martes, 31 de marzo de 2015

TXENTXO JIMÉNEZ CAUSA BAJA EN ARALAR POR DIFERENCIAS CON LA DIRECCIÓN

Txentxo Jiménez, miembro fundador de Aralar desde su creación en 2001 y coordinador del partido en Navarra entre 2003 y 2011, tramitó ayer ante la dirección su baja como afiliado a la organización. Jiménez, que en la actualidad es vicepresidente segundo del parlamento, se había distanciado de la línea política fijada tras la integración en EH Bildu. Natural de Solera (Jaén) y vecino de Berriozar desde los 10 años, ésta será su última legislatura como parlamentario. Ayer no quiso hacer valoraciones al respecto, ni confirmó que las diferencias mantenidas con la dirección fueran el motivo de su baja como militante.

Pese a este conocido distanciamiento, el abandono de Jiménez fue recibido ayer con sorpresa dentro de Aralar, donde la noticia se difundió con rapidez. El excoordinador fue la mano derecha de Patxi Zabaleta durante el nacimiento y la consolidación de Aralar en Navarra, que llegó a tener cuatro parlamentarios en su primera experiencia electoral en 2003. Jiménez fue también el negociador de Aralar dentro de Nafarroa Bai, coalición en la que tuvo un papel destacado y con quien volvió a ser elegido parlamentario en 2007 y 2011. Sin embargo, sus formas de actuación, en ocasiones controvertidas, le llevó a estar envuelto en la polémica, sobre todo en los últimos años de vida de la coalición.

Tras respaldar desde la dirección en Navarra la entrada de Aralar en Amaiur en las elecciones generales de noviembre 2011, Jiménez se fue desmarcando progresivamente de la línea oficial del partido por su progresiva integración en EH Bildu, donde consideraba que quedaba diluida la figura de Aralar.

A finales de 2013, el histórico dirigente planteó la posibilidad de volver a optar a la coordinación del partido en Navarra, abogando por que dentro de EH Bildu existieran órganos de decisión puramente navarros, de forma que las decisiones se pudieran tomar de manera autónoma en la Comunidad Foral y sin depender del criterio de los órganos de la coalición a nivel nacional. Sin embargo, según explicó entonces Jiménez, la “excesiva resistencia por algunos sectores del partido” le llevaron a dar un paso atrás. En concreto, la posición de la ejecutiva nacional y del propio Patxi Zabaleta, más proclives a una integración en la coalición sin tensiones y a dejar de lado las visiones de partido.

Las diferencias volvieron a salier a la luz en el congreso celebrado a finales de 2014 en Bilbao, que supuso la llegada de Rebeka Ubera al frente de la organización. El principal motivo de aquella discrepancia vino motivado por entender que la ponencia estatutaria eliminaba de los órganos internos del partido el ámbito de decisión propio de Navarra, para equipararlo a un territorio más como son los otros tres que conforman la Comunidad Autónoma Vasca. Jiménez firmó junto con otros 11 militantes navarros una enmienda a la totalidad para su devolución que no logró prosperar.

Diario de Noticias