lunes, 27 de julio de 2015

JOSÉ LUIS MENDOZA: "El PAI SE DISEÑÓ PARA DETENER EL AVANCE DE LAS MATRÍCULAS EN EUSKERA"

José Luis Mendoza, recién llegado al cargo de consejero de Educación del Gobierno de Navarra, parece tener bien claras sus prioridades, y las expone sin ambages: "Por suerte, están marcadas por el acuerdo de Gobierno", recuerda.

¿Por dónde hay que empezar?
Por oponerse a la aplicación de la LOMCE que, además, no cuesta dinero. Confío en que el propio ministro se dé cuenta de que esa ley es una aberración, por el bien del propio PP. Al próximo Gobierno, sea del signo que sea, le pediría una cosa muy básica pero que no ha hecho nadie: que consulte a los docentes y a todo el personal implicado. Aunque se tarde más en reformar la ley, que se haga con fundamento.

La moratoria del PAI ha sido muy cuestionada desde un inicio.
Voy a ser muy fino y diré que a lo mejor no lo hemos explicado bien, pero el punto del programa lo dice muy claro: moratoria del PAI. Y moratoria no quiere decir supresión.

¿Pero usted sería partidario de la supresión?
Del PAI como tal, sí. Pero no de la enseñanza del inglés, ni del francés como segundo idioma. La enseñanza del inglés es algo básico, incuestionable para cualquier Gobierno. Es la lingua franca mundial, y el francés es el de nuestros vecinos, con quienes tenemos muchas relaciones. Los idiomas son un pilar de cualquier reforma educativa. Lo que ocurre con el PAI, y la propia Barcina lo dijo en una televisión, es que se diseñó como un instrumento para detener el avance de las matrículas en euskera. Nosotros lo que queremos es integrar, y hay modelos buenísimos. El PAI se vendió antes de haberlo creado, y no se tuvo en cuenta una cuestión básica, como es la formación de los docentes. También estamos detectando, aunque todavía no lo podemos cuantificar, que los alumnos y las alumnas no aprenden la materia. Tienen un dominio del inglés muy básico y se desmotivan rápidamente. Así que estos dos aspectos hay que cuidarlos. Si en un año nos da tiempo a analizarlo, se buscará un nuevo modelo contando con toda la comunidad escolar.

¿Qué va a ocurrir con la escuela concertada?
Nuestra apuesta es claramente por la enseñanza pública. La privada es privada y como tal, pueden hacer lo que quieran sus dueños. Pero quien quiera acogerse a la concertación tendrá que cumplir determinadas normas. Y una de las que existe en eta Comunidad foral es el tema de la segregación por sexos. Ahí hay un decreto foral que hay que cumplir.

¿No se cumplía hasta ahora?
Yo creo que no, pero a lo mejor el Gobierno que había interpretaba que sí. Preguntaremos a los servicios jurídicos, a ver si se cumple o no se cumple. Otro tema a estudiar es el profesorado nuevo que concierte con el Gobierno de Navarra, para garantizar la propia calidad de la concertada. También habrá que ver la dimensión de la escuela pública, si es la adecuada. Sobredimensionada no está, porque se ha aumentado la ratio de alumnos por clase. No es lo mismo dar clase a 20 alumnos que a 25 que a 30.

Diario de Navarra