miércoles, 24 de septiembre de 2014

"NAVARRA TIENE UNA DEUDA CON LA MUJER: NUNCA HA CUMPLIDO LA LEY DEL ABORTO"

Yo tengo que darle las gracias a Gallardón. Ha conseguido unir al movimiento feminista y a la sociedad en una movilización. Y ha probado que protestar sirve para algo”. La portavoz del colectivo de mujeres Andrea, Tere Sáez, ha reconocido su “satisfacción”, de esas de “casi echarme a bailar”, tras la noticia de  la retirada de la Ley del Aborto del PP y la posterior dimisión del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. No obstante, esta representante del movimiento feminista navarro ha insistido en que aún queda camino por recorrer en la Comunidad Foral, donde “nunca” se ha cumplido la Ley del Aborto actual.

“Navarra tiene una deuda grande con las mujeres, porque nunca ha cumplido la ley”. Sáez recuerda, en este sentido, la presión ejercida a los médicos, que la sanidad pública no se encargue de estos casos y que, por tanto, las mujeres navarras sigan teniendo que acudir a la única clínica privada que practica interrupciones del embarazo en Navarra, situada en el municipio de Ansoáin. “Y, encima, también debe garantizarse que estas mujeres lo hagan con total libertad, sin sufrir los  escraches de organizaciones católicas”, ha deseado Sáez. La portavoz de Andrea recuerda, además, que en Navarra se calcula que unas 800 mujeres abortan al año.

¿Qué supone, entonces, que el PP haya dado marcha atrás en su polémica ley? Para Sáez, de inicio, es un motivo de celebración. “Es un triunfo que supone mucho, en estos momentos. Que la ciudadanía, por moverse, vea que hay resultados. Y hemos conseguido que dimita un ministro, algo que no es nada fácil”, ha valorado esta representante.

La portavoz de Andrea cree, no obstante, que en esta decisión también ha pesado el “debate interno” surgido dentro del Partido Popular, que “seguro que ha sido mayor del que se ha transmitido fuera”, y, por supuesto, el posible cálculo electoral que los conservadores hayan hecho de esta medida. Y, en definitiva, que hayan asumido que, en esta materia, “ya no estamos como hace veinte años”.

En este momento, según entiende Sáez, la ley vuelve a la situación anterior, la de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo aprobada por el Gobierno del PSOE en 2010. No obstante, teme que el PP vuelva a la carga con un asunto donde sí puede creer que cuenta con apoyos entre sus posibles votantes: la negativa a que una menor pueda abortar sin el consentimiento materno-paterno. “La pelea, en todo el Estado, debe continuar, para conseguir que eso no se toque. Porque no es un asunto baladí. Cuando una mujer decide no socializar esta decisión, es por razones importantes. En algunos casos, incluso por problemas de violencia”, expone.

eldiario.es