martes, 23 de septiembre de 2014

EL ALCALDE DE FITERO ARREMETE CONTRA LA OPOSICIÓN AL CUARTEL, TILDÁNDOLES DE "ABERTZALES"

El alcalde de Fitero, el senador de UPN Pachi Yanguas, está muy molesto con la oposición vecinal que ha surgido en esta localidad ribera contra la construcción de un cuartel de la Guardia Civil en un solar inicialmente previsto para centro de salud.

Yanguas ha recurrido al «que vienen los vascos» para tratar de desacreditar a la asociación vecinal Peñahitero, que ha reclamado la revisión del acuerdo por el que se autorizaba la construcción del cuartel y cinco viviendas unifamiliares y se cedían los terrenos para la obra, al considerar que no se ha producido una desafectación de un solar destinado a un uso dotacional.

En una entrevista publicada en la revista municipal «Fitero 2014», editada con motivo de las recientes fiestas patronales, el primer edil señala que la persona que ha solicitado en el Ayuntamiento la información sobre el cuartel organizó una presentación del libro «El Banquete» y una charla de Kontuz, colectivo que el mandatario local vincula con la izquierda abertzale. Asimismo, destaca que la oposición al cuartel está «abanderada» por Bildu, al que califica de «partido que no condena el terrorismo de ETA» y añade que «como partido independentista y abertzale que es, no está a favor de que la Ribera de Navarra tenga cuarteles y además no reconocen a una Navarra foral y española, ellos quieren una Navarra integrada en País Vasco».

Parafraseando a Yolanda Barcina, presidenta de su partido, Yanguas añade que «si ellos no lo quieren, es que lo estamos haciendo bien. Todo lo que les suena, como dicen ellos, a `Estado español' es malo. Pues bien, yo pienso que [el cuartel] es un servicio positivo y ampliamente demandado por Fitero».

Yanguas también critica a la diputada de Geroa Bai, Uxue Barkos, de la que llega a decir que en el cohete de Tutera le reconoció que no le interesaba el cuartel de Fitero lo más mínimo y que sus críticas respondían solo a «una estrategia de partido». Barkos ha negado que hubiera hecho estas manifestaciones.

En la revista de fiestas, Yanguas reconoce que él y su predecesor, Manuel Fernández, se han dirigido insistentemente -desde 1991, cuando se cerró el antiguo recinto de la Guardia Civil- al Ministerio español del Interior para reclamar la construcción de un cuartel, pero que sus demandas no han sido escuchadas hasta la llegada de Jorge Fernández Díaz, al que califica de «fiterano de pro, un hombre que tiene Fitero siempre presente». Además, subraya la necesidad de que el cuartel tenga viviendas para los agentes «como todos los de España» y revela que Madrid exigió que el solar tuviera el menos mil metros cuadrados.

Los integrantes de la asociación Peñahitero destacan, respondiendo a Yanguas, que «somos vecinos comprometidos y nos creemos en el deber de denunciar lo que no se ha hecho bien y va en contra de los intereses del municipio, máxime cuando en Fitero no hay partido de oposición que lleve un control sobre las decisiones que toma el Ayuntamiento». En las últimas elecciones municipales UPN fue el único partido que se presentó. Junto a ello, subrayan que el día 4 acudieron al Parlamento navarro, donde recibieron el apoyo de cuatro de los seis grupos de la Cámara, «que tienen una representación otorgada por los votos de ciudadanos navarros como nosotros, le guste o no a nuestro alcalde».

La asociación Peñahitero añade que el cuartel de la Guardia Civil clausurado en 1991 se convirtió en un bloque de pisos en manos privadas, por lo que ponen en cuestión la afirmación de Yanguas de que si el nuevo cuartel se cierra el solar revertirá en el municipio.

Junto a ello, rechaza el argumento de Yanguas de que todos los cuarteles de la Guardia Civil tienen aparejadas viviendas, poniendo como ejemplo el de La Pobla de Vallbona, en el País Valencià, «y otros muchos más que son cuarteles sin viviendas, solamente instalaciones administrativas».

Martxelo Díaz, en GARA