jueves, 11 de junio de 2015

¿QUIÉN SERÁ FELIPE GONZÁLEZ EN COLOMBIA PARA QUE LE MANDEN UN AVIÓN MILITAR?

Debe ser una especie de Dios político multimillonario o un poderoso aliado.

O el “capo de tutti i capi”, algún pez gordo con quien hay que tratar algún asunto con mucha urgencia.

Porque, vamos a ver, a mí o a usted seguro que el gobierno de Colombia no nos manda un avión militar para recogernos en un tercer país.

Pues lo mandaron para reogerle a él, a su pareja María del Mar García Vaquero Vela y a dos escoltas: Ricardo Miguez Maroño y Fernando Borrero Pachón.

En primer lugar Felipe González no tenía necesidad de un avión militar, pues del aeropuerto de Maiquetía salen cientos de vuelos diarios a otros tantos destinos, ayer cuando lo vinieron a buscar salieron al menos cinco vuelos Caracas Madrid y todos con plazas vacías pues aún no estamos en temporada alta.

Tampoco existía ninguna restricción legal para que Felipe González se fuera de Venezuela, podría haberse ido por tierra, mar o aire y le hubieran puesto puente de plata.

¿Que razones pueden existir para que un gobierno te mande un avión militar para buscarte en un tercer país, pudiendo usar medios comerciales?

En un avión militar de un tercer país sale por ejemplo un conspirador implicado en intrigas con ese tercer país. Un colaborador en las conspiraciones, negocios o asuntos de ese tercer país porque te mandan un avión militar, para portegerte, por seguridad extra, no dejan que tomes ningún avión particular ni comercial, ni te lo mandan ellos.

Te mandan un avión militar solo si eres parte de los planes políticos del país o si eres cómplice o socio en alguna materia de interés común y urgente.

Sabemos que fue algo repentino, que no estaba en la Agenda de González y sabemos que no fue motivado por algo que pasara en Venezuela porque la libertad de expresión y de movimiento de González no se limitó en ningún momento.

Así pues la razón de que lo fueran a buscar solo puede obedecer a un asunto entre González y el gobierno colombiano o entre González representando al gobierno español u a otro gobierno o grupo de intereses y el gobierno colombiano.

Y ese asunto no puede ser el que usó la Cancillería colombiana para explicar el viaje: “El Presidente Santos se reunió en el Palacio de Nariño con el expresidente González, en compañía del jefe negociador del proceso de paz Humberto De La Calle. El tema central de la conversación fue el proceso de paz en Colombia y la próxima Cumbre Celac – Unión Europea, que se iniciará mañana en Bruselas.” Porque, en fin, Felipe González ya no es presidente ni ocupa un alto cargo en su país ni tiene influencias, ni nada que ver con lo que pase en la cumbre de Bruselas y tampoco es creíble que sea útil en el proceso de paz con las FARC. La explicación a mí me parece un tanto absurda y aunque fuera verdad, no explica la espectacularidad y urgencia de un avión militar en un tercer país. Es algo insólito que nunca se hace o se ha hecho en esas circunstancias, así que la realidad debe ser otra y no la ofrecida como explicación.

Aunque Felipe González negó en Venezuela que ganara 300 mil euros como asalariado de empresas del IBEX, en España sabemos perfectamente que González ejercía hasta hace unas semanas de Consejero de Gas Natural y que dejó ese puesto seguramente por motivos estéticos o electorales, pues salía en las redes sociales siempre con el cartelito de Gas Natural al fondo. Pero el que haya dejado oficialmente su cargo, no significa que no siga en nómina de esa y otras empresas energéticas, las mismas que el privatizó cuando era presidente malvendiéndolas a los capitalistas y que ahora le prestan sus puertas giratorias.

De modo que como asalariado y representante de esas empresas actúa. Eso no creo que ni los más inocentes lo duden.

Es un sujeto hábil, a la Venezuela socialista fue con una humilde camisita y una cazadora deportiva dando un aire informal de persona non rica, el mismo “look” que uso en España para engañarnos con el socialismo que luego se convirtió en capitalismo. Pero en cuanto se bajo en Bogotá ya lo vimos en su uniforme de consejero del IBEX, de corbata y traje.

¿Y que es lo que interesa a esas empresas que él representa? Pues que el incómodo gobierno socialista de Maduro pierda el poder, que un gobierno más dócil lo asuma y que las multinacionales radicadas en España puedan explotar los enormes recursos de Venezuela.

Pero no solo interesan las riquezas de Venezuela a las empresas multinacionales radicadas en España, también las desean las de otros países. La hipótesis de que varios países están jugando a desestabilizar al gobierno de Venezuela, que impide la comercialización de recursos nacionalizados, al menos, no suena descabellada.

Como tampoco es descabellado pensar que si la unión hace la fuerza, las multinacionales del IBEX, representadas por Felipe Gonzalez, se unan con esos gobiernos donde residen esas empresas, para lograr objetivos comerciales y políticos.

La caverna mediática española dijo que estaba orgullosa del expresidente que iba a Venezuela a defender los derechos humanos y la democracia. Es curioso que otros tengamos una impresión diametralmente opuesta: que su actuación esta destinada a atentar contra la democracia y a usar los derechos humanos como excusa para la neocolonización.

El viaje de Felipe Gonzalez intentaba la desestabilización.

Pretende reformar la política venezolana tal como dijo en las primeras declaraciones que ofreció al bajarse del avión tras su llegada. ” Hay que dialogar, recomponer, reconciliar y reconstruir instituciones, ..”

Es un agente a sueldo del capitalismo contra el socialismo venezolano, y además confabulado, este avión lo ratifica, con el gobierno colombiano, a su vez íntimamente unido y financiado por el gobierno norteamericano. Son hechos y no febriles elucubraciones.

OPINAS