lunes, 21 de julio de 2014

UN TERCIO DE LA SUPERFICIE QUEMADA EN UJUÉ ES TERRENO ARBOLADO

La superficie potencialmente afectada por el incendio de Ujué, que se encuentra en nivel de alerta 1, es de 835 hectáreas, de las cuales solo el 28% es de terreno arbolado, mientras que el resto son tierras de cultivo. No obstante, no todo el terreno ha sido perjudicado de igual manera por el fuego y hay masas forestales incluidas en la superficie perímetrada que no han sido afectadas por el fuego, por lo que los daños van a ser menores de lo inicialmente esperado. Por otro lado, más de dos tercios (606 hectáreas) de la superficie afectada son de propiedad particular y, el resto, de comunal.

Estos datos fueron aportados por el consejero de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, José Javier Esparza, que visitó este domingo 20 de julio la zona. Esparza indicó que en los próximos 15 días los técnicos de Medio Ambiente realizarán una cuantificación exacta de la superficie afectada, así como un análisis del daño ocasionado en los diferentes sistemas forestales. Aunque se prevé que gran parte de la vegetación afectada se regenere de forma natural, en cualquier caso, será necesario esperar hasta la primavera para poder comprobar el grado de recuperación y emprender, si es necesario, labores concretas de repoblación.

Asimismo, Esparza indicó que los montes estan más limpios que nunca, consecuencia de la importante movilización de madera y leñas, cifrada en un incremento interanual del 30%. Así mismo cabe destacarse que la estructura en mosaico, propia de la zona mediterránea, en donde se entremezclan campos de cultivo con terrenos arbolados y de matorral, ralentiza la progresión del fuego y minimiza los daños que se pudieran haber ocasionado en el caso de existir masas forestales de alta continuidad.

José Javier Esparza también se refirió al papel que ha jugado durante el incendio el Canal de Navarra, tanto por su función de cortafuegos, como por servir de punto de abastecimiento de agua para los medios aéreos que han participado en las labores de extinción.

Por último, el consejero Esparza agradeció el trabajo de todos los medios que han participado en las labores de extinción, tanto del Gobierno foral como del central, así como de los vecinos que ayudaron en un primer momento, y ha destacado que la coordinación ha sido clave en el control y extinción del incendio. 

El descenso de la alerta al nivel uno supuso la retirada de los medios de refuerzo puestos a disposición del Gobierno de Navarra por la administración central, que a lo largo de la jornada del viernes formaron parte del dispositivo desplegado por la Agencia Navarra de Emergencias, tras declararse el Nivel 2. Así, alrededor de las 12.00 horas se retiraron los últimos efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) procedentes de Zaragoza.

En estos momentos permanece en la zona un equipo formado por 15 efectivos de tres parque de Bomberos de la Comunidad foral, con cinco camiones bomba, cuatro vehículos de transporte personal y el Puesto de Mando Avanzado, que realizan labores preventivas de control del perímetro para garantizar que el incendio quede totalmente sofocado durante la jornada del domingo. 

El cambio de los parámetros meteorológicos, con viento norte, y el descenso de las temperaturas, facilitan el trabajo de los equipos de extinción de incendios.

Diario de Navarra