martes, 21 de abril de 2015

DÍA DE LA TIERRA, UN AÑO MÁS..........

Desde que partir de 1968 en que se instituyó en EEUU el Día de la Tierra, todos los años el 22 de Abril se conmemora a nivel internacional este día reivindicativo impulsado por colectivos ecologistas y personas concienciadas con el creciente deterioro que sufre el Planeta Tierra. Digo se “conmemora” y no “celebra” porque la verdad es que tenemos muy poco que celebrar y si mucho que preocuparnos.
Todos los años por esta fecha los ecologistas volvemos a repetir los mismos avisos como si fueran mantras sobre el grave estado en que se encuentra nuestro Planeta Tierra. Escribir sobre este tema resulta penoso y a la vez obligado, porque las noticias ambientales que casi a diario nos llegan de los cinco continentes son más que alarmantes. Esto contrasta con la pasividad de la sociedad que lo que quiere es olvidarse de más problemas, porque bastantes tiene con los suyos… Pero el mirar para otro lado no cambia la gravedad a que nos lleva tanta pasividad.
Personalmente me resulta sorprendente el que no se preocupen por este tema los padres y especialmente las madres -que son las que reproducen la vida- dado que sus hijos y nietos sufrirán violentamente los desastres ambientales, sociales y de otro tipo que ya han comenzado. 
El estudio más exhaustivo realizado hasta la fecha elaborado por 1.300 expertos en 95 países y auspiciado por la ONU sobre el estado del Planeta, apunta alarmantes conclusiones: “El cambio climático es debido sin duda a la actividad de los humanos. La actividad humana ha degradado de forma irremediable el medio ambiente y existe un grave riesgo de que la capacidad del planeta para regenerar recursos naturales sea insuficiente para atender las necesidades de las futuras generaciones”. La mayoría de los estudios publicados sobre el Cambio Climático coinciden en que no deberíamos sobrepasar los 2 grados para que la situación mundial no sea irreversible. 
Detrás de esta grave situación ambiental está un modelo de vida, donde el paradigma del "Crecimiento y Desarrollo ininterrumpido" está profundamente arraigado en el imaginario social, sin tener en cuenta que el Planeta tiene límites que no podemos sobrepasar. 
En nuestra Comunidad, el Gobierno de Navarra llevan décadas considerando al Medio Ambiente como un obstáculo para sus planes de “Desarrollo” y es por esto por lo que sistemáticamente incumplen la legislación vigente en materia ambiental.
Como miembro del Consejo Social de Política Territorial he podido constatar, como el Observatorio el Observatorio Territorial de Navarra -cuyo objetivo es realizar un seguimiento del desarrollo territorial en nuestra comunidad, detectando cuantos elementos pudieran afectar al territorio- se dedica a realizar proyectos que nada tienen que ver con el Calentamiento Global, que si afectará a nuestro territorio y de qué manera…Esto que debiera ser prioritario se olvida y en su lugar se realizan otros trabajos financiados por Europa. 
En Navarra tenemos la “Estrategia frente al Cambio Climático de Navarra 2012 -2020”, que plantea 124 acciones como un intento de mitigar lo que se nos avecina. Pues bien, Ni el OTN y ni Medio Ambiente hacen un seguimiento del cumplimiento de dichos objetivos. ¿Podemos seguir permitiéndonos semejante pasividad e indiferencia con este tema tan peligroso?

Las elecciones están a la vista y en los programas de los partidos políticos no se observan lo que debiera ser previo a cualquier programa; el mantenimiento del medio donde vivimos, porque sin él todo lo demás sobra. El Cambio Climático debería ser el tema estrella de los objetivos para la nueva legislatura, pero por desgracia para todos no será sí.  
"Se vislumbra un futuro apocalíptico. La tierra será transformada por el cambio climático causado por el hombre, a no ser que hagamos algo pronto y rápido". O cambiamos nosotros o nos hará cambiar el calentamiento global…

Juan del Barrio, miembro del Consejo Navarro de Medio Ambiente