jueves, 7 de agosto de 2014

LA REACTIVACIÓN DEL PLAN ESPECIAL DEL CENTRO HISTÓRICO DE OLITE LEVANTA EXPECTACIÓN

Alrededor de 200 personas llenaron el miércoles por la tarde la Casa de Cultura de Olite para escuchar las explicaciones del equipo redactor del Plan Especial del Centro Histórico que el Ayuntamiento pretende reactivar ahora después de llevar mentido en el cajón siete años y en el que se ha gastado 120.000 €.

            La mayoría de los asistentes eran vecinos del casco antiguo deseosos de despejar las dudas que supondrá la aplicación en sus propiedades de una normativa que en 2007 elaboró el despacho representado por María Urmeneta y Patxi Chocarro, técnicos que estuvieron acompañados en la sala por el alcalde, Francisco Legaz (UPN) y el secretario del Ayuntamiento, Pedro Cenoz.

    Durante estos años el plan congelado se ha quedado obsoleto y el consistorio va a abrir ahora un periodo de alegaciones, hasta el 15 de octubre, para que los propietarios de las 415 fichas abiertas revisen la información de sus inmuebles y aporten sugerencias con el fin de refundir en un nuevo documento las ideas que sean aceptadas por los redactores, el propio Ayuntamiento, Príncipe de Viana y, finalmente, apruebe el Gobierno de Navarra.

Hasta ahora, las obras de reforma, construcción de edificios o materiales que se emplean se atienen a una norma de 1993, que ha quedado antigua y, por ejemplo, limita las ayudas públicas a las que pueden acogerse los propietarios. Se trata de recuperar el plan redactado en 2007, “para actualizarlo y no hacer la barbaridad tirar tanto dinero a la basura”, parte del cual llega de subvenciones, según aclararon el alcalde y los técnicos.

            Tanto Legaz como los redactores quisieron sosegar al público. “Este plan no pone al vecino más pegas que las que ya tenía”, quiso disipar incertidumbres María Urmeneta ante un auditorio que empleó el turno de preguntas, sobre todo, para plantear dudas sobre obras realizadas y no consignadas, alturas de edificios, limitación de miradores, materiales exigidos o colocación de toldos.

    Los técnicos pretendieron aplacar cierta “alarma” manifestada por algunas personas. Recordaron que el plan les afectará cuando pidan una nueva licencia de obras que tengan que ver con el exterior del edificio o los materiales a utilizar. Recomendaron que los propietarios acudan al Ayuntamiento para ver la ficha que tiene abierto cada inmueble y donde se explica, por ejemplo, los límites de futura edificabilidad. Para ello se puede consultar, previa cita, a la arquitecta municipal y acudir el día 3 de septiembre a las sesiones que atenderá el equipo redactor, donde se recogerán las eventuales alegaciones para su análisis.

            Además de estas fichas, los ponentes destacaron también la importancia de la ordenanza de materiales que, por ejemplo, exige determinado tipo de ladrillo o persianas de madera. La altura máxima de las casas, la creación de terrazas en tejados, el uso comercial de bajeras, los letreros publicitarios, la apertura de ventanas o puertas de garajes son otros aspectos regulados. “No tenemos prisas. Hay dos meses por delante para mirar las fichas y poner alegaciones. La normativa es muy aparecida a la actual. No se trata de atropellar a nadie”, quiso tranquilizar Legaz.

El Olitense