viernes, 27 de noviembre de 2015

COLORÍN COLORADO, LOS CHINOS NO HAN PAGADO

Hay historias con finales muy previsibles. La de la empresa china Unitec Europa S.A. instalada en el Polígono Barranquiel de Tafalla desde el año 2001 también. Esta empresa recibió desde Gobierno de Navarra una serie de ayudas a la inversión y a la creación de empleo de las que tenía que dar cuenta. Como no lo hizo, el Ejecutivo foral, a instancias de EH Bildu, le exigió la devolución de las ayudas recibidas, 1.659.129,12 euros que no ha devuelto.
La historia de esta empresa por tierras navarras, ya recogida por esta revista en entregas anteriores, arranca en el año 2001 cuando aparecieron por el Ayuntamiento de Tafalla con sus ciclomotores de baja cilindrada debajo del brazo. A los ciclomotores les siguieron los aparatos de aire acondicionado, los paneles solares fotovoltaicos, el centro de investigación de energía fotovoltaica y el último diez años después, en 2011, el de los autobuses eléctricos con el que iban a inundar el mercado europeo de estos productos desde la planta tafallesa. Ninguno de estos proyectos se materializó, ni llegaron a producir nada o muy poco, más allá de la escasa e irregular actividad que pudo alegar la empresa de julio de 2007 a mayo de 2010 cuando acometió la fabricación de paneles solares.
Pese a todo ello, la empresa fue reconocida a lo largo de estos diez años por distintas administraciones públicas -Gobierno de Navarra y Ayuntamiento de Tafalla-, con diversas ayudas y subvenciones. Ya en el año 2002, fecha prevista para el inicio de la primera actividad fantasma, la empresa recibió de Gobierno de Navarra los incentivos aplicables según la normativa en vigor. Y por parte del Ayuntamiento de Tafalla se le proporcionaron, en condiciones muy ventajosas, los terrenos del polígono de Barranquiel donde a día de hoy ahí siguen. En 2004 aún no se había materializado nada pero ya asistimos a un nuevo convenio con el Ayuntamiento de Tafalla, ahora para fabricar aparatos de aire acondicionado. Apenas dos años después de la firma de este convenio, y sin haber iniciado ninguna producción, anuncian nuevo cambio de actividad: los módulos fotovoltaicos que inician en julio de 2007. Tras un ERE temporal de seis meses, prolongado luego por otros tres, etc, en mayo de 2010 la empresa admite que ese año no había fabricado nada y suspende el negocio, aunque manifestaron su deseo de "retornar a una actividad normalizada de producirse una reversión en la situación del sector fotovoltaico". Tres meses después, nada más, volvieron a la carga con el asunto de los autobuses eléctricos y de hecho en mayo de 2011, en plena campaña electoral municipal, se anunció a bombo y platillo que el primer autobús urbano 100% eléctrico procedente de China, llegaba a Tafalla, donde se instalaría la planta que la iba a convertir en el primer fabricante de autobuses en serie del continente europeo. Nada más lejos de la realidad y como en el cuento de la lechera todo quedó en nada. Pero las ayudas a la inversión y al empleo recibidas, ahí estaban.
Y así, tras una pregunta realizada por EH Bildu en el Parlamento de Navarra en el año 2012, se supo que Unitec Europa S.A. había recibido ayudas públicas por valor de 1.416.354'59 euros, y se precisaba en la respuesta a a esta pregunta que esta empresa estaba obligada a mantener los bienes objeto de la subvención durante un plazo mínimo de cinco años sin poder ser objeto de transmisión, arrendamiento o cesión a terceros de su uso. Si para entonces la empresa no había reiniciado su actividad debería devolver la cantidad percibida. Este plazo acabó en octubre de 2014. En enero de 2015, de nuevo EH Bildu se interesó por el tema y tras constatarse que el reinicio de la actividad normalizada no se había producido, el Departamento de Economía, entonces presidido por Lourdes Goicoechea, exigió a la empresa Unitec Europa S.A. el reintegro de 1.652.129'12 euros (1.416.354'59 de principal más 235.774'53 de intereses); se le indicó el plazo de un mes para pagar esta cantidad y se le adjuntó la carta de pago correspondiente.
Con fecha 7 de septiembre de 2015, de nuevo EH Bildu, ahora por medio de su parlamentario Adolfo Araiz, vuelve a interesarse por este asunto y registra una pregunta referente a si la empresa en cuestión "ha devuelto, total o parcialmente, determinadas ayudas por inversión, cuyo reintegro le fue exigido en resolución de la Directora General de Política Económica y Empresarial".
En la contestación del Consejero de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, se señala que "a través de la resolución FC53/2015, de 8 de enero se le exigió a Unitec Europa S.A. el reintegro de las ayudas por inversión por importe de 1.652.129'12 euros. Dicha resolución fue notificada a la empresa el 23 de enero de 2015. Junto a ella se envió una carta de pago. Al no realizar el ingreso en el plazo establecido, el 16 de marzo de 2015 se traspasó la deuda a la Hacienda Tributaria de Navarra para que procediera a la gestión recaudatoria en período ejecutivo". En la citada resolución se advertía que la empresa podría interponer recurso de alzada ante la Consejería de Economía, Hacienda, Industria y Empleo. Y así lo hizo con fecha 20 de febrero de 2015. Este recurso fue desestimado por Orden Foral 168/2015 de 10 de junio de la misma Consejería que entre entre otras consideraciones señala que la empresa no ha acreditado de ningún modo en su recurso que la actividad empresarial de Unitec Europa S.A. siguiera ejerciéndose dentro del plazo de 5 años desde la concesión definitiva de las ayudas, por lo que no ha quedado desvirtuado el fundamento legal que ha originado la exigencia de devolución de las ayudas obtenidas. Le recuerda que como beneficiarios de una subvención, están sujetos al cumplimiento de una serie de obligaciones que han incumplido, esto es, "las cantidades que se otorgan al beneficiario están vinculadas al pleno cumplimiento de los requisitos y al desarrollo de la actividad prevista al efecto", remarcan. En este sentido señalan que respecto a que Foton Europa Motor S.L. ha sucedido a Unitec Europa S.A., tal y como alega la empresa, esta circunstancia no contradice el motivo del reintegro, sino que, más bien, "viene a corroborar que la empresa a la cual le fue concedida la ayuda no continuó con su actividad".
Según señala el Consejero de Hacienda y Política Financiera, Mikel Aramburu, en la misma respuesta dada a Adolfo Araiz, dado que la deuda es de derecho público y que se encuentra en período ejecutivo, "los órganos de recaudación están realizando todas las actuaciones y procedimientos oportunos conducentes a su cobro, así como de otras deudas de derecho público que se encuentran en la misma situación de impago, no satisfechas voluntariamente por esa entidad". Tales actuaciones, sigue Aramburu, "están comprendiendo la investigación y obtención de información sobre el patrimonio del deudor, la práctica de los embargos correspondientes sobre sus bienes y derechos, así como el estudio de posibles acciones de derivación de responsabilidades de terceros relacionados con el deudor". A día de hoy lo que queda claro es que la empresa no ha devuelto un duro de lo que se le reclama.
Agurtzane Berrio, en La Voz de la Merindad