miércoles, 17 de septiembre de 2014

EL IVA DE LA VOLKSWAGEN Y OSASUNA

Han pasado dos años y medio desde que Aritz Intxusta levantara la perdiz en Gara con el tema del IVA de la Volkswagen, y desde entonces ha pasado relativamente desapercibido en Navarra. Resumiendo, seis meses antes de que saliera en prensa, la Agencia Tributaria abrió un expediente de inspección por dicha práctica, pero Montoro llegó un acuerdo con el ex consejero Miranda para pagar 25 millones durante los siguientes 4 años. Se acordó también solventar el problema en la Junta Arbitral, pero está claro que el acta de inspección no se anuló, simplemente durmió el sueño de los justos. Hasta hoy.
Y estamos hablando de muchísimo dinero, más de 1.500 millones de €, que suponen el presupuesto de Educación y Sanidad tal y como señalaba el periodista de Gara. Si a eso le añadimos la actual deuda tenemos un problema que prácticamente nos aboca a la quiebra de la Comunidad Foral, y las terribles consecuencias que tiene eso, en el caso de que el Tribunal Supremo de la razón al Estado. Una de ellas es que el Convenio se quedaría en papel mojado, y con ella nuestra capacidad fiscal. Es decir, una hermosa fachada, pero sin nada detrás.

Hasta aquí los hechos, a partir de aquí habría que preguntarse el porqué se permitió durante 17 años este apaño contable. ¿Qué han hecho en el Gobierno de Navarra en todo este asunto? Porque si ese dinero no nos correspondía ahora mismo estamos en una situación sin salida para Navarra. ¿Qué ha hecho el Gobierno Foral para evitar esta situación?, ¿Por qué este asunto estalla ahora a escasos meses de las elecciones?, ¿Es un aviso a navegantes para que los navarros y las navarras voten como es debido?, ¿Intentan asustar para luego quedar como salvadores?

Las respuestas a estas preguntas pueden ser muy variadas, y dejar volar la imaginación de cada cual es muy sencillo, pero para mí tiene toda la pinta de ser un Caso Osasuna Bis a lo grande. Decía Hanlon que “Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez”, y aquí podemos tener un poco de eso en los gobernantes navarros que engordaron la bola hasta que ya no ha podido ir más adelante. Es decir que lo que la Hacienda Foral hizo con Osasuna, lo hizo el Estado con la Hacienda Foral. Pero de la misma manera que Navarra no puede pasar la deuda rojilla, el Estado tampoco puede permitirse perdonar una deuda de 1.500 millones de € por el coste político que puede tener para ellos. La cuestión, como he dicho antes, es por qué lo permitió antes. Para mí la clave está en el famoso “Navarra, cuestión de Estado”.

El panorama se presenta muy negro puesto que es casi imposible que Navarra devuelva todo ese dinero, sin contar las consecuencias que para el Estado del Bienestar puedan tener. También me resulta muy difícil, dando por hecho que el Supremo falle a favor del Estado cosa muy probable, que nos vayan a perdonar dicha deuda. Ya se encargarán aquellos que quieren derogar el Convenio, que no están únicamente en UPyD, de meter la suficiente presión para que eso no ocurra.
Para finalizar una reflexión política, al Estado no le hace falta cambiar la Constitución para cargarse el Fuero. Le basta con vaciarlo de contenido. Y en esas estamos.

Pro Libertate Patria