lunes, 4 de enero de 2016

SENTIMIENTOS ENCONTRADOS EN EL DERBY

Dos estados de ánimo antagónicos han sobresalido de los banquillos de Tudelano y Peña Sport tras el derbi que les enfrentaba este domingo, apenas 48 horas después de dar la bienvenida a 2016. Una bienvenida que ha resultado agridulce para el equipo entrenado por Mandiola y agradable para el conjunto tafallés tras el empate (1-1) vivido sobre el césped del Ciudad de Tudela. El derbi no deparó excesivos detalles de buen fútbol, más bien brega y pundonor, sobre todo de los visitantes, que recibieron con los brazos abiertos el premio de puntuar en Tudela después de quedarse con dos jugadores menos cuando restaban más de 15 minutos para que acabase el duelo.

El pitido inicial dio paso a unos minutos de mucho tanteo y pocas ideas sobre el verde. La peña realizó el primer acercamiento serio apenas pasado un minuto pero, a partir de entonces, el respeto mutuo se impuso sobre todo lo demás. Siempre fueron los jugadores del Tudelano quienes trataron de marcar el ritmo, aunque enfrente se toparon con un bloque muy bien armado por parte de la Peña. El equipo de David Ruiz hizo gala de su habitual garra y demostró que tiene un mérito terrible al aguantar el chaparrón todos los fines de semana en esta categoría ingrata con los modestos. Los ataques y centros del Tudelano eran repelidos constantemente por la zaga, liderada por Garde e Iván. El equipo de Tafalla no se amilanó y plantó cara al conjunto local, tuteándole durante todo el primer tiempo e incluso probando suerte con algún disparo desde fuera del área. La mejor ocasión del primer periodo la protagonizó Eneko, cuyo disparo de libre directo lo despejó el guardameta Jorge a córner con una gran estirada.

La igualdad se diluiría lentamente en la segunda parte. Para el minuto 50, el equipo de Mandiola ya controlaba el partido con bastante holgura y los de Tafalla no salían al contraataque tan alegres como en el primer tiempo. El primer aviso serio de los blanquillos lo protagonizaron Paris, Iván Martín y Valero. El primero condujo, ganó la línea de fondo, pasó al andaluz y éste se la dejó en bandeja a Valero para que fusilase a Jorge. Sin embargo, el centrocampista año erró y la envió fuera, rozando el poste derecho.

Curiosamente, en la jugada siguiente, la peña Sport se encontró con un regalo inesperado. En un intercambio de pases típico entre la defensa y el portero, a Mikel Pagola, arquero del Tudelano, le salió mal su golpeo para ceder de nuevo a la zaga. El balón salió de su pie dibujando una trayectoria incontrolable. Como buen ariete, Isaac Manjón andaba por allí y no desaprovechó la oportunidad. Controló, avanzó y regateó a Pagola dentro del área antes de colocar el balón en el fondo de las redes. Con 35 minutos por delante, al Tudelano le tocaba revertir una situación de lo más incómoda. Con una Peña Sport cerrada a cal y canto, el equipo de Mandiola debía buscar huecos entre las férreas y ordenadas líneas tafallesas. Harto complicado.

Para ello, Mandiola dio entrada precisamente a un ex jugador de la Peña Sport, Santi Samanes, buscando desequilibrio y diagonales desde la banda derecha por parte del menudo y hábil extremo pamplonés. El cambio fue acertado. Por si fuera poco, el equipo tafallés inició justo entonces su particular calvario con las expulsiones. Raúl Iturralde vio su segunda tarjeta amarilla en el minuto 65 por una dura entrada a Valero y se tuvo que marchar del campo. Apenas 7 minutos después, la Peña sufriría la estocada del mencionado Samanes, quien empujó con fuerza un balón suelto en el área pequeña para hacer el 1-1.

David Ruiz, técnico de los de Tafalla, intentó arreglar el desaguisado jugando con tres centrales (a la expulsión se unió la lesión del lateral diestro Samuel Goñi), con Beñat y Barace en la medular y los puntas tratando de aprovechar envíos largos. Pero el Tudelano estaba ya más que desatado. Además, a un cuarto de hora del final, el equipo visitante se quedaría con nueve futbolistas sobre el césped después de que Beñat viera una más que rigurosa segunda cartulina amarilla. Con un bloque totalmente partido, la Peña aguantó los envites locales con templanza y orden.

El Tudelano pudo consumar el 2-1 en dos ocasiones muy claras. Una, un centro-chut de Valero con la zurda que rebotó con violencia en el travesaño. La otra, ya en el descuento, un tiro en semifallo de Iván Martín que sacó sobre la misma línea el capitán Carlos Garde. Pese al acoso de los instantes finales, con un Tudelano que jugaba con tres delanteros puros como Iván Martín, Arkaitz y Oskar Martín, los locales pudieron evitar irse a casa con la sensación de haber perdido una gran oportunidad de sumar tres puntos. La Peña, por su parte, celebró el empate como un bálsamo que, aunque levemente, les hace mantener las esperanzas de permanencia.

FICHA TÉCNICA
TUDELANO: Pagola; Delgado, Jonathan (Oskar Martín, m.70), Lalaguna, Paris; Lázaro; Valero, Chema Mato, Ardanaz (Samanes, m.62), Eneko (Arkaitz, m.80); e Iván Martín.
PEÑA SPORT: Jorge; Goñi (Xabi Barace, m.70), Garde, Iván García, Ezkurra; Beñat, Iturralde; Toni, Navarro (Giles, m.88), Jorge Rodríguez (Maeztu, m.78); e Isaac Manjón.
ÁRBITRO: Barceló Roca (Comité Catalán), asistido por Riobrugent y Brull. Amonestó po el Tudelano a Eneko e Iván Martín. Por la Peña Sport, expulsó con doble amarilla a Iturralde (m.65) y Beñat (m.75).
GOLES: 0-1, m.55): Isaac Manjón. 1-1, m.72): Samanes.
INCIDENCIAS: Unos 1.000 espectadores en de Ciudad de Tudela. Los gaiteros amenizaron desde la grada y se celebró una chistorrada gratuita antes del choque.

Plaza Nueva