jueves, 26 de junio de 2014

DOS EDILES INVALIDADOS POR EL TAN VUELVEN A JURAR CARGO EN GARÍNOAIN

Calificar de kafkiano el Pleno celebrado ayer en Garínoain no es ninguna exageración. Y es que Miguel Laspalas y Andrés Valencia, ambos concejales de Derecha Navarra y Española (DNE), volvieron a jurar sus cargos, y a regularizar por tanto su situación a raíz de que el Tribunal Administrativo de Navarra (TAN) declarase contrarias a derecho sus respectivas tomas de posesión. La razón es simple. Pese a ser advertidos por la secretaria municipal, los dos obviaron presentar con carácter previo, tal y como exige el artículo 75.7 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases del Régimen Local, las declaraciones sobre causas de posible incompatibilidad, actividades y bienes. Si bien las entregaron semanas después, el mal ya estaba hecho y tuvieron que subsanar el defecto de forma repitiendo el trámite.

Valencia admitió que no las pudieron presentar por “un error formal”, aunque achacó esta irregularidad al “tan polémico y tumultuoso” Pleno celebrado el 24 de junio de 2013, fecha en la que juraron el cargo los ediles. Aunque bajo su punto de vista “en ningún momento” han dejado de ser concejales de Garínoain, decidieron volver a jurar sus cargos ayer aconsejados por un “afamado jurista” y por la Junta Electoral Central, que les remitió un escrito recalcando que “una vez subsanados tales defectos, podrá procederse a la toma de posesión”. Sin embargo, Valencia subrayó que “si no lo hubiéramos tenido que hacer, lo hubiéramos hecho todos hoy igualmente en honor a nuestro nuevo rey Felipe VI”; una afirmación que hizo saltar la risa a las decenas de vecinos presentes en la sala. Y dicho y hecho. Tras jurar su cargo, el alcalde Javier Echarri y los ediles Félix Puego y Santiago Blas juraron lealtad al nuevo monarca. Puego, incluso, para sorpresa de los garinoaindarras, que no daban crédito a lo que veían, llegó a exclamar : “¡Viva el Rey, viva Navarra y viva España!”.

La asociación vecinal Aúpa Garínoain no descarta recurrir los acuerdos adoptados por el Ayuntamiento entre el 24 de junio de 2013 y el 9 de abril de 2014, fecha en la que se conoció la resolución del TAN. Y esto a pesar de que el Tribunal Administrativo de Navarra no suspendió los acuerdos adoptados en el Pleno del 24 de junio al entender que no precisaban de una “mayoría cualificada” y que en todo caso “el órgano colegiado (Pleno) se constituyó válidamente, pues se daba el quórum de asistencia (tres ediles como mínimo)”.

Pero aquí no quedó la cosa, porque una vez concluido el acto, Echarri notificó la dimisión de los concejales madrileños Alfonso Gil y Jaime Fernández Pacheco. Dos nuevas bajas que se suman a las cinco anteriores y que vuelven a dejar a la corporación con cinco de los siete miembros posibles. Lejos de agradecer el trabajo prestado por estos dos ediles, residentes en Madrid y afiliados a Alternativa Española (aunque en las pasadas elecciones se presentaron en Garínoain bajo las siglas de DNE), Valencia les atacó diciendo que “hay profundas motivaciones políticas, además de personales, para estas renuncias”. Asimismo manifestó en nombre de su partido, para asombro de propios y extraños, su “rechazo a ideologías totalitarias como la ideología Nazi o Comunista”, dando a entender que sus ya excompañeros podían profesar alguna de ellas.

Por otro lado, ayer quedó aprobado definitivamente el Presupuesto de 2014, de 591.378,87 euros. Antes, la corporación desestimó hasta ocho alegaciones presentadas por los vecinos. De nada sirvió que cuatro de ellas estuvieran avaladas por un informe jurídico elaborado por la propia secretaria municipal, que recomendaba, entre otras cosas, aumentar la partida para hacer frente a los gastos de personal, funcionamiento y comedor de la Escuela Infantil. También aconsejaba incluir partidas para la celebración de romerías y fiestas patronales o para pagar las cuotas que se le adeudan a la Asociación para el Desarrollo de Valdorba (el TAN llegó a anular la resolución por la que DNE dictó su salida de dicha asociación).

En el caso de la Escuela Infantil, DNE consideró que “tiene cubiertas sus necesidades económicas”; en el de las romerías y fiestas patronales alegó que el Ayuntamiento “no está dispuesto a patrocinar actos paralelos que solo pretenden socavar la actividad municipal”; y en la relativa a la Asociación para el Desarrollo de Valdorba, indicó que “no considera útil la pertenencia a dicha asociación, es una decisión política”

Ainara Izko, en Diario de Noticias