sábado, 6 de junio de 2015

UPN OFRECE LA ALCALDÍA AL PSN PARA QUE NO GOBIERNE UNIÓN PERALTESA DE IZQUIERDAS

UPN de Peralta, que en los pasados comicios logró cinco concejales, le ha ofrecido un suculento pacto al PSN para gobernar de forma conjunta durante la próxima legislatura. Tanto es así, que los regionalistas, tal y como informaba la actual alcaldesa Mª José Vidorreta, están dispuestos a darle la Alcaldía a los socialista con tal de que Unión Peraltesa de Izquierdas (UPEI), que cuenta con seis representantes, no llegue al poder.

“Nos sentamos a hablar con el PSN y sí, les he ofrecido la Alcaldía. Así de claro lo digo”, comentaba Vidorreta, que añadía que “creo que estos años hemos trabajado bien juntos y hemos llegado a acuerdos puntuales y no tiene por qué ser diferente ahora. En 2011 ellos se abstuvieron y yo logré la Alcaldía y ahora no pasa nada si gobiernan ellos. Además, también les dimos la presidencia de la Mancomunidad”.

Vidorreta aseguraba que UPEI “ha hecho una campaña electoral muy dura en la que han ido a batir al enemigo con juegos sucios y no se lo pienso poner fácil. No sé si será mejor tenerme de alcaldesa o en la oposición. Nosotros no vamos a presionar al PSN, ya nos reunimos con ellos, saben lo que hay sobre la mesa y ahora tienen toda la libertad para decidir”.

Por su parte los socialistas, que vuelven a tener la llave del gobierno, tal y como sucediera en las elecciones de 2011, no sueltan prenda aunque recalcan que no descartan nada y que no se marcan líneas rojas.

Carlos de Miguel, el portavoz socialista, explicaba que están estudiando cómo el PSN puede ayudar más a la ciudadanía peraltesa y cómo puede funcionar mejor el partido; si desde la oposición, desde el gobierno o desde la Alcaldía, algo que no sucede en Peralta desde hace más de dos décadas y que lo hace un premio muy goloso.

“Poco a poco se va aclarando el futuro pero todavía no tenemos nada decidido. Hay que ver qué es lo mejor para los peralteses y con nuestra decisión esperamos estar a la altura de las circunstancias. No soy partidario de hacer pactos de gobierno ni de darle mi voto a nadie pero tampoco lo descarto”, resaltaba De Miguel.

En este sentido, en las reuniones que ha mantenido tanto con UPEI como con UPN, el candidato socialista afirmaba que ellos han marcado los ejes que quieren defender y que se basan en el cuidado e impulso del estado de bienestar y en la mejora de las políticas sociales.

Este año las tornas se cambiaron y UPEI, con 1.315 votos, fue la lista más votada y logró seis representantes, algo que hizo presagiar que, tras cuatro años de gobierno regionalista, iban a recuperar la Alcaldía. Juan Carlos Castillo, portavoz de este partido, fue el primero que se reunió con el PSN para abordar este asunto tan delicado que tiene a todos los vecinos en vilo.

Para Castillo, “la reunión fue muy bien, salimos contentos porque fue un encuentro muy cordial y hubo un nivel muy alto de coincidencia. Los programas que plantemos ambos partidos coinciden en muchos aspectos y lo que nos proponen ellos no es para nada descabellado“.

Desde UPEI creen que “por coherencia” el PSN debe abstenerse tal y como hizo en el 2011, puesto que la situación es la misma solo que en aquella ocasión UPN contaba con un representante más y en este caso ese concejal ha caído del lado del partido de izquierdas.

“Si no lográsemos la Alcaldía nos quedaríamos cuando menos sorprendidos porque ambos partidos buscamos lo mismo y en la reunión no ha habido ningún punto discordante que te lleve a decir que no van a facilitar que gobierne la lista más votada como sucedió hace cuatro años”, insistía el candidato de UPEI.

Los socialistas, en principio, no van a convocar ningún otro encuentro y comunicarán su decisión antes del día de la investidura, algo que no sucedió en 2011, cuando nadie supo hasta el momento de la votación qué decisión habían tomado.

Los tres candidatos a la Alcaldía han formado parte estos cuatro años del Ayuntamiento y cada uno hace una lectura muy diferente de lo que ha sido la legislatura. Para Vidorreta, “ha sido muy positiva. En el pueblo no se ha hablado del Ayuntamiento y cuando no se habla es buena señal”. Por su parte, Castillo cree “que ha sido la legislatura de la parálisis municipal donde no ha habido capacidad de liderazgo ni ideas”, y para De Miguel, “al no tener ningún partido la mayoría absoluta, hemos tenido que hacer todos un sobreesfuerzo para llegar a acuerdos y tomar decisiones”.

Diario de Noticias