lunes, 29 de agosto de 2016

MÁS QUE UN PACTO ES UN AVISO

El acuerdo entre el Partido Popular y Ciudadanos no es exactamente un pacto de investidura. Esa definición en estos momentos le viene grande. Le sobra una talla. Le faltan seis votos de anchura para que le caiga bien de hombros. La entente PP-Ciudadanos no es la puerta de salida al laberinto, pero tampoco es papel mojado. No, no lo es en absoluto.
Es el programa de síntesis de las dos derechas, la veterana y la joven. Es bronceado liberal centrista. Es musculación del nacionalismo español (realmente existente). Es la plataforma que en las próximas horas recibirá el inequívoco apoyo de los “poderes fuertes” del país; económicos, por supuesto. Es la conjunción que gusta en Bruselas y en Berlín. Es el ideario en el que pueden sentirse representados once millones de electores, casi la mitad (46%) de los que acudieron a votar el pasado 26 de junio. Es el sueño de José María Aznar: un bloque histórico nacional-español siempre tendente a la unificación. Es el rejuvenecimiento provisional del marianismo. Es una trampa para el marianismo, si las cosas no le van bien en Galicia. Es un acicate para la Brigada Aranzadi. Es la corrección de ruta que necesitaba Albert Rivera después de su excursión de marzo a las colinas socialdemócratas. Es la sonrisa del profesor Francesc de Carreras. Es la caja de galletas liberal-holandesas del profesor Luis Garicano. Es un zigzagueo táctico: menos acento sobre la corrupción que hace una semana, más gadgets liberales y más voltaje en la estrategia de tensión lingüística en Catalunya.
Según como se interprete la letra pequeña, puede ser una buena noticia para Rita Barberá. Es el “Podemos de derechas” que hace dos años echaba en falta Josep Oliu, presidente del Banco de Sabadell. Es valor añadido de la Fundación Fedea. Es el mejor tema de sobremesa para el inicio de curso en los restaurantes elegantes de la calle Jorge Juan de Madrid. Es una señal interesante para los jóvenes españoles que no se sienten atraídos por Podemos. Es un alivio táctico para Podemos. Es una buena noticia para el ala más conservadora de la magistratura. Es la bomba hidráulica que presionará noche y día al PSOE. Es el aviso del sistema al secretario general Pedro Sánchez. Es la mirada de Cristina Cifuentes, presidenta neocastiza de la Comunidad de Madrid. Es la pregunta que deberá responder el grupo dirigente del PSOE en las próximas semanas: ¿tienen los socialistas suficiente cuajo para resistir lo que les viene encima? ¿Llevan suficiente gasolina en el depósito? (José Andrés Torres Mora, escribidor de argumentarios, ahí te quiero ver). Es la palanca que, con mayor o menor intensidad, empujarán Felipe González, Joaquín Almunia –también Josep Borrell–, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba para propiciar un acuerdo en el comité federal que conduzca a la abstención socialista en octubre. (Un acuerdo que puede que ya esté algo esbozado por Pedro Sánchez y Susana Díaz). Es un buen atrezzo para las elecciones de septiembre en Galicia, en las que Rajoy intentará noquear al PSOE con una contundente movilización del electorado rural-conservador. Es guindilla para los preparativos del Onze de Setembre en Catalunya. Es un eslogan –el trilingüismo– que el soberanismo catalán haría bien en no menospreciar. Es mucho más que el pacto de marzo de Ciudadanos con los socialistas, que sumaba 130 diputados. Es una plataforma de 170 diputados. Es una estrategia a la que le faltan seis votos. Es un ejercicio de hegemonía.

Enric Juliana, en La Vanguardia