viernes, 8 de enero de 2016

EL PASE DEL PERSONAL DE LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA A LA SANIDAD PÚBLICA

Para una persona que defiende la sanidad pública, universal y de calidad, esta medida es imprescindible. Considero que no es muy equitativo fomentar desde el gobierno sistemas sanitarios diferentes para una parte de la población, más o menos numerosa. Nada tengo que objetar a la libre opción de asegurarse en empresas privadas, aunque no lo recomiendo.
Este debate está poniendo en cuestión los beneficios o ahorros que supone para Osasunbidea el convenio en cuestión. Se manejan datos incorrectos sobre el coste sanitario. Nada tiene que ver lo que Osasunbidea invierte en la prestación sanitaria de toda la población Navarra, con lo que la CUN ofrece a su personal y beneficiarios (normalmente hijos/as). La CUN únicamente cubre la asistencia sanitaria de su personal hasta la jubilación. Pues bien, el coste sanitario de la población entre 0 años y 65 años es de poco más de 500 euros anuales.  Cuando el personal de la UN (los más de 7000 trabajadores-as y beneficiarios-as de toda la  Corporación de la Universidad de Navarra) se jubila pasa a recibir asistencia de la sanidad pública, como cualquier pensionista. Es en estas franjas de edad, mayores de 65 años, donde el gasto se incrementa de forma importante. El gasto anual para la franja entre 65 y 80 años se multiplica por 4; para mayores de 80 años se multiplica por 7 y para las personas mayores de 95 años se multiplica por 13.
Conclusión: la CUN se hace cargo de la asistencia sanitaria cuando menos coste genera y probablemente obtenga un importante beneficio entre lo que le paga el gobierno de Navarra y el coste que le genera la asistencia de su personal. La diferencia de unos 200 euros por persona por más de 7.000 personas hace un beneficio estimado de 1,4 millones de euros.
Además, el personal beneficiario de la UN tiene garantizada la asistencia sanitaria en todo el estado, su personal, si está de vacaciones o viaje en Malaga y necesita asistencia sanitaria es atendido como cualquier otra persona, no necesita volver a Navarra y acudir a la CUN. 
Lo mismo ocurre si el problema de salud necesita de especialistas que no tiene la CUN, la persona es derivada a los hospitales de referencia del sistema sanitario público. 
También tienen las prestaciones de farmacia financiadas en parte a cargo de Osasunbidea, como el resto de la sociedad...
Como se puede comprobar, no es real que para las arcas públicas sea un chollo tener este convenio de asistencia sanitaria con la Universidad de Navarra, además provoca agravios y diferencias con el resto de la sociedad, fomenta la insolidaridad y vacía de recursos económicos a la sanidad pública.
Txomin González, delegado de LAB en Osasunbidea