martes, 26 de enero de 2016

EL COSTE DEL NAVARRA ARENA PUEDE DISPARARSE A 68 MILLONES

El Navarra Arena, el gran proyecto de Javier Esparza al frente del Instituto Navarro del Deporte, puede acabar costando 3,9 millones más por un incumplimiento del contrato, según ha anunciado el Gobierno. Quien reclama esa cantidad es la UTE a la que se adjudicó la segunda fase de las obras, que está liderada por la empresa Waagner Biró, la encargada de hacer las espectaculares gradas mecánicas retráctiles. Se trata de una reclamación por daños y perjuicios, derivada de la ralentización de las obras decretada en 2011, justo el año en que Esparza abandonó su cargo como máximo responsable del área de deporte.
La reclamación se suma ya a los enormes costes del faraónico Pabellón en el que UPN decidió gastarse 60 millones de euros. Las obras siguen sin terminarse y parece que el coste final superará de largo la enorme cifra proyectada (el Madrid Arena se construyó con objeto de acoger los Juegos Olímpicos y costó 57 millones, tres menos que el presupuesto original).
A día de hoy, el Gobierno foral se ha gastado en el Navarra Arena 56 millones de euros. Al menos, serán necesarios dos más para poder abrir. Y, si el proyecto se ejecuta tal y como se pensó, habría que gastar 6,9 millones de euros. Eso, claro, sin contar la reclamación de 3,9 millones de la que se ha tenido conocimiento, más otras dos por valor de 1,1 millones de las que ya se tenía noticia. Además, la UTE reclama también otros 284.000 euros al Ayuntamiento de la ciudad.
En caso de que el Gobierno tenga que pagar todas esas sumas, el coste del Pabellón superaría los 68 millones de euros. Por otro lado, las dimensiones de las instalaciones son tan enormes que se desconoce qué uso se les puede dar, ya que en Nafarroa no hay ningún equipo deportivo que juegue en una cancha y que sea capaz de reunir a 10.000 personas.
Solo los costes de mantenimiento del gran Pabellón, ubicado junto al Sadar, para el próximo año ascienden a más de 450.000 euros pese a que sus puertas siguen cerradas. Según han avanzado ya los responsables de Cultura y Deporte, lo más probable es que se intente sacar algo de dinero con aperturas parciales, ya que es del todo inviable una apertura continuada.
EH Bildu ha pedido la comparecencia de la consejera de Cultura y una visita parlamentaria a las instalaciones.

Aritz Intxusta, en GARA