lunes, 30 de noviembre de 2015

AL SEÑOR CATALÁN Y A UPN, UN RESPETO A LA HISTORIA

DIARIO DE NOTICIAS publicó el martes 24 de noviembre de 2015 una nota de UPN diciendo que ve “sesgada” la programación para la celebración del Día de Navarra en el Parlamento, destacando un componente “nacionalista vasco” que no se corresponde ni con la representación institucional ni con la realidad social de Navarra. El motivo de dicha nota que, por primera vez, después de muchos siglos, el txistu, instrumento documentadamente presente en el Reino de Navarra desde su presencia contrastada históricamente en el siglo XV en las Cortes de Navarra, ha tenido la consideración y respeto que le ha faltado durante los años de sus diferentes gobiernos, al haber sido excluido, maltratado, desconsiderado de manera tan lamentable como el no reconocimiento de las raíces de la historia de Navarra, de su cultura histórica.

Todos los navarros sabemos, al parecer ustedes no, que el txistu y sus tañedores, juglares, ttun-ttun, tamborileros, están representados, por ejemplo, en un canecillo del monasterio de la Oliva datado en el siglo XIV, o las dos representaciones en piedra en la Catedral de Pamplona, o el fresco que lo representa en el castillo de Oriz (Eloertzibar) del siglo XVI. Para no extendernos en datos históricos contrastados por diferentes historiadores tenemos noticias de juglares tañedores del txistu, naturales de Navarra, desde el siglo XV, en Aibar (Johan de Aibar); Bernart, al servicio de Carlos III; Johan Romero y Johan Mota al servicio del príncipe de Viana (1413); en Lumbier en 1428; Pedro contratado para las fiestas de San Sebastián en Tafalla en 1507; Pedro de Berrueta natural de Artajona (1576); los contratados para las fiestas de San Fermín desde el origen de estas, en Sangüesa, Roncal, Huarte, Ochagavia, etcétera.

Después de esto solo se me ocurre pensar dos cosas; o que el día que se impartió esta clase de historia ustedes estaban en el patio del recreo, o que crean que los vascos vinieron en el siglo XIV a hacer esos grafittis en la Catedral de Pamplona, monasterio de la Oliva, Oriz, etcétera.

El programa Printzesa Zelta, que ustedes despectivamente consideran, habla de la historia del Reino de Navarra, está basado en las crónicas recogidas por numerosos historiadores (no canso a los lectores con todos los nombres) sobre la presencia de los celtas, vikingos en el reino de Navarra, y son composiciones realizadas por compositores navarros e interpretada por músicos de Navarra. ¿Quién sesga, discrimina, intenta crear guetos de represión cultural…? Es evidente, ¿no?

Por otra parte, después de lo anteriormente expuesto, tampoco ha de extrañar a los navarros su escasa apuesta por la cultura diversa, libre, enriquecedora, sin prejuicios, universal, como la propia música. Y su no entendimiento de lo que es la profesión, la profesionalidad, la empleabilidad en las artes escénicas y, en concreto, en la música. Como txistularis, no hemos recibido ninguna subvención de sus gobiernos, al contrario que las organizaciones musicales por usted mencionadas que, afortunadamente, reciben y han recibido subvenciones adquiriendo lógicos compromisos de actuación sin, obviamente, volver a cobrarlos. ¡Solo faltaba! Que la actuación de 35 músicos profesionales en escena, según ustedes, cobrando un total de 2.800 € (todos ellos con altas en Seguridad Social y asegurados), sin que en 12 años hayamos recibido ninguna subvención les parezca aberrante y desmesurado… ¿Qué podremos decir los navarros respecto a sus despilfarros por todos conocidos?….

Señor Catalán, señores de UPN, espero que reflexionen, que se consideren también navarros y valoren nuestra historia, que no soslayen y desprecien el trabajo de colectivos como el nuestro, con cerca de 500 asociados y muchos más intérpretes en toda nuestra Comunidad Foral, en muchos de nuestros pueblos, en fiestas populares, grupos de danzas, impartiendo clases en escuelas de música y conservatorios, bodas, celebraciones, funerales, entierros…, haciendo sociedad, una sociedad más equilibrada, justa y sin sesgos.

Raúl Madinabeitia Preciado, en Diario de Noticias