miércoles, 20 de mayo de 2015

LLENAZO EN ERRIBERRI EN EL MITIN DE AGRUPEMOS

Más de 200 personas acudieron el miércoles a la Casa de Cultura de Olite para asistir al mitin de la plataforma electoral Agrupemos/Elkartu, un llenazo sin precedentes en esta campaña donde los grupos mayoritarios, ni UPN (86) ni PSN (35), no han conseguido arrastrar ni a la mitad de simpatizantes que la lista que encabeza Andoni Lacarra.
            Tras la presentación por parte de Rebeca García de varios videos en los que intervenían ciudadanos de a pie, las candidatas Maite Berdejo e Izaskun Ujué abrieron el turno de intervenciones con una relación de temas sociales y de educación que Agrupemos quiere llevar al Ayuntamiento.
            Le siguieron en el turno Luis Díaz y Mikel Abaurrea, los más jóvenes de la lista, que hablaron de las cuestiones que preocupan a la juventud. Después, Alejando Antonanzas, segundo candidato, abrió el turno para hablar de economía, empleo o el compromiso ético que los aspirantes a cargos tienen con la asamblea de Agrupemos, a la que han entregado una dimisión por adelantado como garantía de fidelidad a los principios del grupo.
            Finalmente, entre grandes aplausos, el cabeza de lista Andoni Lacarra se explayó en lo más sustancial del programa. Además, respondió a preguntas del público sobre, por ejemplo, las fechas de las fiestas patronales, el acondicionamiento de aparcamientos en la romería de Santa Brígida, el funcionamiento de la nueva concejalía de Turismo o el sueldo que iba a cobrar si es elegido alcalde. “Solo complementaré las horas que reste a mi sueldo en Fagor. No estoy aquí para ganar dinero. Yo ya tengo un trabajo. No quiero más”, aseguró.
            Lacarra, que en otro momento recibió el apoyo público del exalcade de la Agrupación Electoral del Pueblo Pablo Beorlegui, dijo que tras los resultados de las urnas está abierto a cualquier tipo de pactos. “Si no logramos mayoría, con todo el que quiera y en base a programas”, precisó el joven candidato que estuvo ante el atril prácticamente una hora y fue despedido con una salva de aplausos.