lunes, 24 de octubre de 2016

SUSANA DÍAZ Y SU COBARDÍA AL FRENTE DE UN LOBBY

A un líder se le sigue, a un jefe se le obedece. Esa es una diferencia crucial para entender por qué Susana Díaz es más jefa que líder, por qué la alumna aventajada de Felipe González es la elegida por las élites para conducir al PSOE a donde el sistema quiere, acallando la voz de las bases todo cuanto haga falta.
El discurso del ‘no es sí’ con el que casualmente cerró ayer Díaz el comité federal no hay por dónde cogerlo de principio a fin. Se equivocó cuando la presidenta andaluza aseguró que “no podemos hacer lo que debemos hacer, aquello para lo que nacimos, que es transformar la sociedad”. Claro que el PSOE va a transformar la sociedad, pero siendo cómplice del PP en sus recortes, en sus políticas de austericidio, en sus mentiras a la ciudadanía y en su corrupción. Con todo eso va a seguir transformando la sociedad. 
La intervención de Díaz fue reveladora del tipo de política que le gusta. Alabó la reconversión industrial de Felipe González, hablando de “modernizar” España cuando, en realidad, nos convirtió en un país de sol y playa. Elogió a Zapatero y el modo en que llevó el estatut, a pesar de que aquella torpeza fue gasolina para la pira que hoy es Catalunya.
Y, finalmente, lo que mejor ilustra la política que le gusta a Díaz fue su satisfacción por “cuántos nos unimos en la OTAN”. La Alianza del Atlántico Norte es un buen ejemplo de lo que ha pasado con la abstención en el PSOE. “Si en 1981 el PSOE defendía que España debía colaborar con el equilibrio internacional no ingresando en la OTAN, en 1984 argumentaba que debía hacerlo permaneciendo en ella; si en 1981 alegaba que la OTAN legitimaba las dictaduras portuguesa, griega y turca, en 1984 afirmaba que la OTAN reunía países democráticos”, resalta el informe Treinta Preguntas sobre la OTAN. Treinta años después del Referéndum elaborado por el Centre Delàs d’Estudis per la Pau.
Lo mismo sucede con la imposición de Díaz de abstención, que desdice todo lo que el PSOE ha venido defendiendo en las últimas elecciones generales, lo tira al cubo de la basura. Esa es la realidad, ni más ni menos, le pese a quien le pese y lo quiera plasmar El País como lo quiera plasmar, cuyos titulares parecen estar al dictado de Ferraz.
Y si malo es ser jefe en lugar de líder, aún peor es ser un jefe cobarde. Y Susana Díaz lo es. Lo es por el modo en que apuñaló por la espalda a Pedro Sánchez, por su hipocresía, incluso ayer, cuando se lamentaba de “todo el tiempo gastado en demonizar a unos compañeros frente a otros”… siendo ella la que más ha demonizado, la que no ha querido ver cómo ella ha perdido peso en Andalucía y cómo ha culpado a otros de una agonía socialista en la que ella tiene su cuota de responsabilidad.
Llegó a ser tan corbarde Díaz, que ni siquiera tuvo el coraje de decir “abstención”. A Cornejo, su número dos, el mismo del que se dijo que intentó agredir a Pedro Sánchez en aquel sábado negro en el que se le defenestró, no le produce urticaria decir esa palabra maldita, pero la presidenta andaluza es incapaz. Y ese es un gesto cobarde, un gesto que escenifica a la perfección cómo es el nuevo PSOE, en el que peor que llevar a Rajoy a La Moncloa es haberlo hecho sin haber escuchado a su militancia. Y eso le pasará factura, porque hasta que enderecen su rumbo, el PSOE ha pasado de ser un partido a covertirse en un lobby.

David Bollero, en Público