miércoles, 29 de julio de 2015

DENUNCIAN QUE EL EXALCALDE DE MURILLO EL FRUTO SE LLEVÓ LAS BANDERAS A SU CASA

El nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Murillo el Fruto, encabezado por Juan Carlos Gabari (Agrupación Independiente Murillo) tras 16 años de mandato regionalista, con Javier Gárriz al frente, está inmerso en los preparativos de las fiestas patronales de la localidad, que se celebran a finales de agosto.

Pues bien, según denuncian desde AIM, la persona encargada de limpiar las dependencias municipales fue a buscar hace unos días las banderas oficiales que se suelen instalar en el balcón de la casa consistorial con motivo de dichas fiestas (es decir, las banderas de España, de Navarra, de Europa y de Murillo el Fruto) para proceder a su aireado, lavado, reparación si hiciera falta o planchado, pero no las encontró en el lugar en el que se guardaban habitualmente, esto es en el despacho de Alcaldía.

El equipo de gobierno también echó en falta algunos elementos decorativos, como dos colecciones de monedas abonadas a plazos por el Ayuntamiento, así como el programa de fiestas de 2014 en soporte informático, necesario para elaborar el de este año.

Cabe destacar que el Consistorio adquirió ambas colecciones de monedas en el Club Internacional del Libro. Una de ellas, en la que se repasa la historia de la peseta, costó 837 euros, mientras que la colección de 96 monedas de euro supuso un gasto de 1.197 euros. Según la información a la que ha tenido acceso este periódico, las colecciones se adquirieron en los años 2003 y 2005, respectivamente, estando Javier Gárriz en la Alcaldía.

Antes de dar parte a la Policía Foral de la desaparición de estos enseres, los concejales pensaron que tal vez el exalcalde habría guardado el material en otro sitio, de ahí que decidieran enviarle "una notificación por escrito con el alguacil, con el objetivo de saber si estaba en otro lugar, antes de presentar una denuncia", explican desde AIM, agrupación que cuenta con cuatro ediles, frente a los tres de UPN.

Aunque en un principio, siempre según el relato de AIM, Gárriz dijo desconocer su paradero, finalmente devolvió el material que al parecer se había llevado "a casa después de las últimas elecciones municipales" para tener "un recuerdo después de tanto tiempo como alcalde", critican los ediles. Se le reclama, asimismo, un teléfono móvil pagado también a plazos por el Ayuntamiento y el abono de sus cuentas desde que dejó la Alcaldía.

"Este ha sido el estilo del señor Gárriz, miembro del Consejo Político de UPN, en el Ayuntamiento de Murillo el Fruto, denunciado por AIM durante ocho años: pensar que el Ayuntamiento era de su propiedad, que era su feudo", lamentan los ediles de AIM. Un Consistorio que, dicho sea de paso, "no tiene inventario del mobiliario", aunque "debía estar hecho desde hace más de diez años", concluyen.

Este periódico trató, sin éxito, de ponerse en contacto con Gárriz para contrastar la información.

Ainara Izko, en Diario de Noticias