domingo, 21 de septiembre de 2014

PEDRO SÁNCHEZ PROMETE A LOS EMPRESARIOS QUE EL PSOE NO PACTARÁ CON PODEMOS

Horas antes de su polémica intervención en el programa televisivo Sálvame, el líder socialista, Pedro Sánchez, mantuvo un discreto encuentro con personalidades muy diferentes al presentador Jorge Javier Vázquez. Almorzó con directivos del Instituto de Empresa Familiar (IEF) y les garantizó «rotundamente» que el PSOE no alcanzará acuerdos con Podemos, el partido emergente de izquierda, tras las elecciones autonómicas y municipales del próximo año.

«Podemos no encaja en mi programa. No es que esté contra ellos, pero es que plantean soluciones falsas a problemas reales. No podemos pactar con los que amenazan el Estado del Bienestar», llegó a decir Sánchez, según ha podido confirmar EL MUNDO de distintas fuentes conocedoras de esta primera reunión del líder socialista con la influyente asociación que agrupa a algunos de los principales empresarios del país. Según dijo Sánchez, «pactar con ellos sería perjudicar a los más débiles y eso no es el programa del PSOE».

La irrupción de Podemos en el panorama político español preocupa a la alta clase empresarial y financiera, que considera que sus planteamientos dañan la imagen del empresario y sus soluciones conducen a la ruina a la economía nacional. La asociación que preside Javier Moll preguntó a Sánchez si, dada la fuerza que exhibe Podemos en las encuestas, habrá comunidades y municipios en los que el PSOE pacte con la formación que lidera Pablo Iglesias para poder gobernar. «Sorprendió gratamente la rotundidad con la que Pedro Sánchez se expresó. Dijo que nunca y en ningún caso pactará con Podemos para gobernar municipios o comunidades», indicaron a este diario las citadas fuentes empresariales.

Fuentes próximas a Sánchez corroboraron que éste se muestra firme ante lo que considera el discurso populista de Podemos y desliza mensajes en público en su contra. Pero admitieron que hay voces internas en el PSOE en contra de descartar acuerdos con Pablo Iglesias si continúan las encuestas negativas para los socialistas en algunos municipios y autonomías. Podemos puede ser relevante para alcanzar o mantener poder en áreas de Andalucía o Asturias, entre otras comunidades.

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) situó a Podemos en su último barómetro del 4 de agosto como tercera fuerza política de España, con un 15,3% de respaldo. A muy poca distancia, el PSOE registra un 21,2% y el Partido Popular, un 30%.

En su última intervención en el Comité Federal, Sánchez criticó «el auge del populismo» aunque evitando el choque público y directo con Podemos. «Nunca diremos como organización que no hay que pagar la deuda», manifestó, antes de subrayar que tal impago pone en peligro las pensiones y el gasto en educación y sanidad.

El sucesor de Rubalcaba se presentó como «el líder de un partido alternativa del PP que mira al centro». Dijo que su proyecto «no es el clásico de derecha e izquierda», sino «transformador» del país en tres ejes: «Político, con medidas de limpieza democrática; económico y social».

Pedro Sánchez causó una «positiva» impresión en el Instituto de Empresa Familiar, que incluye en su directiva a, entre otros, el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales; de Mercadona, Juan Roig; de Barceló, Simón Pedro Barceló; de Puig, Marc Puig, o de Agrolimen, Artur Carulla, entre otros.

Según las fuentes consultadas, se mostró muy receptivo a una de las peticiones tradicionales del Instituto de Empresa Familiar: pactos de Estado entre los dos grandes partidos.

Sánchez recordó que, en sus contactos con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mantiene disposición a alcanzar pactos de Estado en energía, en el modelo educativo y en la llamada «regeneración democrática». También en la reforma constitucional que, según insistió, se necesita para dar solución a Cataluña. «Rajoy ha perdido un tiempo precioso, poniéndose de perfil», les aseguró. En ningún momento dio a entender que estuviera dispuesto a formar un Gobierno de coalición, llegado el caso, con el PP, una alternativa que grandes empresarios desean frente a la caída del bipartidismo. El Instituto de Empresa Familiar pidió también a Sánchez que cualquier medida fiscal que propugne tenga en cuenta la idiosincrasia especial de los negocios familiares. «Las legislaciones de prácticamente todos los países europeos y de otros continentes reconocen a la empresa familiar como un bien social en sí misma», sostiene Javier Moll.

El líder de los socialistas españoles recordó que es doctor en Economía, una formación inusual tradicionalmente en los líderes políticos, y se mostró favorable a que el Estado facilite un entorno para que las empresas puedan mejorar su competitividad. Defendió favorecer que las pequeñas empresas se conviertan en medianas para exportar.

Carlos Segovia, en El Mundo