lunes, 28 de diciembre de 2015

MARCOS MURUZABAL, UN TROVADOR ROCKERO CON RAÍCES ARTAJONESAS

Marcos Muruzábal lleva más de 20 años "pajareteando" en el mundo de la música. Empezó en los 80 de la mano del grupo artajonés Arizaldea y durante años fue con esta formación rockera con la que dio rienda suelta a su pasión por la música. Desde hace algún tiempo se ha convertido en una especie de "hombre orquesta" moderno que recorre bares, garitos y sociedades cantando sus propios temas y tocando todos los instrumentos.
Durante años dejó de tocar (al menos en público) hasta que se dio cuenta que no podía estar sin hacerlo, aunque fuera en solitario. Así, después de una década en blanco y junto con su amigo Angel Mª Lorea (Gotzon), empezó a hacer canciones y grabarlas: "yo tocaba el bajo y a la hora de grabar las canciones tenía que hacerlo por pistas. Así que me compré una batería y pensé en la manera de poder tocar todo a la vez. Con una motobomba me fabriqué un soporte que me permitiera tocar la caja, además del bombo con los pies", explicaba este amante de la música, quien además apuntaba que "al principio tocaba sólo para mí. Había cogido cierto miedo escénico con Arizaldea y después en Miel Otxin. Pero volví a actuar en la boda de una sobrina y me dí cuenta de que estaba muy cómodo....y además, a la gente le gustaba". Esto fue aproximadamente hace un año y desde entonces, "Pajareteando", como ha querido llamar a esta nueva etapa musical (en referencia al nombre por el que le conocen en Artajona, "Pajareta"), ha recorrido ya escenarios de la Zona Media y Valdizarbe. Una decena de temas propios y versiones de Pereza, Txarrena, Barricada, Los Secretos, etc, son las credenciales de este viejo rockero: "estoy encantado de tocar allá donde me llamen. La verdad es que para un músico compartir sus canciones y que la gente las reciba bien es el mejor premio. Además, he grabado algunos de estos temas y estoy preparando un EP de cuatro canciones", confesaba.
Vivencias personales, historias de gente que ha conocido, o simplemente inventadas. Lleva años componiendo y en este tiempo ha conseguido labrarse un estilo propio, entre el rock melódico y las baladas con el que se siente cómodo: "tengo mucho que agradecer a personas como Angel Mª Lorea, compañero de fatigas, o Javier Marco, que me ha enseñado todo lo bueno y lo malo que sé en el mundo de la música", declaraba este músico y multiinstrumentista, quien además de guitarra y batería, toca la armónica, la cortinilla de agua o el arpa de boca.
Entre esas vivencias que le han inspirado en la vida, se encuentra el hecho de haber recorrido el Camino de Santiago acompañado de su guitarra y su armónica.Una buena prueba del espíritu libre de Marcos "Pajareteando".
Revista Entorno