viernes, 14 de octubre de 2016

CONSULTAS NO PRESENCIALES Y TELEMEDICINA

Recientemente han sido publicados en la prensa local dos artículos que hacen referencia a las consultas no presenciales. El mundo de la opinión obviamente es libre y, lógicamente, debe ser respetado. Pero no deja de llamarme la atención que ambos artículos hayan sido escritos por personas de relevancia como un periodista y un médico que fue director de Salud del Gobierno de Navarra con UPN y que dimitió.
Y son importantes este tipo de artículos por cuanto pueden crear una infundada alarma social. Crear alarma social en un bien tan básico como es la salud debe ser muy meditado. Crear alarma social con opiniones no basadas en datos científicos ni en la medicina basada en la evidencia puede significar dos cosas: que no se ha hecho una rigurosa búsqueda de datos antes de denostar las consultas no presenciales o, lo que es peor en el caso del exdirector de Salud y médico de profesión, negar un evidente avance en atención a la población -le supongo un sólido conocimiento del tema-, movido por una generalizada oposición al actual Gobierno bajo las consignas de “todo lo hace mal” y “no puede hacer nada bien”; argumentos de una gran profundidad académica. Y para ello no duda en utilizar armas tan peligrosas con son la desinformación de la población o la desfiguración de hechos científicos suficientemente probados.
Me llama la atención que rechacen esta novedad puesta en marcha por la Consejería de Salud del Gobierno de Navarra como experiencia piloto en el departamento de Dermatología del CHN. Un ciudadano que dedique un minuto en cualquier buscador de información verá el abultado número de publicaciones que avalan la conveniencia de la instauración de consultas no presenciales, la ganancia en recursos y las ventajas para los pacientes. Basta con poner consultas no presenciales o telemedicina y verán la cascada de información que pueden obtener con escasas opiniones negativas.
Evidencias como la rápida valoración de muchas patologías: electrocardiogramas que se leen a distancia y donde se pueden detectar alteraciones, visualización de pruebas radiológicas, lesiones en piel con signos de alarma, estado de cicatrices que evitan una inútil revisión, valoración de movimientos de articulaciones, información de resultados de análisis, valoración de cambios en las medicaciones y sus efectos adversos, revisiones con el paciente on-line, mayor acceso al médico, etcétera. Tal es la importancia de esta infundada alarma creada que la junta directiva de la Asociación Navarra de Medicina de Familia y Atención Primaria (agrupa a 400 médicos de familia) ha tenido que tranquilizar a la población y publicar un artículo sobre este tema en el que concluye: “Nuestra sociedad (NAMFYC) siempre ha estado a favor de aquellas medidas que mejoren la salud de la población”.
Dentro de las numerosas ventajas de las Consultas No Presenciales (CNP) o Interconsultas No Presenciales (INP) podemos enumerar: evitan desplazamientos inútiles, evitan molestias innecesarias, se puede contactar con un paciente encamado, disminuyen los riesgos de los desplazamientos, mejora la relación personal (contacta siempre con su mismo médico y puede hablar con él varias veces), disminuye la pérdida de horas laborales, acortamiento de los tiempos de atención al diagnóstico, valoración temprana de signos de alarma y gravedad, racionalización y optimización de los recursos, mejora de los tiempos, ahorro en consultas innecesarias para dedicarlas a otras necesarias, aumento del tiempo dedicado a las consultas presenciales, disminuyen los pacientes en los centros de salud, mejora de la intercomunicación entre Atención Primaria y Especializada… En las áreas de salud de España en las que se ha implantado la consulta no presencial el grado de satisfacción de los pacientes es superior al 90%. Y aún pueden implementarse con nuevas tecnologías como las consultas por videoconferencia (implantadas en USA, Canadá, Japón…).
El Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) realizó solo a partir de 2012 y en 18 meses, ¡más de dos millones! de consultas no presenciales (19% de la actividad en Atención Primaria) con un elevado grado de satisfacción de los pacientes. Casi 6.000 consultas no presenciales cada día.
La Guía de Gestión Clínica de 2015 (Asociación Española de Cirujanos) aconseja “La utilización de las nuevas tecnologías en la prestación de la asistencia, que acercan ésta al paciente y usuario, evitando que tenga que desplazarse a los centros sanitarios, con el desarrollo de asistencia telefónica o vía Internet (citación, información y consulta)”. Realizando un comparación, la cirugía sin ingreso en un hospital reduce el coste en un 30-60% con respecto al mismo procedimiento con ingreso (datos Ministerio de Salud 2013), y en el ambulatorio se puede alcanzar un 30-40% de consultas no presenciales (Cobos i Rifá), con lo que este sistema produce un ahorro considerable de costes. Según datos publicados en 2013 por el Institut Català de la Salut han reducido las visitas presenciales en más del 20%. El Servicio Gallego de Salud inició en 2012 un estudio piloto de consultas no presenciales y lo ha generalizado en 2014, y en la actualidad hasta pueden consultar su historial médico a través del móvil. La Consejería de Salud de Castilla y León lo proyecta implantar en 2016. La Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (en cuyos médicos descansa la mayor parte de las Consultas No presenciales) publica en 2016 Las cinco razones por las que la consulta médica virtual podría ser mejor que la presencial. (SEMFYC).
Navarra, que siempre ha sido pionera en muchos ámbitos de la salud (primera bomba de cobalto, banco de sangre modélico, primera comunidad en implantar el programa de detección precoz del cáncer de mama, bajísima tasa de mortalidad neonatal…), deseamos que siga implantando mejoras para la salud de la población como es la Consulta No Presencial. Y, tranquilos; no van a trasformar en simples fotógrafos a los médicos de Atención Primaria y Especializada, quienes les seguirán atendiendo con enorme profesionalidad como hasta ahora y podrán optimizar mejor su tiempo y los recursos. Como decía A. Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Miguel Aizcorbe, doctor en Medicina y Cirugía (en Diario de Noticias)