sábado, 14 de febrero de 2015

PABLO IGLESIAS PIERDE SU PULSO CONTRA LAS BASES, QUE AÚPAN A DIRIGENTES NO OFICIALISTAS

El candidato oficialista Luis Alegre, apadrinado por Pablo Iglesias, se ha impuesto por la mínima al candidato alternativo a la secretaría general de la comunidad de Madrid, Miguel Urbán, con un 49,88% de los votos. La diferencia entre ambos ha sido del 5% de los votos (900 papeletas) mientras que los votos en blanco han superado los 1.200. El núcleo duro de la formación no ha recibido un apoyo mayoritario de las propias bases, lejos del 88% que obtuvo tras la asamblea de Vistalegre. De hecho, en las votaciones al consejo autonómico madrileño se han impuesto varios de los candidatos alternativos de la lista de Miguel Urbán, entre los que se encuentran el actor Alberto San Juan (con más votos que el propio Alegre), el catedrático Jaime Pastor o el médico Luis Montes.
En total, los miembros del equipo auspiciado por la cúpula dirigente ocuparán 18 de los 34 asientos en juego en Madrid, mientras que el resto quedarán en manos de los candidatos críticos. El consejo de garantías democráticas estará copado por los candidatos afines a la lista alternativa. Sin embargo, este no ha sido el único contratiempo para el equipo 'Claro Que Podemos', que copa el 100% de los puestos en la ejecutiva estatal y la mayoría de los órganos locales en las grandes y medianas ciudades, elegidos en anteriores procesos.
En Aragón, el europarlamentario Pablo Echenique, ha salido también ganador frente a Violeta Barba, la candidata para la que Pablo Iglesias había pedido el voto de los afiliados, desplazándose incluso desde Bruselas a Zaragoza para apoyarla en un mitin. La victoria de Echenique ha sido contundente, al recibir un casi un 72% de los votos. Asimismo, en La Rioja (Raúl Asenjo), Navarra (Laura Lucía Pérez) y Balereares (Alberto Jarabo), los afiliados han aúpado a barones alternativos a los oficialistas.
En Cataluña, la ganadora ha sido Gemma Ubasart con un 77% de los votos, que en su caso sí era la candidata apadrinada por el núcleo dirigente de Podemos, al igual que en Valencia o Extremadura. En Asturias el secretario general será Daniel Ripa, victorioso con un 68,5% de los votos, el único territorio en el que Pablo Iglesias se mantuvo neutral, sin apadrinar ninguna lista.
En Galicia, el secretario general será Breogán Riobóo, en Extremadura Álvaro Jaén, en Canarias Meri Pita, en Cantabria José Ramón Blanco, en Castilla-La Mancha José García, en Valencia Antonio Montiel, en Extremadura Álvaro Jaén, en Murcia Álvaro Urralburu y en Euskadi Roberto Uriarte. 
Los sucesivos retrasos en la comunicación de los resultados, que en un principio estaban anunciados para la mañana de este sábado, para luego posponerlos a las 18:00 horas, más tarde a las 18:30 horas y, finalmente, a las 21:00 horas, dan cuenta del pánico que ha asolado durante todo el día a los fontaneros de Podemos reunidos en la sede madrileña del partido. Los resultados no eran los previstos y la estrategia comunicativa ha tenido que improvisarse sobre la marcha. 
El mensaje de las bases ha sido contundente, y la dirección tendrá que replantarse ahora los mecanismos de participación interna y el papel de los círculos, los principales puntos de fricción con las bases más activas del partido. Desde los círculos vienen criticando desde hace meses su pérdida de influencia en el partido, así como la deriva en el control de la organización, ejercido de arriba abajo, en lugar de abajo arriba, contradiciendo los principios fundacionales de Podemos, que nació como un "partido-movimiento".
Con la conformación de las ejecutivas autonómicas concluye el proceso de constitución del partido en el conjunto de España. Tan solo queda pendiente la elección del secretario general y del consejo ciudadano de Andalucía, retrasada hasta abril debido a que la formación ha tenido que adelantar las primarias para elegir a su candidato a las elecciones a la Junta, en las que se ha impuesto la eurodiputada Teresa Rodríguez con un apoyo de más del 80 por ciento
La pérdida de apoyos internos al proyecto defendido desde la cúpula representa una tendencia creciente, pero las alarmas se activaron en los últimos días en Madrid. La campaña para la elección interna de la ejecutiva autonómica ha revelado una fuerte polarización, así como un apoyo más masivo de la militancia en los actos de la candidatura alternativa, ‘Podemos Ganar Madrid’, que lidera Miguel Urbán, que en los del oficialista Luis Alegre, también miembro de la ejecutiva estatal y secretario de Participación Interna del partido.
Especialmente relevadores fueron los mítines de cierre de campaña del pasado fin de semana. Urbán, arropado por la cabeza de lista a las elecciones andaluzas, Teresa Rodríguez, logró reunir al doble de personas que Alegre, a pesar de que junto a este último intervino Pablo Iglesias. Desde el núcleo duro de Podemos, que consideran la capital como “absolutamente clave” para el ciclo electoral de este 2015, intensificaron el cruce de acusaciones contra los críticos.
La encargada de inaugurar el tono beligerante de la campaña fue la secretaria de Análisis Político y Social, Carolina Bescansa, quien aprovechó una rueda de prensa del partido para dejar claro que su compañero Luis Alegre representaba el “Podemos de las propuestas, el Podemos para ganar”. Un equipo, “el apoyado por Pablo Iglesias”, que contrapuso a las candidaturas alternativas, las cuales representan, según aseguró, “un Podemos para protestar”. Desde entonces, la campaña se mantuvo en unos niveles de enfrentamiento hasta ahora inéditos en la formación.
El núcleo dirigente de Podemos sigue manteniendo su total respaldo al tesorero y secretario de Programa del partido, Juan Carlos Monedero, en contraste con la prudencia mantenida por los círculos, donde crecen las dudas sobre la moralidad de su actuación con Hacienda. Para aclarar la situación antes de decidir un posicionamiento conjunto desde las bases, que iría desde zanjar la situación hasta iniciar un proceso interno para solicitar la revocación de su cargo, los círculos madrileños pedirán información y documentación en el plenario del Consejo Ciudadano Municipal de Madrid, que se celebrará mañana.
Estos referendos revocatorios están diseñados para ser de carácter personal y, además de las bases, también estaría en disposición de convocarlos el secretario general, Pablo Iglesias, o una mayoría absoluta de la ejecutiva. Sin embargo, tanto Iglesias como el resto de la ejecutiva han cerrado filas y es simprobable que promovuevan esta consulta porque, según aseguran, la actuación de Monedero “ha sido legal, ética y estética”. El secretario de Participación Interna, Luis Alegre, añadió también que la dimisión o renuncia del número tres del partido no se plantea “en absoluto”.
La única posibilidad de llevar a cabo una moción de confianza o una consulta revocatoria con carácter vinculante, como prevé el documento base de principios organizativos de Podemos, está pues en las bases. Para que finalmente puedan decidir sobre el futuro del cuestionado dirigente en el partido deberán emprender una recogida masiva de firmas.

Iván Gil, en El Confidencial