miércoles, 31 de agosto de 2016

NOTA DE PRENSA DEL GOBIERNO DE NAVARRA EN RELACIÓN CON EL INCENDIO DEL NORTE DE TAFALLA

El incendio declarado el pasado jueves en la zona norte de Tafalla, oficialmente extinguido a últimas horas de la tarde de ayer, martes, ha afectado a 3.538 hectáreas, según las mediciones provisionales realizadas por personal del Guarderío Forestal y del Servicio de Montes de la Dirección General y Agua del Gobierno de Navarra. Del total, 2.006’5 hectáreas son terrenos agrícolas, 1.455 hectáreas forestales y, el resto, 76’5 has. corresponden a infraestructuras. La superficie finalmente afectada coincide prácticamente con el desarrollo del incendio eurante sus primeras 14 horas.

Por su parte, el informe preliminar elaborado por el Servicio de Bomberos recoge la actuación seguida en el incendio. Tras recibirse el primer aviso en SOS Navarra, a las 11,53, sobre un incendio en la mediana de la A-15, se desplazaron al lugar dos dotaciones del parque de Tafalla, que, a las 12,26 horas, al no poder apagar el fuego, solicitaron apoyos de la Brigada de Incendios Forestales (BRIF). A partir de ahí se movilizan los recursos, de forma que en menos de dos horas desde el primer aviso a SOS, estaban interviniendo ya más de 60 bomberos, 13 vehículos terrestres, 4 medios aéreos y la unidad de puesto avanzado (PMA). También dentro de ese plazo (a las 13,23 h.) se solicitó al Ministerio medios aéreos. El fuego en esta primera fase se propagó con gran rapidez, recorriendo en cuatro horas un frente de 8 km. y alcanzando un perímetro de 12 km., motivo por el cual a las 17,20 h. (en un plazo de cinco horas desde al aviso al BRIF) se solicitó la intervención de la Unidad Militar de Emergencia (UME).

En cuanto a las causas del incendio, según las primeras estimaciones de la Brigada de Protección Medioambiental, el fuego se inició en la mediana de la A -15, en el pk-54, en sentido norte propagándose en sentido oeste debido a una pavesa incandescente. El origen pudo ser una colilla (en el lugar se encontraron tres), aunque la Policía Foral mantiene abierta la investigación y no descarta otras hipótesis.
La Policía Foral recuerda a los afectados que vayan a presentar una denuncia deben aportar una hoja catastral de la parcela (de las escrituras, Sitna, etc.), una valoración de los daños (bien a través del seguro o particularmente) y fotografías de detalle y panorámicas.

Las reclamaciones se están centralizando en la comisaría de la Policía Foral de Tafalla. Los interesados pueden solicitar información en los teléfonos 948704265 o 948 202920.

Actuación “impecable” de los recursos del Gobierno de Navarra
En rueda de prensa tras la sesión del Gobierno de Navarra, la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, María José Beaumont, se ha congratulado de que el incendio no haya provocado daños personales, aunque ha lamentado los daños materiales y medioambientales.
Además, la consejera ha dado a conocer la cronología de la actuación del Servicio de Bomberos y ha señalado cómo esta acredita que se han utilizado los medios necesarios. En este sentido, ha calificado como “impecable” la actuación tanto del Servicio de Bomberos, como de Protección Civil y de Policía Foral en la extinción del incendio, teniendo en cuenta además la magnitud del siniestro “el mayor ocurrido en Navarra en décadas”.

Ha anunciado, también, que el próximo jueves, día 8, mantendrán una reunión en Pueyo con los alcaldes de las localidades afectadas, a la que asistirán la Presidenta de Navarra, Uxue Barkos, la consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente, Isabel Elizalde, y ella misma.

Valoración medioambiental
En lo que se refiere a la valoración medioambiental, cabe indicar que el lunes comenzaron los trabajos de análisis de la zona que ha afectado a terrenos de seis entidades locales (Pueyo, Garínoain, Barasoain, Añorbe, Artajona y Tafalla).
En estos momentos se está trabajando con la información recogida y por ello todas las conclusiones deben ser tratadas con cautela, pero de los primeros análisis de los datos recogidos, elaborados por el Servicio de Montes, se estima que la superficie influenciada por el siniestro es de 3.538 hectáreas, de las que 2.006,5 corresponden a terrenos agrícolas y 1.455 a terrenos forestales.
De la superficie agrícola afectada, casi la totalidad, 1.943 hectáreas corresponden a terrenos de cultivos herbáceos, 32 a plantas aromáticas, 16,3 a olivos, 9,65 a almendros, 5,4 a viñas y 0,18 hectáreas a huertas. En cuanto a la superficie forestal, 928 hectáreas de las 1.455, es decir un 63,8%, corresponden a terrenos cubiertos por matorral y pastos, un 17% a suelos con repoblaciones de pino (mayoritariamente pino alepo) y el restante 19,2% (281 Ha) a coscojares y encinares.
Se estima, tomando en consideración los tipos de vegetación afectados así como la intensidad del fuego en los diferentes tramos del incendio, que más del 80% de los terrenos forestales afectados tendrán capacidad de rebrote o regeneración natural. Es el caso de las frondosas, coscojares y encinares.
Presumiblemente las masas quemadas en las primeras horas del siniestro tendrán una mayor capacidad de rebrote ya que la alta velocidad de paso del fuego consecuencia del viento hizo que se vieran afectadas de manera más superficial. Sin embargo los árboles alcanzados por las llamas una vez que la intensidad del viento se redujo habrán sufrido en mayor medida los efectos del fuego, y aunque eso no signifique que no vayan a brotar existe una mayor incertidumbre al respecto.
En lo referente a las repoblaciones de pino alepo, esta especie se caracteriza por su adaptación a los incendios forestales, materializada en la apertura de las piñas y la diseminación de los piñones cuando los árboles se ven sometidos a altas temperaturas, regenerándose así la masa forestal de forma natural.

Durante esta semana se seguirán recopilando más datos sobre el terreno, que serán analizados a los efectos de poder determinar el grado de afección por tipo de vegetación en cada término municipal y una primera previsión de las posibles acciones futuras de restauración.
Además queda pendiente de estudio del impacto en los terenos agrícolas incendiados, así como las pajeras afectadas, y es necesario también recabar los datos que los propios agricultores aporten para la valoración de los daños que pudieran haber sufrido y conocer qué cultivos estaban protegidos por seguros agrarios y cuáles no.
En cuanto a la cabaña ganadera, no se registraron daños, pudiendo ser rescatadas y trasladadas las reses y el ganado ovino de las explotaciones de la zona.

Cerca de un millar de personas colaboraron en la extinción
Aunque es imposible calcular el número de personas que participaron directamente en la extinción del incendio o colaboraron en otro tipo de tareas logísticas, soporte, control, etc, se puede estimar en cerca de un millar, teniendo en cuenta que, desde su inicio hasta su extinción ayer, han intervenido 200 bomberos navarros, 220 efectivos de la UME, 24 guardas forestales y técnicos del Servicio de Montes, unos sesenta agentes de la Policía Foral, además de personal de la DYA, de la Cruz Roja, vecinos de las localidades afectadas y otras personas que colaboraron como voluntarios.
En cuanto a medios materiales, han intervenido 3 helicópteros, 13 autobombas y 2 máquinas pesadas del Gobierno de Navarra; 16 autobombas de la UME, así como 3 avionetas y 2 hidroaviones del Ministerio.

Según el informe del Servicio de Bomberos, el incendio se desarrolló de forma muy rápida en la fase inicial debido a la velocidad del viento (con rachas de 35 km/h), por la sequedad del combustible vegetal y por las altas temperaturas, de manera que en cuatro horas el frente del incendio recorrió una distancia de 8 kilómetros. Estas condiciones y la longitud del perímetro del incendio, de más de 12 km., dificultaron las labores de estabilización del fuego hasta las primeras horas de la madrugada de día siguiente. La estabilización del incendio se consiguió fundamentalmente por los cortafuegos realizados por los agricultores durante la tarde y primeras horas de la noche, por el trabajo de los bomberos y la UME, así como por la participación del guarderío forestal y los voluntarios. Resalta también la colaboración de la DYA y Cruz Roja en tareas logísticas y de soporte sanitario.

Miércoles, 31 de agosto de 2.016