jueves, 3 de julio de 2014

EL COMUNAL DE MIRANDA DE ARGA SE ACOGERÁ A LA AMPLIACIÓN DEL CANAL

El Ayuntamiento de Miranda de Arga despejó en la sesión plenaria celebrada el viernes su postura acerca de la entrada del comunal en la primera fase de ampliación del Canal de Navarra. Los tres ediles del PSN y UPN (que tiene dos, aunque solo emitió su voto uno al ausentarse el otro) votaron a favor, mientras que los dos de Agrupación Arga, “respetando la voluntad popular”, lo hicieron en contra.

Y es que hay que recordar que hace ahora un año el 66,31% de los vecinos del pueblo se opusieron, en un sondeo popular no vinculante, a la puesta en riego del comunal. De los 782 censados con derecho a voto participaron en este sondeo 288 personas, es decir, el 36,82% de los empadronados mayores de 18 años, de los cuales 191 prefirieron seguir con el regadío tradicional y 91 apostaron por el riego desde el Canal de Navarra (el 31,59%). Además se registraron cuatro votos nulos y dos sufragios en blanco.

Ya entonces, los dos concejales de Agrupación Arga adelantaron que acatarían el resultado de este sondeo, pese a no ser vinculante, y que adoptarían la voluntad mayoritaria del pueblo de cara al Pleno en el que se decidiría el voto único que emitirá el Ayuntamiento en la Junta de Regantes, como finalmente ocurrió el pasado viernes. En este punto es necesario recordar que para llevar a cabo la transformación del regadío tradicional se necesita el respaldo del 75% de los regantes y dado que el voto es ponderado (proporcional al número de hectáreas) la postura del Ayuntamiento será decisiva. Aunque todavía no hay fecha para esta votación, no es exagerado pensar que ahora que se conoce la apuesta del Consistorio se acelerarán los acontecimientos.

Bien es cierto que en este último año ha sucedido un hecho tan inesperado como relevante que por sí solo ha podido cambiar el rumbo del pueblo. Y es que hace unos meses se hundió La Mina, un túnel de 1.150 metros de longitud construido en el siglo XIII por el que los mirandeses conducían el agua desde el término municipal de Larraga. Desde ese mismo instante las parcelas de regadío tradicional dejaron de regarse con normalidad, convirtiéndose en auténticos secarrales.

Es por ello que el propio Ayuntamiento compareció en enero ante la Comisión de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local del Parlamento de Navarra para pedir una “solución transitoria”, al menos hasta la llegada del Canal. También lo hizo, en diciembre de 2013, una representación de Agrupación Arga que a su vez impulsó una moción, rechazada en mayo por el Parlamento, que perseguía como objetivo solicitar al Gobierno de Navarra “la realización urgente de los estudios pertinentes, a fin de plantear y ejecutar una alternativa a La Mina que garantizase el mantenimiento y mejora del regadío tradicional”. UPN, PSN y PPN votaron en contra y Bildu, Aralar, I-E y los no adscritos a favor.

“Si mañana dicen que arreglan La Mina cambiaría la cosa, pero ahora mismo no tenemos agua y la necesitamos”, explicó ayer la alcaldesa María Teresa Iradiel (PSN).

Diario de Noticias