martes, 8 de noviembre de 2016

CARTA DE XABIER ZULET A LA OPINIÓN PÚBLICA DE TAFALLA

Escribo esta carta, al objeto de aclarar todo lo que he tenido que pasar estos meses en relación con el robo que ocurrió en casa de unos ancianos el 6 de septiembre de 2016 en Tafalla.
Ese día, tras comer en mi casa, volví al trabajo, como comercial de Prosegur con mi compañero Daniel con el cual tenía prevista una ruta por diferentes comercios de Tafalla para realizar durante toda la tarde. De repente, apareció la Policía Foral y comenzó a hacernos preguntas relativas al robo, y nosotros, pensando que había sido un simple mal entendido les explicamos que no teníamos nada que ver con aquello y que nosotros estábamos trabajando.
De poco sirvieron las explicaciones, ya que, según su versión, habíamos sido identificados por una de las personas a la que habían robado. Casualidades de la vida, mi compañero llevaba dinero en efectivo para pagar la entrada de un alquiler, y claro, la Policía Foral utilizó aquello como un indicio más en contra nuestra, diciendo que podía ser el dinero que se robó de la vivienda.
Pues bien, ni los intentos de razonar con los Policías, ni una identificación que no fue del todo plena, ni el hecho de que no nos encontraran joya alguna, ni el hecho de que la cantidad de los billetes encontrados en el coche de mi compañero y de los robados no coincidiera (robaron billetes de 50€ y mi compañero tenía dos de 500€), ni el hecho de que no nos encontraran ninguno de los objetos que se usaron en el robo (supuestas tarjetas de hacienda, un metro…), nos sirvió de nada.
Caso cerrado, debieron de pensar los Policías Forales que nos detuvieron, ya habían capturado a los culpables. No hubo explicación que les sirviese, ellos ya habían hecho su trabajo y no querían saber nada más.
Ahí comenzó nuestro calvario, nos detuvieron y nos trasladaron a Pamplona donde pasamos toda la noche en un calabozo, al día siguiente pasamos delante de la Jueza y nos dejó en libertad con medidas cautelares. Rápidamente nuestras iniciales aparecieron en la prensa, y sin ningún contraste se nos adjudicó la autoría de aquel robo. En Tafalla todo el mundo hablaba de ello, dando por buena la versión policial.
Tras casi 2 meses con el “San Benito” de ladrón sobre mis espaldas, tras haber perdido mi empleo a causa de este “malentendido”, tras aguantar miradas, comentarios y gestos a mi paso, el Juzgado ha decretado el sobreseimiento y ha puesto fin a este calvario.
Quiero denunciar con esta carta que es muy fácil ensuciar el nombre de una persona, con un hermoso titular, con un interesante cotilleo o con una detención injustificada, pero muy difícil volver a limpiarlo, es por ello que escribo estas líneas, para que quede claro, que yo no participe ni tuve nada que ver con ese robo y que quede constancia del injusto sufrimiento que he tenido que padecer. También quiero denunciar la interesada filtración de un hecho que sucedió cuando yo era menor de edad, que nada tenía que ver con los ocurridos, con el único objetivo de criminalizarme aún más si cabe.
Por último, quisiera dar todo mi apoyo a las personas que sufrieron el robo, que han sido honestas en todo momento, y no me han señalado como autor del mismo, así como a las personas que, que pese a todo lo sucedido, han confiado en mí durante estos duros meses.

Xabier Zulet Berrio (en La Voz de la Merindad)