lunes, 16 de junio de 2014

¿CÓMO ES EL VOTANTE QUE HA CAMBIADO AL PSOE POR PODEMOS?

¿Qué hace que un votante del PSOE de las generales de 2011 acabe votando a Pablo Iglesias en las europeas? Esta es LA pregunta que se hacen medios y tertulianos desde el 25 de Mayo y a la que mayoritariamente responden invocando a la radicalización de la izquierda socialista.

Pues va a ser que no. El perfil en el eje izquierda-derecha de los votantes socialistas que optaron por Podemos es prácticamente el mismo que el de los votantes del PSOE que se mantuvieron fieles. La mayoría de ambos grupos de sitúa en la izquierda (60%), mientras que el 30% lo hace en el centroizquierda.

No es el izquierdismo radical lo que explica la fuga de casi 400.000 votantes del PSOE al partido de Pablo Iglesias. Entonces, ¿qué es? La edad, por ejemplo. El PSOE mantuvo al 45% del voto de los mayores de sesenta años, pero sólo el 30% de los de treinta a cuarentaicinco. ¿Dónde se fueron? A Podemos, en su gran mayoría. Los socialistas consiguieron retener a más de la mitad de sus votantes jubilados, pero a menos del 30% de los trabajadores, una parte de los cuales votó por Podemos, igual que los parados que habían votado al PSOE en 2011.

El grueso del voto que se ha quedado en el PSOE tiene más de sesenta años, está jubilado, ha cursado la educación obligatoria y aprueba a Rubalcaba (80%). El que se ha pasado a Podemos es más joven, más activo, con mayor nivel académico (sobre todo en bachillerato y FP) y valora muy negativamente a Rubalcaba y la oposición que está haciendo el PSOE. No son más radicales, simplemente se cansaron de esperar.

eldiario.es