domingo, 6 de septiembre de 2015

COMUNICADO DE OIHU FEMINISTA SOBRE LO SUCEDIDO EN EL BAR TXOKO DE TAFALLA

Ante los últimos acontecimientos sucedidos en el Bar Txoko de Tafalla y el vídeo emitido por Julián Convers, queremos mostrar nuestra total indignación y señalar la intensidad muy grave e inequívoca de estas agresiones, por constituir un delito contra la intimidad de las y los clientes (niñxs, jóvenes y mayores) que hemos frecuentado el bar.
En primer lugar nos gustaría resaltar que a pesar de las informaciones contradictorias proporcionadas por los medios de comunicación, las grabaciones de las cámaras corresponden exclusivamente al baño de mujeres del establecimiento, señalando así la condición sexista de estos hechos. 
La justificación de la colocación de las cámaras por parte de Julián nos parece un argumento carente de contenido y moralidad, además de poseer un carácter machista, clasista y excluyente; las mujeres prostitutas y las personas drogadictas tienen el  mismo derecho a preservar su intimidad que las personas que no lo son. Y al hilo de sus declaraciones, queremos clarificar la postura de que la duración en el tiempo de las grabaciones no exime al agresor de culpabilidad.
No se previene un delito cometiendo otro, deliberadamente. Así no se "limpia" la imagen de un bar. Una "conducta extraña" dentro de un servicio es poner cámaras y realizar grabaciones sin permiso judicial en el baño de mujeres (y no en el de hombres) además de una clara invasión contra nuestro espacio, voluntad e intimidad; vulneración de nuestros derechos y libertades. Es una agresión sexista muy grave.
Ante los acontecimientos, queremos denunciar que una vez más las mujeres volvemos a ser objeto de agresiones sexuales, esta vez de impacto masivo y en nuestro pueblo. El mismo sistema heteropatriarcal-capitalista que mediante sus estructuras legitima la objetivación y despersonalización de nuestros cuerpos, también se encarga de estigmatizar y normalizar hacia colectivos social y sistemáticamente oprimidos. Y a menudo, es el mismo que crea la sensación colectiva de incredulidad y antepone las justificaciones vacías de perdón por parte de un agresor "cercano" y "del entorno", minimizando el daño causado a las víctimas.
Estamos más que hartas de que cualquier tipo de violencia que se ejerce contra las mujeres y colectivos más vulnerables, sea una problemática social que se esconda, se silencia y no se afronte. Ante esto, nuestra postura es clara y queremos publicarlo abiertamente:

NO QUEREMOS AGRESORES NI ESPACIOS INSEGUROS ABIERTOS EN TAFALLA. NINGUNA AGRESIÓN SIN RESPUESTA

Oihu Feminista