jueves, 13 de octubre de 2016

EL MODELO D ECHAR A ANDAR EN CAPARROSO

El inicio de curso en el colegio público Vírgen del Soto de Caparroso fue especial. Al habitual nerviosismo del comienzo de las clases se añadió también que por primera vez se abría una línea de modelo D de enseñanza en euskera en el centro educativo de esta localidad. Un hecho histórico, que ha puesto así la primera piedra de un camino que "deberá tener continuidad, apoyo y extensión en próximos cursos escolares, no solo en Caparroso sino también en otras localidades navarras". Así lo afirmaron las familias de Caparroso Jorge Aguirre y Elena Jiménez; Jorge Ibiricu y Olatz Arruti de Santacara, y Jesús Asín y Ana Ibiricu de Rada. Familias que han decidido que sus hijos e hijas formen parte de la primera promoción del modelo D en el colegio público Vírgen del Soto de Caparroso.
Durante este proceso, aseguran ilusionados, "no nos hemos encontrado solos. Nos hemos sentido apoyados desde el Departamento de Educación, desde Sortzen y desde el propio centro aunque hemos echado en falta, sobre todo al principio, más información".
Aseguran también haber tenido dudas, "algunas sembradas por el propio entorno en el que nos encontramos, sin recorrido en este modelo educativo por ser una localidad de la zona no vascófona, y por la incertidumbre de ser pioneros".
En el caso concreto de las familias de Rada y Santacara, se han visto en una difícil elección. "Tuvimos que decidir si nuestros hijos se quedaban en la escuela del pueblo o por el contrario educarlos en euskera pero fuera de nuestra casa", explican.
Aunque son conscientes de la dureza de cualquier inicio, no dudan en afirman que "esta opción educativa se normalizará con el tiempo. Hemos abierto un camino y nos gustaría ser ejemplo en otras localidades".
"Sabemos que hay familias que se plantean matricular a sus hijos e hijas en el modelo D. Tienen dudas y están a la expectativa, y prefieren ver cómo funciona este primer año. Estamos convencidos que para el próximo año serán más las matriculaciones en el modelo D en Caparroso y de que tendrá continuidad. Debemos aprovechar esta ocasión porque por primera vez se nos ofrece la posibilidad de elegir libremente", afirman.
El colegio Vírgen del Soto tiene implantado el modelo Programa de Aprendizaje en Inglés (PAI) aplicado a todos los modelos lingüísticos y en la actualidad cuenta con 260 alumnos y alumnas. Y desde el curso 2016-2017, el modelo D con la gela de 3 años. "Cuando se ofreció la posibilidad de implantar este modelo organizamos una reunión informativa en el centro para todo aquel que quisiera participar". explica Jesús Vicente, director del centro. Y aunque el centro de Caparroso no alcanzó el mínimo de 8 alumnos y alumnas, el Departamento analizó la demanda, estableció grupos por proximidad geográfica para implantar la nueva línea, y disponer del transporte y del servicio de comedor para garantizar al alumnado que se desplace desde otras localidades su escolarización en el modelo elegido. "En el caso de las familias de Rada y Santacara han recibido ayuda económica individualizada para el transporte", explica el director.
"Apenas teníamos clases libres y aunque la ubicación está un poco alejada del resto del alumnado de 3 años, intentaremos buscar una nueva ubicación en los próximos cursos escolares. Hemos recibido mobiliario nuevo y una ayuda para juegos didácticos y libros. El centro cuenta también con el modelo A, lo que nos facilita la posibilidad de organizar actividades conjuntas con los chicos y chicas del modelo D", añade.
L.Sevillano, en La Voz de la Merindad