martes, 3 de noviembre de 2015

OPERACIÓN CIUDADANOS

La Operación Ciudadanos ha sido un éxito. Todas las encuestas les sitúan ya como llave para dar el gobierno a una de las dos cabezas del bipartidismo o incluso como segunda fuerza que podría presidir el país con el apoyo del PSOE. Y subiendo. No nos extrañemos si ganan las elecciones. El establishment puede estar tranquilo. El antídoto que buscaron contra Podemos ha funcionado. Han frenado la expansión del virus, les han sustituido como referentes de la regeneración y se han convertido en el repuesto tranquilo y sensato, como ellos mismos dicen, que necesitaban el IBEX 35, la monarquía, el statu quo y hasta el bipartidismo. Ambos pueden pactar con Rivera para seguir viviendo.

La monarquía comprendió que tenía que adelantar la sucesión para sobrevivir. Abdicar o morir. Sacó al mercado “la monarquía renovada para un tiempo nuevo” y la gente compró. En un año, los españoles pasaron de suspender a la institución por primera vez, al aprobado con nota del nuevo rey. Ahora llega la Transición 2.0. El mismo programa de siempre con una interfaz nueva. C’s no viene a romper sino a evitar la ruptura para que no caiga el edificio. Es una prótesis en la cadera rota del viejo régimen para que siga caminando. Rivera es el Felipe VI de la política y quiere ser el Adolfo Suárez del siglo XXI. Suárez y Juan Carlos iniciaron la Transición. Albert y Felipe, la segunda. Dentro de 40 años tendremos un aeropuerto de Madrid Barajas Albert Rivera. Al tiempo.

Es muy legítimo que los españoles de orden vean en Albert Rivera la respuesta a la crisis del régimen sin los sobresaltos de Podemos. Pero es menos legítimo que nos lo vendan como una renovación cuando ni siquiera son modernos. Recordemos que Rivera no quería llamar matrimonio a la unión de parejas gays porque genera tensiones, que afirma que el aborto no es un derecho sino un fracaso de la sociedad y que se define como republicano pero es “felipista”, como el PSOE era republicano y “juancarlista”. Ahora también dice que no le gustan los toros aunque se le ha visto disfrutándolos y se opuso al cierre de la plaza de Barcelona. Es siempre sí pero no y todo lo contrario. Quiere parecer moderno y social, centrista y progre, pero aún le traiciona su pasado como miembro del Partido Popular.

Como el PP, es contrario a las cuotas paritarias en una sociedad en la que la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 25%. Como el PP, quiere dejar a los sin papeles fuera de la Sanidad. Como el PP, declara que se siente cómodo con las relaciones entre Iglesia y Estado y sólo se plantea la revisión (que no revocación) del Concordato. Como el PP, acaba de dejar claro que no quiere abrir ningún debate sobre la Memoria Histórica, o sea, que todo siga atado y bien atado, los vencedores mandando, la Transición olvidando y los vencidos en una cuneta. Puede ser casualidad, pero aprovecharon una bronca en el Parlament para abandonarlo cuando se votaba una moción de condena al franquismo. Como el PP.

Pero ni siquiera el PP ha dejado de votar hace unos días a favor de una declaración de las Cortes valencianas contra la violencia de género como ha hecho C’s porque no aceptaba el término “terrorismo machista”. Habrá que recordarles que, en los últimos 12 años, han sido asesinadas alrededor de 800 mujeres, casi tantas como asesinatos de ETA en cinco décadas. Si eso no es terrorismo. En algunas cosas, van por detrás de su modelo, aunque en la mayoría son la versión rejuvenecida, más amable, más guapa, más laica y menos retrógrada. Es una diferencia más cosmética que ideológica. Se disputan con el PP la bandera de la unidad de España y como el actual gobierno, pretenden sacarnos de la crisis con el mismo modelo que nos metió: subvencionando a las empresas para que no tengan que subir sueldos miserables, es decir, socializando las pérdidas de los que privatizan sus beneficios.

Esto es Ciudadanos aunque no lo parece. No lo parece porque lo difuminan bajo su discurso de eficacia liberal y lucha contra la corrupción bipartidista pero sin hablar de la casta para no enemistarse con ella. Ese camino ya lo abrió Iglesias a machetazos y Rivera ha aprovechado el pasillo, como mostró una elocuente portada de El Jueves. Son dos fenómenos televisivos opuestos. Podemos fue un éxito sobrevenido que llevó audiencia a la televisión. Ciudadanos es un éxito creado por la televisión que está llevando a Rivera hasta la audiencia. Las teles le abren sus puertas y jamás le ponen en apuros, al contrario de lo que ocurre con Iglesias y los suyos. Parece que no es posible un gobierno de este país que no haya sido permitido por las élites. Aunque siempre nos quedarán Colau y compañía para pensar lo contrario.

Ciudadanos es la Operación Luna o la Operación Palace de la política española, un programa de televisión para hacernos creer que ha llegado el cambio aunque sigan los mismos o muy parecidos haciendo cosas por el estilo. Si se fijan ustedes un poco, verán el decorado.

Javier Gallego, en El Diario