viernes, 30 de septiembre de 2016

SANTACARA CONTARÁ CON DOS SALAS DE USOS MÚLTIPLES EN NOVIEMBRE

Si todo marcha según lo previsto, a finales de octubre concluirán las obras de construcción de dos salas de usos múltiples en Santacara. Ubicadas en la calle Puente, su tamaño oscilará entre los 50 y los 80 metros cuadrados (acceso y recibidor incluidos), de tal forma que podrán albergar actividades de diversa índole promovidas tanto de forma individual como por las asociaciones y colectivos locales como la Escuela de Jotas, el Coro de Voces Cara, el Grupo de Teatro Ensayo a las Nueve o la Asociación de Mujeres La Asunción. En concreto, el nuevo espacio servirá a partir de noviembre como sala de ensayos, para acoger cursos de informática, sevillanas y zumba o para presentaciones y charlas. Para ello, el Consistorio dotará la sala principal de un completo sistema audiovisual que constará de proyector y altavoces.

Hasta ahora, este tipo de actividades se repartían entre el edificio conocido popularmente como Las Escuelicas y la antigua casa del médico, “lugares que no reunían las condiciones adecuadas”, reconoce el alcalde, Jesús Luis Caparroso. De ahí que el Consistorio haya apostado por adecuar este lugar.

Situadas en las antiguas casas de los maestros, en un lugar cercano al colegio y al cine (que ejerce en la práctica de casa de cultura), la construcción de las dos salas de usos múltiples ha requerido del derribo de dos edificios “en mal estado”, explica el primer edil. No obstante, se ha mantenido el espacio utilizado por la ludoteca.

La gestión de las salas, por su parte, se realizará a través de la tarjeta ciudadana, una herramienta que servirá para modernizar los servicios y llevar un control del acceso a las diferentes dependencias municipales. Los interesados en conseguir una de estas tarjetas, deberán solicitarla a partir del 30 de septiembre, previo pago de cinco euros, en la casa consistorial. En un principio, solo se podrá utilizar para acceder al frontón, aunque la idea es ampliar su uso a otras zonas como las propias salas de usos múltiples o las piscinas municipales. La tarjeta constará del nombre, apellidos y DNI del usuario de tal forma que permitirá controlar cuándo entra al espacio y el tiempo que está en su interior. En este sentido cabe destacar que el Consistorio está desarrollando, además, una aplicación para reservar el frontón a través del móvil.

Por último cabe subrayar que el Ayuntamiento ha llegado a un acuerdo con la iglesia para la cesión del cine parroquial, a coste cero durante 10 años, con la condición de hacer un lavado de cara al edificio y ajustarlo a la normativa.

Diario de Noticias