miércoles, 3 de septiembre de 2014

UN NUEVO PUCHERAZO POPULAR, AHORA EN MURCIA

Tras los pasos de María Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha y de la ley "cerdada" para las municipales que cocina Mariano Rajoy, el PP prepara un nuevo pucherazo electoral. Otro más. Es en la Región de Murcia y el motivo es el de siempre: mantenerse en el poder como sea, aunque los votantes los quieran echar.

El Partido Popular lleva gobernando dos décadas en esta comunidad, pero las últimas encuestas y los resultados de las elecciones europeas pronostican que en las próximas autonómicas –en mayo, dentro de ocho meses– pueden perder la mayoría absoluta y por lo tanto el Gobierno. ¿La solución? La habitual: cambiar las reglas de juego al final del partido de forma unilateral. Modificar de urgencia la ley electoral para aumentar las circunscripciones electorales de las actuales cinco hasta siete o incluso quince distritos.

La reforma que planea el PP de Murcia es un absoluto despropósito para una autonomía uniprovincial. Se podría dar incluso el absurdo de que el Parlamento de Murcia fuese el que tuviese más distritos electorales de toda España. Más que el de Andalucía (ocho, uno por provincia) o el de Castilla y León (nueve).

El objetivo evidente de este pucherazo es perjudicar a los partidos minoritarios y perpetuarse en el poder. Al aumentar el número de circunscripciones pero no el de diputados –que seguirían siendo 45–, el mínimo de votos necesarios para conseguir un escaño se disparará. La reforma está diseñada por el PP a su imagen y semejanza. Es una trapacería para aferrarse a cualquier costa al sillón.

La actual ley electoral de las cinco circunscripciones ya beneficia sobradamente a los grandes partidos en general y al PP en particular. En las últimas autonómicas, cada escaño le costó al PP 11.593 votos. Al PSOE, 14.105. IU solo logró un escaño con 50.913 votos y UPyD, con 29.236, se quedó fuera del Parlamento regional.

Con la nueva ley electoral –que avanzó La Verdad de Murcia–, el beneficio para los grandes partidos sería aún mayor. La derecha blindaría su mayoría absoluta con algo menos del 40% de los votos; el porcentaje exacto dependerá de cuántas circunscripciones electorales se creen finalmente. El PP se aseguraría así todo el poder al margen de la voluntad mayoritaria de la sociedad, incluso si más del 60% de los ciudadanos les dan la espalda.

Ignacio Escolar, en eldiario.es