martes, 9 de septiembre de 2014

ÉXITO DEL PRIMER EUSKARAREN EGUNA DE VILLAFRANCA

La organización del primer Euskararen Eguna de Villafranca calificó de "éxito" la jornada celebrada en la localidad ribera con el objetivo de normalizar el aprendizaje del euskera en la Navarra "sin barreras ni divisiones entre la zona vascófona y la no vascófona". Con este objetivo, los impulsores de este día consiguieron una rotunda afluencia de visitantes al municipio y, en consecuencia, el respaldo al trabajo de los colaboradores que hicieron posible la fiesta, en la que también puso su grano de arena el Ayuntamiento de Villafranca.
Cabe recordar que el Euskararen Eguna nació del empeño de varios vecinos de Villafranca que asisten a clases de AEK, alumnos del modelo A en el colegio público El Castellar y otros cuyos hijos estudian en Ikastola Argia de Fontellas. El sueño de todos ellos de que "se recupere la lengua originaria de Navarra que nunca debió perderse", impulsó esta primera jornada que tuvo lugar el sábado 6.
Una chistorrada a las 10:00 en la plaza de los Fueros dio inicio a un día que contó también con un taller de batukada que se llevó a cabo con instrumentos elaborados con objetos reciclados. También hubo talleres de maquillaje y juegos tradicionales, como la solatira y la comba.
Entre las colaboraciones que hiciceron posible el Euskararen Eguna estuvo la del zanpantzar de la peña Beterri de Tudela que quiso contribuir a la jornada con el debut de la txiki Zuriñe Sierra Royo, de Ribaforada. Tras la actuación del colectivo de la capital ribera, llegó el momento de los dantzaris del Paloteado de Cortes. El público abarrotó la plaza de Calahorra para ver al grupo que dirige María Alcalde. Un trenzado sencillo, un vals, trenzados dobles y jotas hicieron las delicias de los asistentes que, después, se desplazaron a la calle Mayor para escuchar jotas en euskera cantados por Mila Martínez y Leyre Arrieta, dos pamplonesas a las que acompañaron Raúl Palacios (de Marcilla) y un coro de vecinos de Villafranca que recorrieron la localidad cantando en euskera.
Con motivo de esta jornada festiva y cultural tuvo lugar una comida popular que reunió a 300 personas. El acto estuvo amenizado por la verbena Trikiteens.
Miguel Ángel Galilea, en Diario de Noticias