viernes, 19 de junio de 2015

POR UN PLAN ESTRATÉGICO DEL EUSKARA EN LA UPNA

El último plan sobre el euskara del que se tiene noticia en la UPNA es el Plan Estratégico del Euskera 2007-2009. Los autores del mismo fueron el rector Burillo y su equipo, y en su momento concitó el rechazo de todos los sectores favorables al euskara del campus. No obstante, en las elecciones de 2007 se produjo un cambio y Lafuente fue elegido rector.

Resultaría muy prolijo explicar las razones que llevaron a prácticamente todos los sectores euskalzales del campus a dar un margen de confianza al grupo de Lafuente. Sin entrar en ello, creemos, no obstante, que es el momento de hacer una valoración.

En primer lugar: si el plazo del último plan estratégico finalizaba en 2009, ¿qué documento ha marcado las directrices de la política lingüística en los 6 años transcurridos desde 2009? Lo preguntamos en los órganos correspondientes y se nos remitió al III. Plan Estratégico de la Universidad 2011-2014. Por tanto, lo recogido en ese documento constituía la línea de actuación de la UPNA en el tema del euskara.

Consultamos, pues, este plan estratégico. Encontramos una sola mención al euskara en un documento de 91 páginas, en concreto en la página 24, donde se afirmaba que se consideraba estratégico “el aumento de asignaturas ofertadas en los grados y en el máster de formación de profesorado de Secundaria”.

Por lo tanto, otros ámbitos capitales de la vida universitaria (formación, actividades culturales, fomento del uso, etcétera) quedaban fuera del plan. Por otra parte, solo se consideraba estratégico el aumento de asignaturas en un máster (formación de profesorado), pero no en ninguno del resto de másteres que la UPNA imparte. Por último, no se decía ni una palabra sobre quién evaluaría esta variación de la oferta de asignaturas, ni en base a qué.

El tratamiento del inglés en ese mismo plan era bien diferente, lo cual nos parece positivo y necesario. El aumento de la oferta de las asignaturas en los grados era considerado estratégico, por supuesto; pero también en los másteres. En todos ellos, no solamente en uno. Por otra parte, el aumento de la oferta de asignaturas en inglés era uno de los 17 indicadores elegidos para confeccionar el Cuadro de mando integral, que no era otra cosa que un cuadro que resumía los aspectos más importantes del plan estratégico para poder chequear rápidamente si la marcha de la UPNA era la correcta. El euskara no formaba parte de este cuadro. ¿No merece el euskara, en la UPNA, la misma consideración, al menos, que el inglés? No vamos a caer en la trampa del euskara vs. inglés, que consideramos un debate artificial y saduceo; nos limitamos a señalar que en la UPNA, lo que es posible para el inglés, no es posible para el euskara, que sin embargo es lengua oficial en Navarra. ¿Por qué? Parece más una cuestión de voluntad que de problemas técnicos o legales.

Resumiendo, creemos que los objetivos marcados en el Plan Estratégico de la Universidad 2011-2014 en el tema del euskara eran parciales (puesto que solo tomaban en consideración el aspecto académico de la cuestión, obviando otros), vagos e inconcretos (“aumento de la oferta en los grados”), y absolutamente faltos de ambición.

Por otra parte, habría que evaluar, además, si estos objetivos se han realizado y en qué medida.

Debido fundamentalmente a nuestros requerimientos, el equipo rectoral saliente publicó un extenso documento que afrontaba esta evaluación, que es positiva, casi se podría decir que triunfalista. Desgraciadamente, nuestra visión está muy lejos de ese triunfalismo que ha exhibido, con el apoyo de cierta prensa, el equipo de Lafuente. No tenemos la mínima intención de entablar una batalla de datos con el equipo rectoral saliente, no al menos en un debate ante el público en general, pues los datos se manipulan fácilmente, y más aún ante quien ni conoce ni tiene por qué conocer la, en general, más bien compleja organización académica. Ni siquiera vamos a entrar a discutir si se ha producido efectivamente un aumento de la oferta de asignaturas en euskara, y si ésta ha existido, a qué se ha debido, cuáles han sido sus características y cómo se ha contabilizado. Lo que decimos es que, aunque este aumento fuera cierto ha sido insuficiente, y lo que es peor, carente de planificación, incoherente, arbitrario y realizado a golpe de voluntarismo e improvisación. Y para ilustrar esta afirmación, bastante grave a nuestro entender, aquí sí, aquí vamos a dar un solo dato, perfectamente inteligible y absolutamente verificable: en la facultad de Estudios Sanitarios (Enfermería), allí donde se concentra el mayor porcentaje de alumnos euskaldunes (excluyendo el grado de Magisterio, único que se puede desarrollar íntegramente en euskara en la UPNA), es decir, donde hay un 44,35 % de alumnos euskaldunes, según los datos que proporciona la propia UPNA, la oferta de asignaturas en euskara es de… dos asignaturas. Dos en toda la carrera, entendámonos bien. Dato al que hay que añadir que en 2007, cuando comenzó la época del rector Lafuente, la oferta, en cuanto a número de asignaturas, era la misma: dos asignaturas.

Precisamente, si algo pone de manifiesto este dato es la absoluta falta de planificación que ha existido en estos años. Habría que añadir que, históricamente, la UPNA siempre ha esgrimido criterios de número de alumnos y masa crítica como argumento fundamental -argumento económico, al fin y a la postre-, cada vez que ha negado la posibilidad de ofertar docencia en euskara. ¿Y si dicha masa crítica existe, tampoco? ¿En siete años? ¿Entonces?

Ahora, alertados por el tono continuista de las primeras manifestaciones públicas del nuevo rector Carlosena, proclamamos la urgencia de elaborar un plan estratégico del euskara en la UPNA. Un plan que tenga en cuenta todas las vertientes de la vida universitaria, y no exclusivamente la vertiente académica; que afronte planificaciones coherentes, razonables y eficaces; y que sea integrador y no margine, como hasta ahora, a algunos sectores euskaltzales de nuestra universidad.

Mikel Sagüés García (profesor), Martín Ibarra Murillo (profesor), Paula García García (alumna), Sara Garmendia Olano (alumna), Xabier Huarte Estanga (PAS), Jon Alonso Forcaude (PAS)