sábado, 2 de agosto de 2014

LA GUERRA DE ENGAÑOS DE ISRAEL DE 2014

Comenzó como una guerra por elección: Una política israelí diferente en los últimos meses podía haberla evitado. Se convirtió en una guerra sin sentido. Ya es bastante obvio que no dará lugar a ningún logro a largo plazo. Aún podría degenerar en un desastre, y al final resultará que ha sido una guerra de engaño, Israel se mintió a sí mismo hasta la ruina.

La primera mentira fue que no había otra alternativa. Es cierto que cuando los ataques con cohetes aterrizaron en Israel, ese era el caso. Pero ¿qué fue de las etapas que condujeron a ellos? Eran etapas en las cuales había otras opciones. No es difícil imaginar lo que habría sucedido si Israel no hubiera detenido las negociaciones de paz; si no hubiera lanzado una guerra total contra Hamas en Cisjordania, a raíz del asesinato de los tres adolescentes israelíes; si no se hubiera retenido la transferencia de fondos destinados al pago de los salarios del gobierno en la Franja de Gaza; sin no se hubiera opuesto al gobierno de unidad palestino; y hubiera aliviado su bloqueo a la Franja de Gaza.

Los cohetes Qassam fueron una respuesta a las decisiones de Israel. Después las metas crecieron como una bola de nieve, como siempre ocurre en las guerras – desde detener los cohetes hasta encontrar y destruir los túneles, y en la desmilitarización de Gaza. Bien podría la una bola de nieve crecer, hasta quién sabe dónde. "El tranquilo encontrará al tranquilo". ¿Lo recuerdas? El viernes, Israel rechazó la propuesta de alto el fuego del Secretario de Estado de EE.UU., John Kerry.

La segunda falacia es que la ocupación de la Franja de Gaza ha terminado. Imagine un enclave sitiado, cuyos habitantes son encarcelados, muchas de sus áreas están controladas por otro estado - desde el mantenimiento de un registro de la población a la ejecución de la economía, incluyendo la prohibición de las exportaciones y la restricción de la pesca, y que vuela en sus cielos y en ocasiones invade su territorio-. ¿No es eso ocupación?

La tercera mentira es la afirmación de que las Fuerzas de Defensa de Israel "hacen todo lo posible" para evitar la muerte de civiles. Ya hemos pasado los primeros mil muertos, un número alarmante de ellos, niños, y la mayoría de ellos, civiles; muchos de los barrios han sido destruidos y 150.000 personas desplazadas que no tienen donde circular con seguridad. Todo eso hace que esa afirmación suene a algo así como una broma de mal gusto.

La afirmación de que el mundo apoya la guerra y reconoce su justicia es también un engaño israelí. Si bien es cierto que los políticos occidentales reiteran que Israel tiene el derecho a defenderse, los cuerpos que se acumulan y los refugiados desesperados están trastornando el mundo y generando odio hacia Israel. Al final, incluso los hombres de Estado que apoyan a Israel se volverán contra él.

El próximo engaño es que esta guerra ha mostrado que "el Pueblo de Israel es una nación maravillosa". Ha pasado mucho tiempo desde que se produjo una campaña tan mendaz, embriagadora, endulzada y autocomplaciente. La nación se ha lanzado a apoyar las tropas, y está en movimiento. Pero además de las camionetas llenas de dulces y los camiones cargados de paquetes de ropa interior y los funerales para los soldados cuyas familias viven en el extranjero y que miles de israelíes han acudido para las pantallas y la preocupación por los heridos, esta guerra también ha expuesto otros comportamientos, en toda su fealdad. El "comité de bienestar de los soldados", donde el pueblo de Israel ha expuesto su indiferencia ante el sufrimiento del otro lado. Ni una pizca de compasión, ni una pizca de humanidad, tampoco de conmoción, ninguna empatía por su dolor. Las horribles imágenes de Gaza – que no son nada menos que horribles – son vistas aquí entre un bostezo y alegría. Un pueblo que se comporta de esta manera no se merece los elogios que acumula sobre sí mismo. Cuando la gente está muriendo en Gaza y la gente en Tel Aviv están desinteresados, no hay motivo para el entusiasmo.

Tampoco hay motivo de entusiasmo en la campaña de incitación contra el puñado de personas que se oponen a la guerra. Desde los ministros del gabinete y los miembros del Parlamento a la calle y los matones de Internet matones, un mal viento está soplando. Ciudadanos obedientes solamente. ¿"Unidad de Israel"? ¿"La nación es una gran familia"? Es una broma. Al igual que es broma los medios de prensa israelíes en tiempos de guerra, una red de propaganda cuyos miembros han emitido avisos de llamada a filas de emergencia para ellos mismos, con el fin de alabar y ensalzar, incitar e instigar - y cerrar los ojos.

Y la broma más grande de todas, la madre de todos los engaños: la creencia en la rectitud de sus formas. El lema de la "guerra justa" se repite con tanta frecuencia, hasta la saciedad, que uno empieza a sospechar que incluso los que gritan más fuerte tienen sus dudas, de lo contrario no gritarían tan fuerte y no lucharían tan fácilmente con los pocos que tratan de expresar una opinión diferente. Después de todo, ¿cómo se puede justificar una guerra evitable? Y ¿cómo se puede cerrarse sobre sí mismo en su rectitud ante la vista de las imágenes con la demostración de terror en Gaza?

Tal vez la tierra está ardiendo bajo los pies de los miembros de este coro de justificadores de la guerra, también. Tal vez también se dan cuenta de que cuando las batallas terminan, sobrevendrá la imagen real. Eso es lo que siempre ocurre con las guerras mentirosas, y así lo demostrará la guerra de 2014, también.

Gideon Levy, en Hareetz (traducido por Rebelión)