domingo, 18 de mayo de 2014

LA GRAN COALICIÓN PP-PSOE YA EXISTE Y FUNCIONA DESDE HACE AÑOS EN ESPAÑA

Antes de que el asesinato de la presidenta del Partido Popular y de la Diputación de León (que llegó a acumular 13 cargos públicos con sus respectivos salarios) se llevara todo el protagonismo mediático, y de que los medios del régimen volvieran a tergiversar los hechos para sacar rédito político del suceso, la actualidad volvía a poner sobre la mesa la posibilidad de un gran pacto de gobierno futuro entre el PP y el PSOE: la Gran Coalición. En esta ocasión fueron unas declaraciones del ex-presidente neoliberal Felipe González (especulador financiero en sus ratos libres) las que abrieron de nuevo el debate: "Si el país lo necesita lo deben hacer".

Esta posibilidad de una coalición al estilo de Alemania en España, si la analizamos a corto plazo, no tiene mucho sentido. En estos momentos se está cumpliendo con la agenda impuesta por el poder económico. A través de los gobiernos títeres y las instituciones "democráticas" y los organismos supranacionales se están imponiendo las "reformas" y políticas neoliberales de expolio público que ordena el capital. A pesar del batacazo electoral que se llevará el bipartidismo en las elecciones europeas y que se llevarán en las generales, a día de hoy no existe ningún sujeto político que haga peligrar la hegemonía del bipartidismo. Aunque nos sobren los motivos para ello, tampoco las calles de España están ardiendo. Y además, una Gran Coalición de gobierno bipartidista sería el suicidio político de la ya frágil socialdemocracia, puesto que el PSOE quedaría definitivamente al descubierto y le regalaría a Izquierda Unida el papel de primer partido de la oposición, y el monopolio del espacio electoral de "la izquierda política". La mejor noticia que podría recibir IU - y cualquier simpatizante de izquierdas - es el anuncio de una gran coalición PP-PSOE. Con ello se acabaría la farsa de la "alternancia democrática", sería el fin del "turnismo" neoliberal. A corto plazo esa coalición es improbable.

Ahora bien, que nadie tenga la menor duda que a largo plazo esa coalición será una realidad. España no está saliendo de la crisis; lo peor está todavía por llegar. Son muchos los analistas internacionales y economistas que están advirtiendo de la creación de nuevas burbujas financieras que estallarán en cualquier momento. El sur de Europa, y por tanto la economía española, lejos de lo que dice la propaganda gubernamental, va camino del colapso. Cuando los llamados "brotes verdes" que anuncia el gobierno se demuestren totalmente ficticios y haya un deterioro muy rápido y muy brusco de la situación económica asistiremos a la creación de un gobierno de "salvación nacional". Una gran coalición PP-PSOE será el instrumento político con el que las oligarquías locales (IBEX 35) y el capital financiero internacional intenten salvar al Régimen del 78 y a este sistema capitalista en crisis profunda e irreversible que les garantiza conservar sus tasas de ganancia a través de la explotación laboral y el expolio de la riqueza colectiva del país. En ese escenario futuro de caos económico, inestabilidad política y explosión social será necesario para las clases beneficiarias del régimen blindarse políticamente frente a las alternativas que surjan desde las clases trabajadoras explotadas. La represión y el autoritarismo será una de las características principales de ese nuevo gobierno bipartidista.

En realidad podemos decir que esa gran coalición PP-PSOE ya existe de facto desde los tiempos de la Transición, construida en base a la impunidad para los criminales y el olvido para sus víctimas. Entramos de la mano de ambos partidos en el "mercado común europeo" que desmanteló nuestra industria, en la organización criminal OTAN, ambos aprobaron las leyes que permitieron la precarización del empleo, las grandes privatizaciones, o la entrada masiva de la empresa privada en la gestión de todo tipo de centros y servicios sanitarios (Ley 15/97 de Nuevas Formas de Gestión), la misma ley electoral antidemocrática que favorece el bipartidismo, el nefasto Tratado de Maastrich,... más tarde impulsaron la entrada de España en el Euro, el Tratado de Lisboa, las "políticas de austeridad" (recortes de gasto público y social), las "reformas estructurales" (recortes de los salarios y las pensiones), los rescates bancarios, el Pacto Fiscal Europeo, la modificación del artículo 135 de la Constitución, el Tratado de Libre Comercio EE.UU-UE,... y ambos coinciden en el 75% de las votaciones parlamentarias en Europa, en el modelo económico de libre-mercado desregulado, en el modelo depredador de globalización capitalista,... protegen a la corrupta monarquía heredera del franquismo y a la burguesía a la que representan, reprimen a la clase trabajadora a la que empobrecen, han corrompido la vida política y todas las instituciones "democráticas" que ambos han parasitado desde hace décadas,... bombardearon Yugoslavia o Libia, mantienen la "Posición Común" contra Cuba (un pacto de José María Aznar con Washington), respaldan golpes de Estado en Latinoamérica, apoyan al fascismo criminal en Ucrania,... y sin embargo se abrazan y hacen negocios con las dictaduras del Golfo que financian al terrorismo yihadista y pisotean todos los Derechos Humanos. Los gobiernos títeres del PP-PSOE siempre obedientes siguiendo la agenda imperialista marcada por su amo norteamericano.

Los dos grandes partidos neoliberales siempre han ido de la mano cuando las clases capitalistas les han necesitado. La llamada crisis financiera y económica ha dejado al descubierto la clamorosa semejanza entre ambos partidos. Tal es así que el núcleo central de la campaña electoral del PSOE para las elecciones europeas consiste en tratar de demostrar que el PP y el PSOE no son lo mismo: "No somos lo mismo". El solo hecho de que un partido que dice ser "Socialista" y "Obrero" tenga que centrar sus esfuerzos en marcar distancias con un partido reaccionario, burgués, neoliberal y heredero directo del franquismo como es el Partido Popular, deja en evidencia qué políticas han aplicado, para quién han gobernado, y ante quién se han arrodillado los miembros de este PSOE neoliberal.

Noam Chomsky hace esta descripción sobre el funcionamiento del modelo político y económico de EE.UU, que es absolutamente aplicable al sistema bipartidista del régimen español: "Estas políticas neoliberales enfocan la riqueza hacia un estrecho sector, aumentan la desigualdad, lo que tiene un efecto inmediato en la política, en la democracia parlamentaria (...) A medida que el poder se concentra, el poder político hace lo propio, así que hoy por hoy las elecciones están prácticamente compradas. Es una plutocracia, no una democracia (...) Ambos partidos (en referencia a los demócratas y republicanos) se han desplazado hacia la derecha. (...) EE.UU. es un Estado unipartidista, del partido de los negocios".

El Estado español, la corrupta España, también está gobernado políticamente desde hace décadas por un mismo partido bicéfalo dedicado a favorecer los negocios privados. Un mismo partido compuesto por dos cabezas diferentes pero un mismo alma neoliberal.

Adolfo Ferrera, en El Mirador