lunes, 11 de agosto de 2014

VAMOS, PUES, QUE TODO ANDA BIEN

En el Cuartel de la Guardia Civil ya hemos presentado seis denuncias por los seis actos criminales que se cometieron a principios del verano de 1936. Las denuncias están ya en el Juzgado de Tudela. Bien, mejor de lo previsto.

La placa de la plaza de la República todavía está en su sitio. Dicen que la va a quitar la Brigada municipal, que ya ha dado la orden el señor alcalde Joaquín Pórtoles. Si alguien se presta a ser mano ejecutora de la orden será sin duda uno de esos que si un día les mandan matar, matarán, y luego dirán que han matado porque les han mandado. Bueno pero en fiestas estará la placa que tengo una caja. Mucho mejor de lo que nunca hubiera imaginado.

El día 3 de agosto el acto de memoria de los cinco chicos muertos que desde el Ayuntamiento y el Gobierno Civil se empeñaban que no lo podíamos hacer en la puerta del Ayuntamiento ¡Por mis cojones que aquí no lo hace...! Al final lo hicimos en la puerta de la Casa Consistorial, aunque según el alcalde era delito. Fue muy emotivo y fue un buen homenaje a los cinco jóvenes asesinados justamente setenta y ocho años después. Estuvimos doce recordantes, seis guardias civiles un sargento de paisano, un capitán y un secreta dando vueltas con un coche negro. Bien, tal y como estaba previsto. Bueno y ahora el día de la verdad. 16 de agosto a las ocho de la tarde en la entrada a Buñuel. Haremos el recorrido por las casa en las que vivieron algunos de los inocentes que asesinaron. Tenemos que estar todos lo que podamos. Que ya tienen casi aprendida la lección. Vamos, que Buñuel es un pueblo mucho bonito. Que no vean desfallecimiento. Que nadie de quien venga se vaya sin firma alguna de las cartas al alcalde... que ya hay dos. Que hay que quitar la cruz... y poner la verdad. Bueno, que haya salud y vamos a traer la República.

Pedro José Francés, en Diario de Noticias