viernes, 6 de marzo de 2015

CUANDO LA PRENSA DE LA OLIGARQUÍA MACHACA A LA CIUDADANÍA DE HERNANI

Cuando el gabinete de comunicación de los Incineradores de Gipuzkoa decide enviar un misil a alguna parte, siempre a traves del Diario Vasco que es su artillería principal, todo lo que tú puedas explicar a continuación vale bastante poco: el diario de la oligarquía de Gipuzkoa hace temblar los cimientos de las casas de todo dios.

La pasada semana volvieron a bombardear Hernani. No es la primera vez. No será la última. Mirado desde Hernani, por lo que conocemos nosotros, el tema que ese día trataba el ayuntamiento era muy sencillo. Hernani recoge sus residuos urbanos con el sistema Puerta a Puerta, que tiene -como tienen todas las localidades en PaP- varias “zonas de aportación de emergencia”: pequeñas estructuras cerradas y controladas a las que puede acudir cualquier familia que debe depositar cualquier fracción de los residuos a cualquier hora por algún motivo de emergencia -viajes, etc- previo paso por el Ayuntamiento que le proporciona la llave.
Resulta que en una de esas zona (llamadas aquí “larrialdigune”, zona para emergencias), en el barrio de Martindegi, la vecindad se queja contínuamente de que en el exterior de esa zona hay desaprensivos que depositan sus residuos sin control, la mayoría de las veces escombros de obras y otras actividades comerciales e industriales, cuyos propietarios deben entregárselos a la Mancomunidad pero prefieren abandonarlos, contaminando al resto y… ahorrandose las tasas que por depósito de residuos deben pagar los profesionales. Fueron los vecinos quienes pidieron la instalación de cámaras para disuadir a estos desaprensivos. Y el ayuntamiento -gobernado por Bildu, que es la misma fuerza política que eliminó las cámaras instaladas en las calles de Hernani por los mismos que ahora montan el número ante los medios de comunicación- dio paso al proceso para instalar dicha cámara.
Pero una cosa es que el ayuntamiento cuente las resoluciones del asunto con pelos y señales a los corresponsales locales del Diario Vasco y Noticias de Gipuzkoa (que en este tema hace un seguidismo vergonzoso al diario de la oligarquía) y otra muy distinta es… el misil que te encuentres al día siguiente en la prensa. No hay más que mirar las firmas de las crónicas y el contenido de las mismas, para obsevar que nada tiene que ver el bombazo con la materia de la noticia y sí con una campaña bien preparada por un gabinete de comunicación. Una vez el Diario Vasco (grupo Vocento, Correo, ABC, etc.) suesta su misil, el resto de medios hará las réplicas correspondientes, radio, televisión, prensa, thttp://www.sanmarkos.net/assets/noticias/Datos/Datuak2014.pdfertulianos… porque el Diario Vasco marca la agenda y punto.
En Hernani no hay cámaras en la calle para controlar a los ciudadanos. Por supuesto no hay cámaras en los postes de aportación de residuos, como han insinuado esos dos diarios ilustrando sus cañonazos con fotos de dichos postes. Pero lo más importante: la ciudadanía de Hernani durante esto años está entregando de forma selectiva sus residuos domiciliarios y de esta forma ha logrado que el residuo final (la fracción resto, la más difícil de aprovechar) no supere los 60 kilos por persona y año. A modo de comparación, la vecina localidad de Urnieta gobernada por el PNV, con un sistema de cámaras (para prevenir los robos, dicen) en sus calles, cámaras de control que reivindican con arrogancia en su mismo diario (http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2015/01/22/vecinos/buruntzaldea/urnieta-instalara-mas-camaras-en-la-via-publica)… Urnieta arroja 211 kilos persona/año de residuo final. No son datos ni de Hernanin Zero Zabor ni de nadie de por aquí, basta con mirar las estadísticas que publica la mancomunidad de San Markos http://www.sanmarkos.net/assets/noticias/Datos/Datuak2014.pdf… y que se encarga muy bien de ocultar su presidente Denis Itxaso (PSOE).
Yo les propongo a los lectores de RRR Compañía que miren bien los datos de San Markos. La sustancia de toda la película reside ahí. Y se resume en lo siguiente. Las localidades que recogen sus residuos con el PaP arrojan como basura final o residuos final todos ellos menos de 60 kilos, algunos incluso mucho menos. Se trata de Lezo, Astigarraga, Oiartzun, Usurbil, Hernani y Pasaia. Al contrario, todos los municipios de reciclaje voluntario o contaminación voluntaria (dejémonos de hablar del quinto y sexto contenedores y otras zarandajas) todos ellos arrojan más de 210 kilos: Errenteria 234, Lasarte-Oria 224 y Donostia, la gran campeona, ¡287!
Denis Itxaso, que preside la mancomunidad gracias a alianza Incineradora PNV-PSOE-PP lo hace en calidad de representante de Donostia. ¿Alguien alguna vez le oyó hablar de Donistia y sus 287 kilos? ¿Alguien alguna vez le oyó felicitar a la ciudadanía de los municipios que generan menos de la cuarta parte de basura de lo que generan los donostiarras? Ahora que el gobierno de Bildu en Donostia está instalando el sistema de reciclaje voluntario al que le han forzado PNV, PSOE y PP ¿alguien oyó o léyo algo a Itxaso animando a la ciudadanía donostiarra a que haga ese esfuerzo voluntario? Al contrario, el presidente Itxaso quiere que los municipios virtuosos sigan aportando a los gastos de la mancomunidad la misma cantidad que aportan los que peor gestionan sus residuos.
Lo que está ocurriendo en Gipuzkoa es un monumento a la injusticia, a la falta de ética y a la soberbia la actuación de estos políticos incineradores. Ellos sabrán qué tajada sacan del tema. A las personas preocupadas por la Gran Crisis que nos ha tocado vivir a principios del XXI, crisis económida, climática, de biodiversidad y gran crisis de emergencia social, no nos queda más recurso que continuar contando las verdades tal cual son. La fuerza de la razón enfrentada a la razón de la fuerza (descomunal).
Los compañeros de la Compañía de las 3 Erres son testigos de cuánto daño pueden hacer los grandes medios de comunicación de la oligarquía cuando se ponen a disparar, no hay más que mirar lo ocurrido con la planta de fertilizantes de Funes y que los amigos de la Compañía nos han aclarado muy bien. Pues de la misma forma nos machacan en Gipuzkoa al 60% de municipios (donde residimos el 31% de la población) donde la ciudadanía recicla ahora mísmo más del 70% e incluso del 80% de sus residuos. Toda esta gran cantidad de gente hemos demostrado que se pueden gestionar nuestros residuos sin necesidad de incinerarlos y además de un modo más limpio, sostenible, barato y generador de empleo. Debe ser el gran pecado que no nos perdona la oligarquía, la gran banca, los grandes contratistas de servicios públicos y los grandes medios de comunicación.  Esa casta con tan poca casta.
Pello Zubiria Kamino, miembro de Henanin Zero Zabor