatura de intentar arreglar el desaguisado. Y ha conseguido enderezar la nave reduciendo la deuda, como ha confirmado la Cámara de Comptos.

Ayer, el propio Lako compareció en Iruñea con el candidato de EH Bildu a la Presidencia navarra, Adolfo Araiz, y otros alcaldes del herrialde para subrayar la importancia que tienen las instituciones locales para afianzar el cambio en Nafarroa.

Lako explicó que a Agoitz, desde 2000 a 2010, llegaron catorce millones de euros en ingresos extraordinarios procedentes de la CHE y la Fundación Itoiz, una cantidad que calificó de «impresionante e importante» para una localidad de unos 2.000 habitantes.

Herencia de miseria
«Pues a pesar de todo, ¿qué es lo que el exalcalde José Javier Esparza, ahora candidato a la Presidencia navarrísima, dejó a Aoiz? Miseria. Ese ha sido el legado de Esparza en Aoiz, miseria y agujero económico. A pesar de esos catorce millones de ingresos extraordinarios, cuando llegamos al Ayuntamiento nos encontramos con cajones llenos de facturas sin pagar. Aoiz acumulaba un millón de euros de deudas en impagos. La ruina para un ayuntamiento de nuestro tamaño», explicó Lako.

«Esta es la herencia de Esparza en Aoiz, que por suerte, con el esfuerzo de todos y todas le estamos dando la vuelta», añadió el alcalde, que repetirá en la próxima legislatura.

Lako también denunció que la política de Yolanda Barcina desde el Gobierno navarro ha supuesto un nuevo obstáculo para su ayuntamiento y los demás del herrialde. «Nos han usado como el banco malo. Hemos adelantado dinero para salvar servicios del pueblo que eran responsabilidad del Gobierno de UPN. Hemos adelantado dinero de subvenciones, apretándonos el cinturón, para que luego el Gobierno nos devolviese el dinero con retraso», destacó.

Martxelo Díaz, en GARA