martes, 8 de julio de 2014

SE ABRE EL TIEMPO DE RENOVACIÓN MUNICIPAL EN OLITE

El inesperado fallecimiento del concejal de Bildu, Evaristo Calzada, ha abierto, sin pretenderlo, un tiempo de renovación municipal, al que ahora se suma la dimisión de la portavoz del PSN, exalcaldesa y diputada foral, Mª Carmen Ochoa, dos piezas importantes del tablero político olitense de las últimas décadas que desaparecen del Ayuntamiento cuando falta menos de un  año para las próximas elecciones locales.
            Se abren, sin duda, nuevos tiempos que, es de  suponer, traerán rostros distintos, diferentes a los que desde hace más de veinte años han atado en corto el socialismo local y encorsetado el nacionalismo vasco, que en sintonía personal gobernaron hasta que UPN alcanzó la mayoría a fuerza de un desgaste en el que mucho tuvo que ver la gestión municipal en la polémica Moraleja y la deuda millonaria acumulada. En UPN la poda vino antes, cuando en septiembre pasado dimitió la concejala Marta Perochena, del sector Catalán, y los más afines a Barcina tomaron unas riendas de las que, sobre todo, tiran el alcalde Legaz y su segunda, Josefina Pozo.
           Todos estos movimientos no son inocentes, salvo la accidental muerte de Calzada que también tiene su alcance. Los partidos, sobre todo desde sus sedes centrales, sueltan lastre y ya engrasan una maquinaria electoral que trabaja cada cuatro años, o unos pocos meses antes.

El Olitense