jueves, 19 de junio de 2014

IRAK Y SIRIA: LA IMPUNIDAD CON LA QUE MIENTEN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y LOS GOBIERNOS DE LA OTAN

Creo que los consumidores de la información difundida a través de las televisiones, radios y prensa escrita del régimen español, no son muy conscientes todavía del enorme ejercicio de hipocresía y manipulación al que estamos asistiendo en los últimos días con respecto a las noticias que nos llegan desde Irak e indirectamente desde Siria. Todos los grandes medios de comunicación y voceros gubernamentales han puesto el foco de atención en ese país destrozado por EE.UU y sus aliados en 2003 para robar su petróleo y sus recursos, y se han volcado en condenar los ataques terroristas del grupo Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL).

Por otro lado, los gobiernos occidentales como el español se ponen en alerta y actúan contra las redes yihadistas que operaban en Siria y otros lugares de Oriente Medio y África, y que ahora están regresando a sus países de origen en EE.UU y Europa. El pasado lunes fueron detenidas en Madrid 9 personas que formaban parte de "una red internacional de captación y envío de yihadistas para su integración en la organización terrorista Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL), vinculada Al Qaeda y asentada en territorios de Siria e Irak", tal y como informaba el medio corporativo de propaganda El País. Noticias de este tipo han copado la actualidad (des)informativa en los últimos días y lo seguirán haciendo en adelante, puesto que el conflicto va para largo. 

Pero... al margen de otros análisis que se deben hacer sobre los acontecimientos en Irak y toda la región, lo primero que hay que resaltar en estos momentos es que los gobiernos occidentales y los grandes medios de desinformación masiva están reconociendo de forma implícita que mintieron y siguen mintiendo sobre los hechos que se vienen produciendo en Siria desde el año 2011. Con total desfachatez y descaro estos gobiernos y medios de la OTAN están reconociendo ahora que existen grupos terroristas de carácter yihadista que estaban actuando en Siria desde hace años, tal y como siempre defendió el gobierno sirio y otros muchos analistas y periodistas independientes. Durante tres años nos dijeron que en Siria no había terroristas, sino que existía únicamente una guerra entre el "régimen sirio" y el pueblo. Nos dijeron que quienes luchaban contra el "régimen" eran los "rebeldes", los valientes ciudadanos que luchaban por la democracia y la libertad. Este fue el relato que mantuvieron durante los tres últimos años los gobiernos y medios de comunicación de EE.UU y la UE y muchas "organizaciones humanitarias". De la noche a la mañana, sin mediar ninguna explicación, de forma descarada aunque pretendan que pase desapercibido, reconocen que en Siria luchaban grupos yihadistas. Los mismos que antes eran definidos como "rebeldes" ahora se convierten en "terroristas"; los que antes eran "el pueblo sirio" ahora se han convertido en peligrosos "terroristas". Han cambiado su relato mediático de los hechos sobre Siria y no pasa absolutamente nada. Nos mienten con total y absoluta impunidad. La mayoría de los ciudadanos ni siquiera se han enterado de este timo mediático. Sus audiencias no descienden, su credibilidad y prestigio popular no se ve afectado, y sus estrellas del periodismo siguen llenándose los bolsillos.

Roland Dumas, ex-ministro de Exteriores de Francia: "(...) Estuve en Inglaterra dos años antes de la violencia en Siria para otro negocio. Me reuní con altos funcionarios británicos que me confesaron que estaban preparando algo en Siria. (...) Gran Bretaña estaba organizando una invasión de rebeldes en Siria.  Incluso me preguntaron, aunque ya no era ministro de Relaciones Exteriores, si me gustaría participar. Naturalmente, me negué, le dije que soy francés, que no me interesa (...) Hay algunas partes que tienen el deseo de destruir los estados árabes, como lo que ocurrió con Irak y Libia antes, especialmente teniendo en cuenta las relaciones especiales de Siria con Rusia. (...) si no se alcanza un acuerdo, Israel va a atacar y destruir a los gobiernos que están en contra de Israel". [más información en este artículo de Christof Lehmann] 

En Siria existió desde un principio una guerra de invasión ejecutada por varios de estos grupos yihadistas vinculados a Al-Qaeda y miles de mercenarios llegados desde decenas de países diferentes para derrocar al gobierno de Bashar Al-Assad. Estos grupos terroristas, como el EIIL o el Frente Al-Nusra entre otros, fueron dirigidos por EE.UU-OTAN, financiados y armados por Arabia Saudí y Catar, y apoyados logísticamente por Turquía, Jordania o Israel, principalmente, para sembrar el caos, la muerte y la destrucción en Siria y justificar así una intervención militar occidental posterior bajo el falso argumento de "proteger a la población civil" o la "intervención humanitaria". Algo similar a lo que ocurrió en Libia anteriormente. Nunca existió en Siria una "primavera árabe", ni una "revolución popular", ni tampoco un "régimen que masacra y bombardea a su propio pueblo", tal y como afirmaron y afirman todavía los grandes medios de comunicación (y algunos sectores y miembros de la izquierda española) difundiendo la propaganda lanzada desde Washington y demás gobiernos de la OTAN. Son muchos los académicos, periodistas, medios alternativos e investigadores independientes que han denunciado esta guerra de propaganda mediática y han explicado lo que realmente ocurrió desde un principio en Siria. [leer Las revueltas en Siria no son ni fueron una rebelión popular ni pacífica,- de Mikel Itulain] 

Ahora, ante los últimos acontecimientos producidos en Irak, los gobiernos occidentales y los grandes medios de comunicación nos siguen mintiendo. En primer lugar porque siguen ocultando quién está detrás del EIIL y otros grupos yihadistas, quién les financia, quién les apoya, quién les utiliza como "soldados de infantería" para defender sus intereses. Y en segundo lugar porque nos ocultan las verdaderas intenciones de EE.UU y los países de la OTAN en Irak, que no tienen nada que ver con instaurar la paz, la democracia o defender al pueblo iraquí.

"De acuerdo con un documento clasificado preparado para Donald Rumsfeld, el P2OG sería el encargado de llevar a cabo misiones secretas diseñadas para provocar que grupos terroristas cometieran actos violentos. El P2OG, formado por 100 miembros, y calificado como grupo de “lucha anti-terrorista” dispondría de un presupuesto anual de 100 millones de dólares y tendría como objetivo aparente eliminar a “líderes terroristas”. Pero de acuerdo a los documentos sobre P2OG adquiridos por Arkin, su función real, sería, de hecho, llevar a cabo misiones diseñadas para “estimular reacciones” entre los “grupos terroristas”, con el fin de tener la excusa de realizar un contraataque de respuesta". [leer ISIS y el plan de balcanización del Medio Oriente,- de Kurt Nimmo] 

Lo que está ocurriendo en Irak no es fruto de la existencia de una "guerra sectaria" entre suníes, chiíes, y kurdos como tratan de vendernos los medios corporativos. Sino que la estrategia de Washington en Irak es precisamente la de fomentar una guerra civil para fracturar al país e impedir que se convierta en un Estado soberano e independiente. Ese nuevo mapa para Irak y todo Oriente Medio ya fue rediseñado por Washington  en julio de 2006. Y según ese mapa Irak debía dividirse en 3 partes: un Estado sunita, un Estado chiita y un Estado kurdo. [leer Washington reactiva su proyecto de división de Irak,- de Thierry Meyssan].

Para lograrlo EE.UU está vendiendo armamento al gobierno iraquí de Nuri al-Maliki, al cual muestra públicamente su apoyo en su "guerra contra el terrorismo". Pero al mismo tiempo de forma encubierta EE.UU y la OTAN están rearmando y apoyando al EIIL a través de Arabia Saudita y Catar, con el apoyo de Turquía, Jordania e Israel. Esta es la otra cara de la moneda que no nos cuentan. Una vez que la guerra interna estalle, el país esté destrozado, y la población civil sea asesinada, se producirá la intervención occidental para "imponer la paz", "luchar contra el terrorismo", por "razones humanitarias" o cualquier otro eufemismo tras el que esconden sus guerras imperialistas en busca de petróleo y otros lucrativos negocios. Previamente los medios de comunicación, ONGs, organismos internacionales, etc. harán su habitual trabajo de manipulación para justificar y legitimar dicha intervención, como han hecho en Libia o Siria recientemente. [leer La destrucción y fragmentación de Irak: parte de la agenda estadounidense,- de Michel Chossudovsky]

"El ISIS no es una entidad independiente. Es una creación de la inteligencia estadounidense. Es un activo de inteligencia estadounidense, un instrumento de guerra no convencional. (...) El objetivo final de este conflicto ingenierizado por Estados Unidos y la OTAN que enfrenta a las fuerzas del gobierno de al-Maliki con la insurgencia del ISIS es destruir y desestabilizar a Irak como estado-nación. Es parte de una operación de inteligencia, un proceso de ingeniería para transformar países en territorios. La desintegración de Irak siguiendo líneas sectarias es una política de larga data de los estadounidenses y sus aliados".

En resumen, la actividad terrorista de estos grupos yihadistas como el EIIL y otras facciones de Al-Qaeda en Irak en estos momentos no es casual ni se debe a meras guerras étnicas o religiosas por el poder interno. Sino que estos grupos terroristas yihadistas fueron creados por la inteligencia de EE.UU hace décadas para utilizarlos como "fuerzas de choque" o "escuadrones de la muerte" para derrocar gobiernos y destruir países en función de sus intereses económicos y geopolíticos en Oriente Medio y África principalmente [leer Al Qaeda al servicio del poder económico occidental,- de Mikel Itualin]. Estos mismos mercenarios ya fueron utilizados por EE.UU-OTAN para derrocar a Gadafi y fracturar Libia en 2011. Después fueron enviados a Siria para ejecutar el mismo plan contra Al-Assad, y ahora, cuando el gobierno sirio está ganando la guerra y ha sido ampliamente apoyado por el pueblo en las elecciones del 3 de junio, estos terroristas del EIIL han sido reorientados por el Pentágono y la CIA hacia Irak con la complicidad de una parte del ejército títere iraquí que les abrió paso para que tomaran Mosul el pasado día 10 de junio. Desde allí pretenden fracturar el país en tres regiones y reorganizar su ataque contra Siria y otros países de la región, incluido Irán. En Oriente Medio está en juego el 65% de las reservas mundiales de petróleo, un recurso estratégico que se agota, y EE.UU está dispuesto a llegar a una Tercera Guerra Mundial para lograrlo. Todo este plan imperialista se presentará una vez más ante la opinión pública como una intervención inevitable para "luchar contra el terrorismo" o "salvar a la población civil". Los medios de comunicación ya han comenzado a ejercer su imprescindible papel legitimador en este perverso plan.

[NOTA: Creo sinceramente que va siendo hora de que los ciudadanos más conscientes y los movimientos u organizaciones sociales y políticas comiencen a pensar en organizar también manifestaciones y concentraciones de protesta frente a las sedes de los grandes medios de comunicación corporativos de este país. Estos medios son propiedad del poder económico (Bancos y multinacionales principalmente) y ejercen de altavoces de los gobiernos neoliberales occidentales. Nos mienten, nos ocultan información y datos que son fundamentales para saber lo está ocurriendo y poder actuar en consecuencia. Y censuran la voz de aquellos analistas que tratan de explicar la realidad de los hechos. Por lo tanto estos grupos mediáticos no pueden mantenerse excluidos de la protesta y la indignación popular en estos momentos. Claro que, para que esto se produzca, los ciudadanos primero deben ser conscientes de que están siendo engañados.]

Adolfo Ferrera, en El Mirador