martes, 15 de diciembre de 2015

GENTE CORRIENTE QUE HACE TEATRO

Gente corriente que hace teatro. Así es como se presentan a ellos mismos, gente corriente … que hace teatro.
Desde luego, son personas, hombres y mujeres de diferentes edades, pero de “corrientes” no tienen nada. Que no vivan de lo que es una de las pasiones de su vida es una cosa, pero que no merezcan el aplauso cálido  y el reconocimiento de la calidad de un  trabajo que en muchas ocasiones difícilmente lo podríamos diferenciar del teatro profesional, es otra.
Pensaba esto a la salida de la Gala del teatro amateur que se celebró el sábado en Berriozar y pensaba también en que son personas generosas que ponen su tiempo y esfuerzo para poner en marcha obras que luego nos van a hacer pensar,  divertir, emocionar, gozar ... 
Muchas horas de trabajo para contarnos una historia, un cuento, una fantasía.
Y por extensión, comencé a pensar en la cantidad de personas que día a día van haciendo pueblo, construyen otro tipo de relaciones y espacios de convivencia más amables y compartidos,  poniendo su buen hacer al servicio de sus vecinos.
Estoy pensando en  todas y cada una de las personas que:
- Dedican tardes y fines de semana en entrenar a niñas y niños en cualquier disciplina deportiva
- A los que se dedican a ensayar y a tocar música en las fanfarres, bandas municipales, grupos de gaitas y txistus, coros, corales, grupos de danzas… y que nos traen la música popular  en festejos, fiestas y acontecimientos.
- A tantos voluntarios que acompañan a personas en diferentes situaciones vitales precarias o con discapacidad, facilitando que estas personas puedan disfrutar en igualdad de condiciones de la vida cotidiana.
 - A todos los que preocupados por el medio ambiente y la sostenibilidad organizan actividades de sensibilización , giras en bicicleta, limpieza de riberas, etc
 - A los que ponen su esfuerzo y presencia organizando y manteniendo la organización de la comparsa de gigantes, Olentzero, Zanpanzar, cabalgata de los Reyes Magos, etc… y traen la magia de estos seres en la vida de grandes y txikis.
- Y, aquí que cada uno vaya poniendo a los que tiene en su localidad… 

En algún momento habrá que reconocer la inyección en  calidad de vida  que supone  todo este caudal de energía que vuelve a la sociedad, en forma de participación social y política de tantas personas que calladamente entregan su tiempo y trabajo  a fortalecer   la vida de los pueblos y ciudades.  Es otra forma de trabajar en auzolan.
A todos vosotros y vosotras
MILLA ESKER, GRACIAS, MERÇI BEAUCOUP.

Ana Ansa