viernes, 29 de julio de 2016

FALLECE DORIS BENEGAS, TENAZ LUCHADORA POR LOS DERECHOS HUMANOS

Izquierda Castelllana ha informado este viernes que Doris Benegas Haddad falleció a las 17:30 horas, a la edad de 64 años.
La formación política puso de manifiesto en el comunicado en el que informó de la muerte de la política su valía profesional y activismo sociopolítica. En torno a su trayectoria señaló que se ha perdido a “un referente ejemplar” al haber dedicado toda su vida a defender desde todos los ámbitos posibles “las libertades y los derechos del pueblo trabajador, muy especialmente los de las mujeres”.
Igualmente, explicó en un comunicado que fue reseñable su labor por garantizar la defensa de los derechos humanos. “Doris Benegas se marcha, pero deja una herencia imposible de borrar para varias generaciones de militantes y activistas sociales de Valladolid, de Castilla y del conjunto del Estado español”, sostuvo. Los restos mortales de la activista reposarán en el Tanatorio de Las Contiendas de Valladolid a partir de las 23 horas y el acto de despida será mañana sábado a las 19 horas.
Asimismo, Izquierda Castellana definió a la fallecida como “una mujer rebelde, una persona combativa que ha sido capaz de vencer al miedo y las presiones constantes”, al tiempo que, haciéndose eco de sus palabras, indicó que “supo estar donde tenía que estar y con quien tenía que estar, sin perder el tiempo en su camino por avanzar hacia el socialismo, contribuyendo con sus esfuerzos a construir una sociedad más justa y democrática”.
Doris Benegas Haddad nació en Caracas en el año 1951, en el seno de una familia marcada por el exilio político. Su madre, nacida en la capital venezolana, provenía de una familia libanesa-palestina que emigró a Venezuela a comienzos del siglo XX, y su padre formaba parte del exilio vasco tras la guerra civil.
Desde sus primeros años de vida resultó claramente perceptible para Doris el significado político de los años de la República, la Guerra Civil y el exilio, viviendo la dictadura franquista en primera persona en el entorno familiar. En 1956 la familia regresó al País Vasco, a la ciudad de San Sebastián, donde Doris acude al colegio y vive su infancia, saliendo el año 1964 para estudiar Bachillerato en un colegio de Bayona (País Vasco-Francés) y viviendo de primera mano los acontecimientos sociopolíticos del Mayo del 68.
Si bien la carrera de Derecho no era la que en principio la ilusionaba vitalmente cuando empezó en 1969, se adaptó con rapidez y consiguió muy buenas calificaciones, lo que llevó a interesarse por temas relacionados con la discriminación jurídica de la mujer y la economía política. La posibilidad de ejercer durante tantos años la profesión de abogada, la permitió llegar a conocer muchas, aportando a su trabajo toda la utilidad política y social posible, desde una perspectiva profundamente humana.
Doris Benegas comienza la época de activista política en la primera mitad de la década de los setenta, durante su etapa de estudiante universitaria. Ingresa en los Comités de Estudiantes Revolucionarios de Guipuzcoa y en Komunistak-Movimiento Comunista (MC). La llegada a Valladolid tiene lugar en septiembre de 1973, tras ser detenida en San Sebastián en la víspera del primero de mayo de ese mismo año, debido a su militancia política y después de ser sometida a constantes vigilancias por parte de la policía. Termina la carrera de Derecho y se incorpora al Colegio de Abogados de Valladolid en 1975, donde abrió un despacho
En 1976 se incorporó al Instituto Regional de Castilla y León, desde donde participó en la organización del primer día de Castilla en las campas de Villalar, que sería prohibido por el Gobernador Civil. Pese a todas las dificultades y riesgos, unos pocos centenares de personas, entre las que se encontraba Doris, accedieron por caminos y a pie a un pueblo cercado por la Guardia Civil.
En Valladolid siguió militando en el MC hasta comienzos de los años ochenta, cuando el diferente posicionamiento de la organización en el debate de Reforma o Ruptura respecto al Régimen Franquista, llevó a un sector , en el que se encontraba Doris Benegas, a abandonarlo, apostando con claridad por defender una ruptura total con lo que había sido y significado el Franquismo. Para ello plantearon la necesidad del reconocimiento de la realidad plurinacional del Estado Español y el derecho de autodeterminación de los Pueblos que lo componen, y entre ellos, el reconocimiento nacional explícito de Castilla como sujeto político.
Estas corrientes que acabarán desembocando en la creación formal de Unidad Popular Castellana en el año 1985. La UPC será la primera organización de izquierda revolucionaria y castellanista bajo la óptica de las clases trabajadoras, de la igualdad de género y la solidaridad internacionalista. Desde la creación de la UPC Doris Benegas se destacó como un miembro muy relevante, sobre todo derivado de su proyección mediática.
También participó en la formación de Izquierda Castellana en el año 2000, de la que es uno de los rostros más reconocidos y aquí Benegas siempre destacó por su participación en diversas campañas para mostrar la solidaridad con otros pueblos tanto de América Latina, especialmente con Cuba, Venezuela y la Nicaragua en guerra de los años 80, como del Estado Español, especialmente con Euskal Herria, tierra con la que mantiene un vínculo familiar y un cariño no disimulado nunca, pese a los ataques y presiones políticas y mediáticas recibidas desde hace años.
Constituyó Mujeres Castellanas en los años 80 y contribuyó a la creación de la Agrupación de Mujeres Abogadas de Valladolid en el año 1993, incorporándose también a la Asociación de Mujeres Juristas. En todo este recorrido, un doloroso punto de inflexión lo marcarán los crueles asesinatos de la niña Olga Sangrador y de la joven Leticia Lebrato en el año 1992, que causaron un profundo impacto social y mediático.
A raíz de estos crímenes se redoblaron en Valladolid los esfuerzos para la constitución de las bases sólidas para acometer una lucha eficaz contra la violencia de género, formándose en 1994 la Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos (ADAVASYMT), que desde entonces ayudó a miles de mujeres víctimas de la violencia machista.
Sus restos reposarán en el Tanatorio de Las Contiendas a partir de las 23 horas y el acto de despida será mañana a las 19 horas.
El Norte de Castilla